.
.

Hacer más para ofrecer nuevos comienzos en Birmingham

Gracias a Woodlawn Foundation, uno de los vecindarios más históricos de la ciudad tiene una nueva vida y brinda esperanza para las próximas generaciones.

La ciudad de Birmingham está compuesta por 99 vecindarios, pero uno de ellos es el más querido para Myeisha Hutchinson: Woodlawn.

Un área de 15 cuadras de largo, con varias cuadras al norte de las vías del tren que primero definieron a Birmingham como la ciudad más grande de Alabama, la zona suburbana de Woodlawn se expandió antes de la segunda guerra mundial, estando repleta de familias jóvenes y mucho entusiasmo.

Una década más tarde, las nuevas carreteras interestatales cercaron a Woodland, lo que cambió el vecindario.

Allí está la casa de Myeish, que comparte con su madre y múltiples generaciones. Como presidenta de la comunidad de Woodlawn, está siendo testigo de una rápida reforma.

"Comenzamos hace cinco años. Ahora estamos en la etapa de la primera infancia, avanzado hacia la adolescencia", manifestó Myeisha. "Lo que estamos haciendo en Woodlawn es para la siguiente generación, así como para todas las que vendrán".

El crecimiento es visible. Wood Station es un desarrollo de viviendas para uso combinado, y cerca hay también cabañas unifamiliares asequibles, con una arquitectura que simula los días gloriosos de Woodlawn.

Woodlawn Foundation es quien lleva a cabo los cambios. A nivel local, se la denomina como "el capitán" de un grupo colaborativo de socios y voluntarios que intentan romper el ciclo de pobreza y satisfacer las necesidades de la comunidad.

"El trabajo que hemos hecho aquí realmente cambia la vida de las personas", dijo Mashonda Taylor, directora de Relaciones Comunitarias en Woodlawn Foundation. "Veo que las familias tienen una luz de esperanza, quienes no solo quieren caminar con seguridad por las calles, sino también asistir a escuelas de calidad".

En una esquina transitada del vecindario, en un edificio bancario remodelado, se encuentra el James Rushton Early Learning and Family Success Center. Este centro brinda servicios para 100 preescolares con aulas y espacios de juego en interiores y exteriores.

A unas pocas cuadras, Woodlawn High School es una escuela de enfoque especializado que les permite a los alumnos comenzar a realizar cursos universitarios sin costo cuando pasan a noveno grado, gracias a la fundación.

"Estamos creando una vía educativa, desde la cuna hasta la universidad y más allá", manifestó Myeisha. "La educación en la primera infancia y la exposición universitaria marcan la diferencia. Estos créditos universitarios cambian las reglas del juego".

Como capitán del equipo, Woodlawn Foundation trabaja con negocios y líderes comerciales del área metropolitana. Al igual que como sucede con el fútbol, las relaciones son fundamentales, y la fundación tiene una relación sólida con Regions de Birmingham y su presidente del área central norte de Alabama, Leroy Abrahams.

"Regions es uno de nuestros socios más grandes", dijo Mashonda. "[El presidente de Regions en el área central norte de Alabama] Leroy Abrahams forma parte de la junta directiva. Él aporta su conocimiento, realiza pregunta difíciles y siempre nos alienta a avanzar".

Avanzar implica ver un cambio visual tangible.

Woodlawn Foundation "adquirió cientos de propiedades en esta zona que eran casas vacías, terrenos vacíos y viviendas quemadas, todos con títulos desafiantes, y construyó 64 hermosas viviendas adosadas que brindan alojamiento para personas con ingresos bajos a moderados", comentó Paul Carruthers, gerente de Asuntos Comunitarios en Regions.

Regions financió el proyecto de Wood Station mediante un crédito tributario para viviendas para personas de bajos ingresos, además de donar propiedades para reparación.

"Recuerdo el primer día que salí de aquí hace varios años, cuando esto era solo un sueño", dijo Ann Forney, que trabaja con las contribuciones corporativas de Regions. "Ver las viviendas aquí y saber que modificarán las vidas de los ciudadanos genera una sensación maravillosa".

Esto es solo el comienzo.

"Cuando comencé a trabajar aquí en 2012, buscaba algo que tuviera sentido. Lo encontré en las personas que quieren hacer más", expresó Mashonda. "He visto el crecimiento de Woodlawn y estoy ansiosa por ver cómo lucirá en un futuro muy cercano".

Ver el video Hacer más: Woodlawn Foundation