.
.

Hacer más en Sulphur Springs

Los padres y alumnos de Tampa se comprometen con la educación y la comunidad, cambiando la reputación de la escuela.

Cuando Brett Couch pasa por el vecindario Sulphur Springs del área metropolitana de Tampa en una mañana de otoño, observa a los escolares. Vestidos con sus uniformes y con mochilas al hombro, van caminando a la escuela primaria local. Es evidente la emoción del nuevo día de clases.

Luego, Brett detiene su mirada en los padres que los acompañan. Y también en los otros padres y abuelos que están parados en las esquinas para controlar el tráfico de manera ordenada.

"Lo primero que me hizo sonreír es ver la cantidad de padres vestidos con chalecos reflectantes y llevando carteles de PARE en las intersecciones", dice Brett, presidente de la región este de Regions. "Me habré cruzado con unas 25 a 30 personas. Cuando los niños miran a su alrededor y ven cuán comprometidos están sus padres con la comunidad, eso les demuestra la importancia que tiene la escuela".
Radicado en el centro de Tampa, Brett se toma el día para ver con sus propios ojos los cambios que hicieron que la escuela primaria Sulphur Springs fuera reconocida en todo el estado.

La primaria Sulphur Springs, que se encuentra en un área económicamente desfavorecida, en su momento recibió la puntuación más baja del estado en rendimiento académico. Con la llegada de la directora Julie Scardino hace cinco años, las calificaciones y la asistencia han mejorado notablemente.
"Di clases aquí hace 20 años, y desde ese momento el vecindario ha cambiado mucho", comenta Julie. "Es más diverso. Mientras tanto, esta pasó a ser una verdadera escuela comunitaria. No hay autobuses que traigan a los estudiantes, por eso todos vienen caminando hasta aquí".

El sentido comunitario ha permitido convocar a las familias alrededor de la escuela. Y los esfuerzos de Julie, su personal y otras personas ha sido clave al momento de redefinir la cultura de la escuela.

Un cambio significativo fue la inclusión de dos programas de la YMCA. Layla’s House es un centro comunitario de aprendizaje para la niñez temprana que se dedica a otorgar programas gratuitos y actividades para niños desde su nacimiento hasta los 5, lo que les permite estar saludables, encaminados en las etapas de desarrollo y listos para aprender cuando ingresan al jardín de infantes. Además, el programa extracurricular brinda excepcionales oportunidades educativas y culturales, así como también un sentido de estructura que se adapta a los parámetros de la escuela a lo largo de su calendario académico. La YMCA extiende su programa durante todo el verano, lo que garantiza que los alumnos no perderán el placer de aprender.

"La escuela se focaliza en la cultura y en la disciplina durante el día y nosotros lo hacemos durante la noche", dice Tom Looby, presidente y director ejecutivo de la YMCA Metropolitana de Tampa. “Aquí, la Y respalda de cerca a los 30 programas extracurriculares en Tampa. Pero este proyecto acapara toda la atención”.

Desde el momento en que suena la campana final, el programa extracurricular mantiene a los alumnos activos y motivados hasta las 6 p. m. Los programas incluyen equipo de animaciones, gimnasia y codificación informática. El día incluye no sólo un tentempié, sino también la cena, un adicional importante para los padres que trabajan e intentan exprimir al máximo cada dólar.

"Esto no es el cuidado de niños", dice Lakema Massey, director de Operaciones de Sulphur Springs YMCA. "Hacemos que los niños se sientan comprometidos en cada minuto del día. Y eso es importante porque nuestra YMCA es una YMCA sin barreras. Nos encontramos en la escuela y somos parte de la comunidad".

En este día, los estudiantes reciben una sorpresa extra que no esperan: un calzado nuevo. Cindy McGarrigle, gerente de Comercialización de Regions en Tampa, ha utilizado la campaña anual del banco Share The Good para comprar nuevos calzados a aproximadamente 150 alumnos en el programa extracurricular. Una a una, las clases se llevan al aula, donde se les da a los estudiantes un par de zapatillas que, con optimismo, les durarán todo el año escolar.

"No podemos esperar para entregarles el calzado a los niños", dice Lakema. "Nuestros niños van y vienen a la escuela caminando todos los días, por eso el calzado es importante. Y eso es un agregado primordial para ellos".

Le cuesta a Sulphur Springs YMCA más de $3,000 por alumno para llevar a cabo el programa extracurricular anualmente, sin embargo, se les cobró a las familias sólo $35 por niño, que alcanza para cubrir todas las actividades, incluso los paseos escolares y comidas. Para subsidiar el resto, la Y busca ayuda comunitaria y corporativa.

Aquí es donde Regions ocupa un rol importante.

A Brett le apasiona todo lo que hace la YMCA. Anteriormente fue director de la junta de la YMCA Metropolitana de Tampa. "La Y fortalece a las familias, a los niños y a las comunidades", dice Brett. "Se alinea a nuestros principales valores".

Al igual que Brett, David Christian trabaja como voluntario para la YMCA, brindando sus servicios en el consejo directivo. En su rol como gerente de Asuntos Comunitarios de Regions en Florida, David es testigo de la magia detrás de escena que tiene lugar todos los días en Sulphur Springs.

"Llegué a representar a este banco, a este gigante corporativo, de una forma que modifica la vida de esos niños", dice David. "Estos niños representan nuestro futuro. Recuerdo ser un niño en pleno crecimiento, pensando qué me depararía la vida. Aprendí que es importante tener un ancla, y eso es lo que Y proporciona. Y Regions colabora desde una posición financiera y por medio de la participación de nuestros asociados".

Además del respaldo financiero, los asociados de Regions dan clases de educación financiera a los alumnos y sus padres. Al ser miembro activo de su vecindario, Regions brinda mejores oportunidades para que los pequeños negocios progresen, lo cual ayuda a todas las personas de la comunidad.

"Dado que se califica a los estudiantes, los programas como la educación financiera de Regions y el enriquecimiento de la YMCA permiten que los niños se desarrollen íntegramente y tienen un impacto sobre todas las personas", dice Julie, la directora. "Tenemos muchas familias trabajando. De hecho, algunos de esos padres tienen dos o tres trabajos para poder llegar a fin de mes. Se presentan muchas dificultades y algunos de los alumnos necesitan ayuda con diversas cosas, desde artículos escolares hasta ropa. Nuestras asociaciones con Regions y la YMCA los ayudan a llegar a fin de mes".

Brett lo asimila cuando los alumnos sonrientes se trasladan entre las clases. Él sabe lo que está sucediendo en la escuela y de qué forma la YMCA y Regions causan un impacto positivo. Además, ve un cambio más importante que puede tener resonancia en los años futuros.

"La mejor forma de erradicar la pobreza es a través de la educación", dice Brett. "Cuando los niños y sus padres se comprometen con la escuela, esto pasa a ser su propio ecosistema educativo. Todas las partes deben trabajar conjuntamente para que eso suceda. Y cuando todos hacen más, se mejora la vida de cada uno de ellos".

Ver el video Hacer más en Tampa