Planificar la nueva jubilación, consejos para la generación posguerra
Anterior

Los integrantes de la generación posguerra viven y trabajan más tiempo. Los ingresos se han vuelto más difíciles de encontrar y la atención médica es una preocupación financiera más grande que nunca. Aquí se explica cómo mantener vivos sus sueños de jubilación.

Los integrantes de la generación posguerra, la generación nacida entre 1946 y 1964, comenzaron a alcanzar oficialmente la edad de jubilación en 2011, y están descubriendo que las condiciones sociales y de mercado de esa jubilación son muy diferentes de lo que esperaban. Si bien los planes de jubilación y las prioridades de cada persona son únicos, para los de esta generación, el panorama en el que se están jubilando —una de las expectativas de vida más largas, mayores costos de atención médica, presiones familiares inesperadas y un cambio en el entorno de inversión— está creando algo completamente nuevo. Aquí se explica cómo podría ser.

Cómo cambia un panorama

El cambio comienza con una expectativa de vida mucho más larga, "que es lo que realmente cambia el juego cuando se trata de la jubilación", dice George Linardos, un administrador de cartera con Regions Asset Management. Cuando los primeros integrantes de la generación posguerra nacieron en 1946, un hombre de 65 podría esperar vivir hasta la edad de 78, solo 13 años más. Pero un hombre nacido en 1946 que todavía está vivo ahora ya tiene 72, y su esperanza de vida se ha extendido a 86. Eso significa que las personas de esta generación que quieren jubilarse en 65, como muchos de sus padres, pueden necesitar el patrimonio acumulado para pagar una jubilación de 21 años.

Además de una expectativa vida más larga, las personas que ingresan a la edad de jubilación ahora lo están haciendo con diferentes tipos de activos de jubilación. A diferencia de sus padres, que a menudo pueden confiar en planes de beneficios definidos como las pensiones, muy pocos integrantes de la generación posguerra tienen acceso a estos planes. "Si bien un porcentaje de los integrantes de la generación posguerra pueden recibir pensiones, va a ser mucho menos que antes que esta generación", explica Alex González, un ejecutivo regional para la Gestión de la Riqueza Privada de Regions. "Así que la acumulación de riqueza personal y la planificación de la jubilación juegan un papel mucho más importante".

Las expectativas de vida más largas generalmente traen consigo mayores costos en el cuidado de la salud. Y si bien Medicare cubre algunos gastos, no cubre muchos otros, como el cuidado a largo plazo. De acuerdo con Employee Benefit Research Institute (EBRI), más del 40% de los jubilados informan que sus gastos para el cuidado de la salud en la jubilación son mayores de lo que esperaban, y el 25% dice que los costos del cuidado a largo plazo también fueron más de lo que esperaban. De acuerdo con un cálculo de 2017, un hombre de 65 años necesitaba ahorros de $131,000 y una mujer de 65 años necesitaba $147,000 para tener un 90% de posibilidades de tener suficientes ahorros para cubrir los gastos de sus medicamentos premium y medios en la jubilación.

Al mismo tiempo, el entorno de inversión ha cambiado, especialmente para futuros jubilados. “Hace muchos años, teníamos mayores expectativas para la rentabilidad del mercado, dígitos individuales altos a dos dígitos bajos”, dice Gonzalez. “Hoy tenemos una perspectiva más conservadora, probablemente una rentabilidad media de un dígito”. Para empeorar las cosas, las continuas tasas de interés bajas han hecho que no sea fácil confiar en niveles de rendimiento alto y seguro de inversiones tradicionales de ingreso fijo. (Vea “Invertir para la nueva jubilación” para conocer estrategias que lo ayudarán a prosperar en este ámbito.)

Este es el ámbito de jubilación que enfrentan los integrantes de la generación posguerra. Pero aquí ofrecemos algunas estrategias que la nueva ola de jubilados está implementando para asumir estos retos.

Un enfoque más activo y comprometido

Esta generación posguerra se dio cuenta de que, a diferencia de la generación anterior a ellos, nadie los cuidará en la jubilación, y se adaptaron en consecuencia. “Esta generación realmente ha experimentado un cambio desde la planificación basada en el empleador a un énfasis en la responsabilidad y la planificación personal”, dice Gonzalez. Como resultado, están activamente comprometidos en cada aspecto de la planificación de la jubilación, adoptando disposiciones para el cuidado personal a largo plazo y el cuidado de sus familias a través de cuidadosas opciones de inversión, estrategias de reducción y otras tácticas. En muchos casos, han estado colaborando con un asesor financiero durante años antes de cobrar su último cheque.

Una forma en que muchos integrantes de la generación posguerra planean aprovechar al máximo una vida más larga es hacerla más completa; con más trabajo y más compromiso. Un 66% de estas personas planea trabajar después de los 65, o no retirarse en absoluto. "He visto clientes con segunda, tercera e incluso cuarta carrera", dice Linardos. "Dejarlo a los 62 o a los 65 es difícil para la mayoría de los integrantes de la generación posguerra". Los beneficios de trabajar durante más tiempo van más allá de los financieros. "Es bueno para los jubilados desde una perspectiva mental y cognitiva y desde una perspectiva emocional y social", dice Matt Rutledge, profesor de Economía e investigador en el Center for Retirement Research en Boston College. Eso no es menospreciar los beneficios financieros, que pueden ser profundos. Para empezar, puede ayudarlo a demorar el reclamo de los beneficios de seguridad social, que aumentan cada año que se demora hasta la edad de 70. Y si contribuye a un plan de jubilación en el lugar de trabajo, también puede darle la oportunidad de realizar contribuciones de "actualización" considerables.

Pero tenga en cuenta que trabajar durante más tiempo puede no ser siempre una opción. "Podría desarrollar problemas de salud que le impidan trabajar o encontrarse con empleadores reacios a contratar trabajadores de mayor edad", dice Rutledge. Según el EBRI, el 68% de los trabajadores actuales espera que trabajar por un sueldo sea una fuente importante de ingresos en la jubilación, pero solo el 26% de los jubilados actuales en realidad recibe ingresos del trabajo. Trabajar durante más tiempo es una gran idea, pero necesita un plan de respaldo, dice Rutledge.

Yendo hacia un nuevo atardecer

Para los integrantes de la generación posguerra, la jubilación tiene el potencial de ser tremendamente satisfactoria.

"La mayoría de los integrantes de la generación posguerra podrá seguir trabajando si lo desea o volver a trabajar si lo necesita", afirma Linardos. "Es probable que estén lo suficientemente sanos como para pasar tiempo cuidando a sus nietos, si es algo que quieran hacer. Tendrán la oportunidad de hacer cosas divertidas".

Es solo una cuestión abordar la jubilación como los integrantes de la generación posguerra han abordado todo lo demás: reconsiderando, repitiendo procesos y volviendo a imaginar. Sus jubilaciones no serán como las de sus padres, pero con un poco de reflexión, cuidado y planificación adicionales, puede ser algo emocionante y nuevo.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información se ofrece solo con fines educativos y comerciales en general, y no se debe interpretar como una recomendación o sugerencia sobre la conveniencia de adquirir, mantener o deshacerse de una inversión en particular; tampoco se debe interpretar como una sugerencia o indicación de que la inversión en particular o el curso de acción de la inversión descrita en la presente es adecuada para un inversor jubilado específico. Con esta comunicación, Regions no se propone ofrecer asesoramiento imparcial sobre inversiones ni ofrecer asesoramiento en calidad de fiduciario.