Cinco consejos de gestión de flujo de efectivo para pequeños negocios
Anterior

El flujo de efectivo puede ser la clave del éxito de su pequeño negocio. Siga estos consejos para tenerlo siempre.

Como propietario de un pequeño negocio, la cantidad de efectivo que tiene a mano en cualquier momento dado puede afectar su capacidad de pagar a sus empleados y llegar a fin de mes. El término "flujo de efectivo" se refiere a la cantidad de efectivo y activos similares que entran y salen de su negocio, incluyendo ventas entrantes y gastos operativos salientes. Según la  Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos (SBA), es el"alma" de una empresa y sus operaciones. Dominar la administración del flujo de efectivo puede ser fundamental para su éxito y el crecimiento de su empresa. Tenga en cuenta estos cinco consejos.

1. Entienda el efecto del flujo de efectivo en su empresa

Mucha gente tiene la idea equivocada de que el flujo de efectivo y rentabilidad van de la mano. La realidad es que tener un flujo de efectivo positivo no siempre equivale a ser rentable. Para que su empresa sea rentable, sus ingresos netos (sus ventas y otras fuentes de ingresos) tienen que ser mayores a sus gastos por período dado. Por otro lado, tener un flujo de efectivo positivo simplemente significa que tiene capital líquido suficiente para cubrir sus gastos comerciales diarios. Por ejemplo, acaba de recibir y entregar un pedido grande pero su cliente no pagó puntualmente, su flujo de efectivo podría ser brevemente negativo aunque su empresa siga siendo rentable. Por supuesto, es importante tener en cuenta que problemas de flujo de efectivo como este podrían afectar su capacidad de pagar a sus empleados o proveedores, lo que podría tener un impacto negativo en su rentabilidad.

2. Haga proyecciones mensuales

Un consejo para administrar bien su flujo de efectivo es hacer proyecciones para planificar de antemano. Las proyecciones de flujo de efectivo son cálculos basados en una variedad de factores, como el historial de pago de los clientes, gastos y obligaciones futuras, y prácticas de los proveedores. Su proyección de flujo de efectivo debería incluir la cantidad de efectivo que tiene a mano y la cantidad que espera recibir, menos todo cargo, facturas o impuestos que vaya a tener que pagar. La SBA sugiere usar una hoja de cálculo para registrar cada vez que su empresa recibe y gasta dinero.

3. Recuerde que el momento es todo

En la mayoría de las pequeñas empresas el flujo de efectivo fluctúa a diario, por eso es importante que sepa cuándo tiene que pagar cada deuda que tenga y cuándo recibirá su próxima entrada de efectivo. Revise sus fechas de pago y determine cuál es el mejor momento del mes para pagar sus deudas o cobrar cuentas. Por ejemplo, quizás tenga que coordinar la fecha de vencimiento de las facturas de sus clientes una semana antes del vencimiento del pago de su tarjeta de crédito. En definitiva, hacer un cronograma bien pensado puede ser crucial para su capacidad de  mantener un flujo de efectivo postivo. Si traza un mapa de cómo será su mes sabrá cuándo ajustarse y cuándo puede relajarse un poco.

4. Sea innovador

Piense en maneras ingeniosas de solucionar problemas de efectivo que no impliquen gastar más efectivo. Por ejemplo, si le está costando cobrar a sus clientes, ofrezca un descuento o implemente un sistema de recompensas para incentivar a los clientes morosos a pagar puntualmente. Si todavía no lo hizo, analice cobrar cargos por cancelación o suspensión en pedidos o servicios. Otra buena opción es regular y actualizar su sistema de facturación. Al automatizar su facturación puede mejorar sus operaciones de registro y su precisión y eficiencia financiera.

5. Comience de a poco y vaya ahorrando

Cuando recién están empezando, muchos pequeños empresarios gastan de más en cosas como suministros y software. Si bien puede pensar que los necesita para que le vaya bien, haga todo lo posible por mantener los gastos bajo control. Compre solamente lo necesario y no contrate empleados de más al inicio. Otra buena idea es establecer un fondo de emergencia y apartar la mayor cantidad de dinero posible. Si sucede algún imprevisto estará feliz de tener otro recurso para acudir.

Ya sea que acabe de abrir su empresa o tenga años de experiencia, recuerde que a medida que pase el tiempo aprenderá a administrar mejor el flujo de efectivo. Si se esfuerza, mantiene registros minuciosos y recorta costos siempre que pueda, lo más probable es que su trabajo rinda sus frutos a largo plazo.

Para acceder a más consejos sobre cómo maximizar su flujo de efectivo, hable con un representante bancario de Regions sobre nuestras opciones de préstamos y líneas de crédito.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.