Divorcio: tras la ruptura
Anterior

Cómo poner en orden sus asuntos financieros en medio y después de un divorcio

Como si un divorcio no fuera lo suficientemente estresante, muchos divorciados también deben lidiar con una gran cantidad de asuntos financieros difíciles. Estos incluyen separar sus vidas financieras de las de su anterior cónyuge y asegurarse de entender cómo administrar de la mejor manera los activos de los cuales es ahora responsable.

"Para un cónyuge que no estaba muy involucrado financieramente, puede ser una tarea realmente difícil", dice Marilyn Rozier, asesora en fideicomiso de la administración del patrimonio privado de Regions. Muchos divorciados recientes también deben revisar su cobertura de seguros, evaluar cómo afecta el divorcio sus obligaciones fiscales y tomar medidas para proteger los intereses financieros de sus hijos.

A pesar de que es tentador abstenerse de resolver los asuntos financieros después de un divorcio, generalmente es mejor lidiar con ellos más temprano que tarde.

Ponga sus cuentas en orden

Un buen lugar para que los divorciados recientes comiencen, a menudo aun antes de que el divorcio sea definitivo, es haciendo limpieza financiera. Tendrán que recopilar los números de cuenta y otros detalles de sus activos financieros, como cuentas de banco, seguro y jubilación, de las cuales serán ahora los únicos responsables.

Es importante revisar las designaciones de beneficiarios y titulares en todas las cuentas y asegurarse de que reflejan los deseos actuales del divorciado. "Una de las grandes cosas que la gente pasa por alto es el cambio de las designaciones de beneficiarios", declara Rozier. Esto es crucial: las designaciones de beneficiarios generalmente sobrepasan el testamento de una persona, lo que significa que el cónyuge podría heredar el importe de una cuenta si no ha sido removido como beneficiario. Un divorciado también deberá revisar toda cuenta conjunta para garantizar que ha sido retitulada y refleja así propiedad única.

Cree un nuevo plan financiero

Otro paso clave es lograr una comprensión clara de cómo los activos e ingresos que recibe un divorciado cubrirán los gastos y obligaciones de los cuales es ahora responsable. "¿Qué le quedó y en este punto, qué necesita?" pregunta Rozier. Esto normalmente requiere desarrollar un plan financiero que considere tanto los gastos existentes, tales como los pagos de hipoteca, así como también metas financieras a más largo plazo, como tener suficiente dinero para retirarse cómodamente.

Un elemento crítico de un sólido plan financiero postdivorcio es garantizar que los activos retenidos en la liquidación sean invertidos en base a las nuevas necesidades y metas del divorciado. La asignación de activos óptima y la exposición a riesgos de un individuo pueden cambiar significativamente debido a un divorcio, señala Rozier. Por ejemplo, si uno de los cónyuges fue un inversionista particularmente agresivo durante el matrimonio, puede ser prudente para el otro cónyuge cambiar a una combinación de activos postdivorcio más conservadora para poder reducir su exposición a riesgos.

Proteja a sus hijos

Además de la limpieza y planificación financieras, muchos divorciados quieren proteger a sus hijos. Varias estrategias pueden ayudar a alcanzar ese objetivo. Por ejemplo, un divorciado que depende de su anterior cónyuge para la pensión alimenticia o manutención infantil puede desear contratar una póliza de seguro de vida del cónyuge o hacer que le transfieran a sí mismo pólizas existentes como el nuevo propietario. Esto ofrece protección en el caso de que el anterior cónyuge falleciera, en cuyo punto los pagos de manutención finalizarían.

Otra alternativa es que el divorciado cree un fideicomiso de seguro de vida irrevocable (ILIT), que es un fideicomiso que contiene pólizas de seguro de vida y puede ofrecer varios beneficios para la planificación del patrimonio. El ILIT se convierte en el propietario de la póliza de seguro y un fiduciario lo supervisa. Esto garantiza que los fondos estén allí para los hijos, declara Rozier.

Comprenda las consecuencias de los impuestos

El divorcio también tiene implicancias impositivas. Por ejemplo, los pagos de la pensión alimenticia generalmente los puede deducir el cónyuge que los paga, y los incluye como ingresos el cónyuge que los recibe. Por otro lado, la manutención infantil normalmente no es deducible para el cónyuge que la paga ni es gravable para el cónyuge que la recibe.

Además, los activos que recibe un cónyuge en una sentencia de divorcio pueden estar sujetos a impuestos. Este caso se suele dar con los planes de jubilación, ya que cualquier retiro de ellos puede ser gravable. El divorciado que comienza a retirar fondos antes de alcanzar la edad requerida deberá pagar multas. Para los que planeaban utilizar los retiros para cubrir gastos actuales, enterarse de que el monto de fondos disponible puede reducirse por impuestos o multas "puede ser una forma cruel de darse cuenta", declara Rozier.

Revise los planes de patrimonio

Cuando se trata de planificación de patrimonio postdivorcio, un objetivo clave a menudo garantiza que los propios activos pasarán a los hijos y nietos como estaba previsto. Ciertos tipos de fideicomisos, tales como los fideicomisos vitalicios o los fideicomisos calificados para intereses terminables (QTIP), pueden garantizar que los activos de un divorciado vayan a los individuos previstos.

Un fideicomiso puede ser particularmente valioso si se quiere preservar los activos para los hijos de un divorciado si este se vuelve a casar. En muchos estados, si un divorciado fallece y no ha establecido un fideicomiso o alguna otra forma de proteger los activos aportados a un matrimonio posterior, el nuevo cónyuge tendrá derecho a la mitad del patrimonio.

Tener un acuerdo prenupcial es imprescindible en todo matrimonio posterior después de un divorcio, agrega Rozier. No es necesariamente una cuestión de si el nuevo matrimonio dura; más bien, es otra forma de asegurar que los hijos del primer matrimonio u otros herederos heredarán los artículos personales o activos financieros previstos para ellos.

Divorciarse implica tomar una cantidad de importantes decisiones financieras. Su asesor de patrimonio de Regions puede ayudarle a diseñar planes financieros y de patrimonio para proteger los intereses de los involucrados.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general en naturaleza y se brinda solo para fines informativos. Regions no hace declaración alguna en cuanto a la exactitud, integridad, puntualidad, idoneidad o validez de ninguna información presentada. No se debería confiar en o interpretar la información provista y los estados de cuenta realizados por los empleados de Regions como asesoramiento contable, de inversiones, legal o de impuestos, o planeamiento financiero. Regions le recomienda consultar con un profesional para recibir asesoramiento aplicable a su situación específica.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias