.
.

Adolescente de 15 años sobresale en matemáticas

Con la ayuda de Regions, el prometedor estudiante de último año de escuela secundaria Jonathan Hurowitz tomó las riendas del Team Alabama.

Jonathan Hurowitz no acepta un no por respuesta. En lo que se refiere a colaborar, Regions tampoco.

A este estudiante de 15 años de The Altamont School en Birmingham, Ala., le encanta competir. Se acercaba la competencia UAB Robotics Competition y ninguno de los maestros de la escuela estaba interesado en liderar el equipo; Jonathan formó uno. Cuando lo invitaron a formar parte del equipo Scholar Bowl y participar en National Academic Championship de New Orleans, no solo decidió participar, sino que su equipo volvió a casa con el título nacional de la división junior.

Entonces, cuando el maestro de matemática, Mathew Crawford, se mudó a Dallas para un nuevo trabajo, Jonathan comenzó a buscar un reemplazo para guiar el equipo de Alabama en el próximo torneo nacional American Regions Mathematics League, la competencia universitaria más importante.

Finalmente encontró a la persona adecuada mirándose al espejo. Una vez que decidió liderar el equipo, se acercó a Regions para solicitar su patrocinio. Regions patrocina programas financieros de educación en escuelas de toda la comunidad. Con ARML, el Director de cumplimiento Doug Jackson observó un objetivo natural debido a los esfuerzos de Regions para alentar la estabilidad financiera en nuestras comunidades.

"Apoyar a los estudiantes que sobresalen en matemática refuerza nuestro objetivo de financiar la educación", explica Doug. "Es importante para nosotros respaldar a estudiantes como Jonathan, quien, sin ninguna duda, se convertirá en líder de nuestra comunidad".

Para Jonathan, la decisión significaba más que ser el líder. Implicaba organizar prácticas para estudiantes avanzados de matemática del Norte y Centro de Alabama. Implicaba recaudar fondos, planificar viajes, reservar habitaciones y transporte para el torneo.

La capacidad de asumir semejante responsabilidad a tan temprana edad no sorprendió a la mamá de Jonathan, Hope Mehlman.
"Es un gran compromiso, y no todos pueden asumirlo", dijo Hope, vicepresidente senior y asesor general asistente de Regions. "Jonathan se decidió, lo hizo él mismo".

"Después de buscar alguna persona durante un mes, me detuve y dije, "No hay nada que me detenga", dijo Jonathan.

Para prepararse, Jonathan se comunicó por correo electrónico con un entrenador de ARML de Texas, quien le brindaría el tipo de preguntas de examen que permitiría preparar al equipo de Alabama para la competencia.

"Tiene toda la fuerza", dijo Tom Thompson de Huntsville, cuyo hijo Sam compitió con el equipo de Alabama como estudiante de octavo grado. "Jonathan se comunicó integralmente con los miembros del equipo y los padres; me impresionó la forma en que es hizo cargo de todo".

De vuelta en Altamont, Buck Crowe no estaba para nada sorprendido por la tenacidad del equipo ni por la juventud de su líder.

El entrenador del equipo Altamont Scholars’ Bowl, Crowe había observado la ambición de Jonathan en la clase y en situaciones de competencia académica. Después de todo es el mismo muchacho que obtuvo los mejores puntajes en matemática en los exámenes de ACT y SAT.

"Además de ser un excelente competidor en el Scholar Bowl, ayuda a familias trabajadoras de bajos recursos con sus declaraciones impositivas, es un estudiante de latín de primer nivel", comentó Crowe. "Es un chico que no hace las cosas porque considera que está de moda, sino porque tiene la iniciativa de hacer que las cosas sucedan. Y al hacerlo, motiva a otros estudiantes."

Con un líder de 15 años y un equipo formado principalmente por estudiantes secundarios y universitarios de los primeros años, el equipo de Alabama llegó a Athens para la competencia. Un equipo de Florida no solo tenía un líder profesional sino también un estudiante de MIT como asistente. Un equipo de Georgia contaba con asistentes que eran estudiantes universitarios avanzados en Georgia Tech.

"Éramos uno de los equipos más jóvenes, enfrentándonos a los mejores estudiantes de matemática del país", dijo Thompson. "Nos esforzamos todo lo que pudimos y resistimos".
De hecho, el equipo de Alabama hizo más que resistir.

"Terminamos entre la primera mitad, contra estudiantes más grandes", dijo Jonathan. "No nos fue tan bien como hubiéramos querido, queríamos ganar, por supuesto. Es una competencia universitaria. Contábamos con cinco estudiantes intermedios, pero era matemática avanzada, algunos de los problemas que se nos presentaron eran de matemática que ni siquiera se enseña en la escuela secundaria.

Considere al 2013 como un año de construcción. El año próximo, la totalidad del equipo estará de regreso. Y el líder estará legalmente habilitado para conducir.

"Espero un mejor desempeño para el año próximo", dijo Jonathan. "Seré el líder nuevamente. Lo hice y funcionó".