.
.

Hacer más con la Helen Keller Foundation

Usemos el ejemplo de Helen Keller para salvar su vista y eduquemos a la nueva generación a través de su historia de vida.

Antes de ir a dar clases a preescolar, Angelia Bailey se sentó frente a su casa a tomar un café y a disfrutar del aire de la primera mañana y de su refugio cotidiano. En unos pocos segundos, la calma se desvaneció y fue reemplazada por el miedo y la confusión.

"Incliné la cabeza hacia atrás y, de repente, fue como si alguien me hubiera tirado un pincelazo de pintura", expresó Bailey. "Había manchitas rojas en todas partes".

Como es diabética, Bailey sabía que algo no estaba bien con su visión. En menos de una hora, se encontraba en el centro de Birmingham, Alabama, en el UAB Callahan Eye Hospital, bajo el cuidado del Dr. Robert Morris. Morris, uno de los especialistas en retina más reconocidos del país, rápidamente le diagnosticó hemorragia y programó un tratamiento con láser. Ese fue el comienzo de una larga recuperación para Bailey, quien además padecía desprendimiento de retina.

"El Dr. Morris tiene una personalidad encantadora", comentó Bailey. "Recuerdo que le pedí que fuera sincero y le pregunté si iba a perder la visión. Me dijo 'si usted hace su parte y yo la mía, vamos a estar bien'".

Morris es el presidente de Helen Keller Foundation, que se ocupa de salvar la visión, el habla y la audición a través de la educación y la investigación clínica. Él fue uno de los pilares fundamentales que desencadenaron la revolución en los tratamientos para salvar la visión.

"Aterrizamos en la luna antes de llegar al fondo del ojo humano, que probablemente es la última cavidad corporal a la que pueda accederse por medio de la cirugía", expresó Morris. "Lo que estamos haciendo ahora es una continuación del legado de Helen Keller. Ella nos dejó en 1968, justo cuando se estaba iniciando la investigación biomédica. Pero ahora estamos realizando esta investigación, en su honor, y eso es realmente movilizante".

Morris abrió un consultorio especializado en retina hace 35 años, el cual se extendió a ciudades grandes y pequeñas a lo largo de Alabama. Bajo su liderazgo, la investigación de la Helen Keller Foundation es verdaderamente vanguardista. Por ejemplo, los investigadores de la Helen Keller Foundation fueron los primeros en dar a conocer una cirugía revolucionaria para reparar la mácula dañada, el centro de visión de las personas, y ese procedimiento ahora se usa en todo el mundo.

La fundación lleva el nombre de Helen Keller, quien nació el 27 de junio de 1880, en Tuscumbia, un pequeño pueblo en el noroeste de Alabama. Su historia es reconocida en todo el mundo. Cuando tenía 19 meses, contrajo una fiebre que la dejó sorda y ciega. Con la ayuda de su maestra, Anne Sullivan, Hellen aprendió a leer y a escribir, se graduó con honores en Radcliffe College y obtuvo reconocimiento internacional por superar la ceguera y la sordera.

En Tuscumbia, Keller Johnson-Thompson observa a los escolares ingresar a esa casa del siglo 19 y admirar el paisaje de Ivy Green, el lugar donde nació Helen. Johnson-Thompson, sobrinanieta de Hellen Keller, ocupa el cargo de vicepresidente de Educación en la Helen Keller Foundation.

Ella da conferencias en todo Estados Unidos y el resto del mundo sobre la misión de la Helen Keller Foundation. Cuando está más cerca de casa, se pone en contacto con los estudiantes más destacados a través de un exitoso programa de alcance comunitario.

"Utilizamos nuestro programa educativo para adentrarnos en las escuelas y enseñarles a los alumnos a través de la vida de la Tía Helen, quien fue capaz de superar todas las adversidades", comentó Johnson-Thompson. "Usamos su historia para contar cómo es pasar de una vida en silencio y oscuridad a una vida de visión y audición. Les mostramos a los alumnos que ella no solo participó, sino que también marcó al mundo de forma significativa".

El programa además educa respecto del carácter y se centra puntualmente en combatir el acoso escolar, especialmente a través de las redes sociales.

"En las escuelas de hoy en día, nos encontramos con niños que son diferentes, niños que son aislados de sus grupos porque tienen una discapacidad", explicó Johnson-Thompson. "Esos niños se ven a sí mismos como marginados hasta que se dan cuenta de lo que Helen Keller fue capaz de superar. Y los niños que acosan a otros pueden comprender el lado humano de lo que Helen Keller tuvo que soportar".

La Helen Keller Foundation realiza estas actividades con el patrocinio de Regions.

"Creo que respaldar a la Helen Keller Foundation les ofrece a los estudiantes la oportunidad de comprender qué se siente ponerse en el lugar de una persona con una discapacidad para poder tratarlas con respeto", expresó Kathy Lovell, gerente de ADA de Regions. "Considero que esto demuestra el compromiso de Regions con la Ley para Estadounidenses con Discapacidades. En primer lugar, se hace lo correcto. Y, además, se avanza un paso más y se contribuye más con la comunidad y los niños".

Dos horas al sur de Ivy Green en Birmingham, los oftalmólogos del UAB Callahan Eye Hospital se concentran en las enfermedades del ojo, en especial de la retina, que era sinónimo de ceguera hace algunas décadas.

"La degeneración macular, el desprendimiento de retina, el glaucoma y las cataratas no eran grandes problemas hace 75 años porque las personas no vivían tanto tiempo como para desarrollar dichas afecciones", explicó el Dr. Morris. "Ahora las personas viven hasta los 80 y 90 años. Al trabajar de manera conjunta con el UAB Callahan Eye Hospital, la Helen Keller Foundation desarrolla curas a través de la investigación necesaria para tratar dichas afecciones".

Al igual que Angelia Bailey, Brenda Brown una vez de dio cuenta de repente que algo estaba mal. "Una noche, después de haber trabajado mucho en mi patio, estaba sacando la basura a la calle", dijo la bibliotecaria jubilada. "Cuando me di vuelta, no podía ver nada. No tenía ningún dolor pero la sensación era realmente aterradora".

Brown también sufrió una hemorragia ocular, en este caso en el ojo izquierdo. Los doctores sabían que además padecía degeneración macular, lo que en una época significaba la ceguera permanente. Por el contrario, Brown pudo recuperar su vista y continuó recibiendo inyecciones de mantenimiento desde que se operó por primera vez hace dos años.

Como es diabética, Angelia Bailey en su momento estaba muy preocupada de perder la visión. Ahora, en cambio, cree que ha descubierto un milagro que pocas personas conocen.

"Muchas personas no saben lo que tenemos precisamente aquí, en este hospital", expresó Bailey. "Es maravilloso, a mí me ha ayudado mucho. Y espero que el procedimiento de investigación que en su momento me ayudó a mí, ahora pueda ayudar a otros".

Para Morris, su misión es retomar lo que Helen Keller dejó hace medio siglo atrás.

"Ella imaginó lo que la investigación sería capaz de hacer algún día", dijo Morris. "Ahora, en su nombre, somos capaces de hacer esa investigación que imaginaba. Enseñamos el legado de Keller y todas las lecciones que derivan de este, comenzando con los niños de escuelas primarias. Estoy muy orgulloso de eso. Y el respaldo de Regions Financial nos está siendo muy útil y nos permite devolverles esa ayuda a la comunidad".

La Helen Keller Foundation es una de las más de 8,000 organizaciones patrocinadas por Regions.

Mire el video Hacer más con la Helen Keller Foundation

Imagen de izquierda derecha: Kathy Lovell, Keller Johnson-Thompson