.
.

Hacer más en Baton Rouge

Líderes locales políticos y cívicos se agrupan para crear Challenger’s Field para niños con discapacidades.

Monique Wilson ha sido admiradora de Challenger’s Field desde su primera introducción. La razón es bastante sencilla.

“Porque allí es donde Jeremiah aprendió a hablar: en ese campo”, comenta Monique.

Durante los primeros siete años de su vida, Jeremiah y sus padres vivieron en un incómodo silencio. Diagnosticado con autismo, Jeremiah no hablaba, no se comunicaba, ni siquiera para decirles que tenía hambre o estaba cansado.

Eso cambió cuando lo inscribió para jugar béisbol en una liga especialmente creada para niños con discapacidades.
A medida que el juego avanzaba, algo asombroso sucedió y las lágrimas brotaron de los ojos de Monique y su esposo.

Jeremiah habló.

“Fue hasta el entrenador y dijo,‘¡Quiero batear! ¡Quiero batear! ¡Quiero batear!’ Lo dijo tres veces”, recordó Monique.

La ciudad de Walker, La., la Cámara de Comercio de Livingston Parrish, otros grupos cívicos y compañías locales asociados están recaudando $300,000 para construir un nuevo parque de béisbol para niños con discapacidades en las afueras de Baton Rouge. El campo incluirá césped artificial, que permitirá el acceso a todos y también reducirá las innumerables cancelaciones por lluvia que la liga de los Challenger's soporta en los actuales campos convencionales de pasto y tierra.

“Esto ha sido un viaje”, expresó el alcalde de Walker Rick Ramsey. “La ciudad de Walker comenzó con un programa de recreación para niños con discapacidades hace tres o cuatro años. Empezamos con 20 niños. La última vez contamos 80 inscritos.

“Ahora mismo estamos jugando con bases internas y campo abierto diseñados para béisbol estándar. Sin embargo, el riesgo es demasiado grande para niños que juegan con discapacidades. De modo que construir un mejor campo se ha convertido en un gran proyecto, y también un legado para estos niños.”

Nicole Elmore trabaja en la sucursal Denham Springs de Regions. Fue ganadora del premio Better Life de Regions, trabaja jornada de medio tiempo como delegada de la oficina del alguacil y ha sido madre adoptiva de alrededor de 30 niños. Se enteró del potencial de Challenger League cuando fue nominada para servir en Leadership Livingston, que está patrocinada por la Cámara de Comercio de Livingston Parrish.

“Ir a mi primer juego de pelota de Challenger League me abrió los ojos a una nueva vida”, manifiesta Nicole. “Había padres contra los alambrados, niños corriendo por todos lados y nadie se preocupaba por nada.”

Se unió a compañeros de la clase de liderazgo que querían convertir a un nuevo Challenger’s Field en realidad. Cuando comenzaron a solicitar ayuda de empresas, volvió para convencer a su propio empleador.

“He trabajado en Regions nueve años, y no creo haber estado nunca tan orgullosa de Regions”, expresa Nicole. “No solo por colaborar, sino también por preguntar: ‘¿Qué más podemos hacer?’ Es fácil hacer un trabajo que uno disfruta todos los días cuando las personas con las que uno trabaja se apasionan tanto por ayudar a otros”.

Mark Ducoing dirige la Banca para los consumidores en el mercado del sur de Louisiana para Regions. Dijo que cuando Nicole viene para solicitar ayuda, no se la puede ignorar.

“Nicole Elmore personifica todo lo que nuestros asociados tratan de hacer, haciendo más”, comenta Mark. “Ha sido una fuerza motriz para este proyecto”.

En la clase de liderazgo de ochenta personas, no todos saltaron con inocente entusiasmo. Kresten Brown trabaja para Ingeniería en Forte & Tablada, Inc. Conoce muy bien el campo milagroso de Baton Rouge y entendió lo difícil que sería la recaudación de fondos y la construcción de Challenger's Field. Trabajando con la compañera de equipo de liderazgo Susan Abels, Kresten solicitó una subvención de la Ripken Foundation con éxito para construir la sede en Walker.

“Tengo una base en ingeniería civil”, dice Kresten. “Cuando apareció esto, pensé, ‘¡Dios mío!’ Pensé cuánto costaría y qué gran desafío sería. Pero decidimos arriesgarnos y nunca miramos hacia atrás.

“Cuando se ofreció Regions, ayudaron no solo con la contribución financiera sino que también crearon consciencia al producir el video promocional que nos dio los medios para lograr que otros nos apoyaran”.

Una calurosa noche, dos equipos ocupan el campo actual de pasto y tierra para un juego de liga. Nicole, Kresten y otros miembros de la Clase de liderazgo orientan en el campo, y guían a los atletas, alentándolos. El alcalde está en el medio de todo. Con cada swing, cada tiro, la multitud se emociona desde las gradas llenas de padres, abuelos, hermanos y amigos.

El mensaje es evidente. Todos son ganadores.

Lawson King mira mientras juega su hija Keegan. Creció en los parques de béisbol, mirando a sus hermanas jugar sóftbol competitivo mientras su padre las entrenaba. Ahora es la atleta de la familia.

“Es bastante simple”, dice Lawson, que donó $25,000 para ayudar a construir un nuevo campo. “Les da a los niños con necesidades especiales una oportunidad y usamos este campo como puente para cerrar brechas en la sociedad. Lo que sucede es que ahora los otros niños ven a estos niños de un modo distinto. Se ve cómo aparece la compasión. Creo que no se puede hacer desaparecer el estereotipo de un golpe, pero es un gran comienzo”.

Bo Graham siempre ha sido un gran entusiasta del béisbol. Nativo de Walker, ha hecho una gran donación para construir Challenger’s Field en memoria de su nieta.

Addie Blair nació en mayo de 2013.

“Vi fotos en los medios sociales sobre esta liga. Así que cuando mi nieta tuvo síndrome de Down, pensé que esto era perfecto. Cuando tuviera edad suficiente, tendría un lugar para jugar”, manifiesta Bo.

Addie tenía 19 meses cuando la anestesiaron durante un procedimiento para probar si tenía leucemia. Fue tres días antes de Navidad.

“Nunca se despertó”, cuenta Bo con suavidad. “Cuando nos enteramos de que tenía síndrome de Down, no sabía qué esperar. Pero supe que esta liga permite que los niños sean tan normales como cualquiera. Es por eso que quería hacer algo para recordarla”.

Por ahora, los jugadores, los padres, sus entrenadores y familias se las ingenian en uno de los campos pequeños del extenso complejo atlético de Sidney Hutchinson Park. Es un hogar temporario.

Gracias a sus líderes políticos, cívicos y corporativos –y familias que han sido tocadas por la magia que una noche de béisbol puede traer– Challenger’s Field pronto será realidad.

“El béisbol es el mayor deporte norteamericano”, comenta el alcalde Ramsey. “Aquí, cada jugador es un héroe. Todos los niños pueden ser Mickey Mantle o Joe DiMaggio. Para los padres, esto los saca del mundo de los niños con discapacidades y los coloca en el mundo de los deportes, donde pueden ser como todos los demás".

Ver el video de Hacer más en Baton Rouge

De izquierda a derecha: Monique Wilson, Jeremiah Wilson, Walker Mayor Rick Ramsey y Nicole Elmore