Cómo evitar las estafas: consejos para estudiantes universitarios
Anterior

Los estudiantes universitarios suelen ser el objetivo de los estafadores financieros. Protéjase y proteja sus finanzas al aprender a evitar las estafas.

Al ser estudiante universitario, es posible que sea la primera vez que administre sus finanzas por su cuenta. Por esa razón, puede ser un objetivo atractivo para los estafadores financieros. De hecho, un estudio de la Oficina de Buenas Prácticas Comerciales reveló que los estudiantes que fueron víctimas de una estafa tenían un 42 por ciento de probabilidades de perder dinero, en comparación con solo el 28 por ciento de los que no eran estudiantes.

Si bien los estafadores pueden considerarlo un blanco vulnerable, informarse sobre las tácticas comunes de fraude y tomar algunas medidas de seguridad le permitirá protegerse contra las estafas financieras.

Estafas dirigidas a los estudiantes universitarios

Los delincuentes tienen diferentes esquemas, pero existe una estafa de cobro de cheques en particular que cada vez tiene mayor prevalencia. Según la Comisión Federal de Comercio, en la actualidad, los jóvenes de la generación del milenio tienen un 93 por ciento más de probabilidades, en comparación con las personas mayores de 40 años, de perder dinero a causa de estafas con cheques falsos, que a menudo se presentan como una forma de ganar dinero.

Así es como puede ocurrir este tipo de estafa: un desconocido puede acercarse a usted —ya sea en persona, en el campus o en línea a través de redes sociales como Instagram— y pedirle que le ayude a cobrar un cheque. Esta persona puede alegar que no tiene acceso a una cuenta de cheques, por lo que le pregunta si puede usar su cuenta para cobrar el cheque. A cambio, puede prometerle que le dará una parte del dinero.

Después de aceptar cobrar el cheque en su nombre o de proporcionar su información de acceso, es posible que no vea las consecuencias inmediatas. Sin embargo, unos días más tarde, es probable que reciba un aviso de su banco de que ha cobrado un cheque fraudulento y, por lo tanto, se ha deducido el importe de su cuenta. Para entonces, el delincuente habrá desaparecido, dejándole con la cuenta bancaria vacía y con pocos recursos para recuperar los fondos robados.

Otras estafas comunes dirigidas a los estudiantes universitarios son las estafas relacionadas con las aplicaciones de pago, las ofertas de tarjetas de crédito falsas, los alquileres de apartamentos ficticios y el robo de identidad relacionado con las aplicaciones de ayuda financiera.

Aunque el riesgo de ser víctima de una estafa financiera puede resultar desesperante, hay medidas que puede tomar para protegerse a sí mismo y a su cuenta bancaria. Empiece con estos consejos:

No cobre el cheque de otra persona.

Nunca acepte cobrar un cheque en nombre de otra persona, y menos de alguien que no conoce. No hay ninguna razón legítima para que un desconocido le pague por depositar su cheque, especialmente cuando existen servicios de cobro de cheques. Recuerde que a veces los fondos de un cheque aparecen como disponibles antes de ser cobrados. Si el cheque es devuelto sin fondos o es ficticio, usted será responsable de devolver los fondos al banco.

No se confíe.

Ya sea que alguien le ofrezca dinero a cambio de un trabajo sencillo o que haya encontrado un apartamento disponible a una tasa significativamente inferior a la del mercado, tómese un momento para preguntarse si la situación tiene sentido. Si su sentido común le dice que es demasiado bueno para ser verdad, lo más probable es que esté en lo correcto..

Proteja su información.

No comparta la información de su cuenta bancaria con otras personas, ni en línea ni en persona. Al compartir su información de inicio de sesión, otras personas pueden acceder a su cuenta en cualquier momento. Si en una oportunidad repentina le piden información personal como su número de Seguro Social, información bancaria, el nombre de usuario de su aplicación de pago (como su $Cashtag), o incluso su ID de la universidad, considérelo una señal de alarma que indica que puede estar tratando con un estafador.

Además de preservar la privacidad de su información personal, también debería cambiar su contraseña y su PIN con cierta frecuencia. Asegúrese de que su computadora, su teléfono celular y cualquier otro dispositivo estén protegidos por una contraseña y evalúe la posibilidad de usar un administrador de contraseñas que lo ayude a llevar un registro de sus cuentas y contraseñas. Además, asegúrese de guardar copias físicas de los documentos importantes en un lugar seguro.

Supervise atentamente sus cuentas financieras

Si revisa habitualmente los saldos de sus cuentas, podrá darse cuenta rápidamente de cualquier cambio importante en su saldo o de cualquier otra actividad inusual que pueda ser un indicio de fraude. También puede suscribirse a las alertas financieras de su banco o del emisor de su tarjeta de crédito, que le notificarán al instante cada vez que ocurra una transacción importante.

También debería revisar su informe de crédito cada año para comprobar si hay nuevas cuentas a su reporte o cualquier otra cosa que parezca irregular.

Si cree que ha sido víctima de un fraude financiero, denuncie el incidente a las autoridades. Además de comunicarse con la FTC, también debería comunicarse con la policía local, su banco y su universidad para informarles sobre la posible estafa, de modo que puedan alertar a otros estudiantes. Esté preparado para compartir información detallada sobre cómo ocurrió el incidente.

Si desea obtener más consejos útiles para proteger su dinero, visite regions.com/fraudprevention.

Siguiente

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.