.
.

Hacemos un trato o no

imagen de un modelo de ahorros de jubilación en el periódico financieroEn los últimos meses, el acercamiento del "abismo fiscal" ha destacado en las noticias, antes y después de las elecciones presidenciales. Evitar este suceso potencialmente dañino es, sin duda, una de las principales prioridades de los poderes legislativo y ejecutivo del gobierno. Pero, ¿cual es la mejor descripción para esta situación?

¿Qué es?

A estas alturas, casi todo el mundo ha oído el término "abismo fiscal" para describir los principales eventos económicos programados para finales de 2012: los recortes de gastos generales aprobados en 2011 por el Congreso para reducir el déficit, el fin de los recortes en impuestos federales y los nuevos recortes en impuestos que comienzan en 2013. Diferentes organizaciones han presentado una serie de proyecciones, como por ejemplo la Congressional Budget Office (CBO) que estima que la economía de EE. UU. se ralentizará a un ritmo anual del 2.9 por ciento en el primer semestre de 2013 y del 0.5 por ciento durante todo el año si no se hace nada. Y esa es la clave para describir el "abismo", ya que el Congreso no ha tomado ninguna medida de fondo y eso es una proposición desfavorecedora.

Muchas de las ideas presentadas por los políticos y los economistas han pedido ingresos contributivos y que se reduzcan las tasas individuales de impuesto sobre la renta. Si bien son pocos los que se oponen a que sea una alternativa para aumentar las tasas de impuestos o recortar las subvenciones, hay un momento de "examen de la realidad" cuando se observan de cerca estas ideas. Medidas como la deducción de intereses hipotecarios, las deducciones en las contribuciones benéficas y la exclusión del seguro médico proporcionado por el empleador de las deducciones de ingresos, son bien conocidas. Una cosa es sugerir recortar los gastos tributarios, y otra muy distinta que un político especifique cuáles hay que recortar.

Sin importar hacia dónde vayan las negociaciones en los próximos meses, esta particular confluencia de los mayores impuestos y el menor gasto público del gobierno, es sin duda, sorprendente y se merece un buen eslogan. Pero a medida que el Congreso y el presidente Obama exponen sus posiciones, es un buen momento para echar un vistazo más de cerca a los términos utilizados para describir este escenario.

Este abismo es una pendiente resbaladiza

¿Es realmente un "abismo" o más bien es como una "pendiente" en la que los efectos se pueden distribuir en un período de tiempo más largo que la primera semana de enero de 2013? "La economía no va a ir al abismo y sumergirse inmediatamente en otra gran recesión en la primera semana de enero". Eso es lo que Chad Stone, economista jefe del Center on Budget and Policy Priorities, afirmó recientemente en un artículo que argumenta que el fallo de extender los recortes de impuestos antes de enero de 2013 no hundirá la economía en una recesión inmediata como se dice a menudo en muchos titulares. Stone no sugiere que los efectos de esta pendiente fiscal no tenga graves consecuencias económicas, sin embargo, su argumento principal es que los efectos serían relativamente ligeros al principio, para ir aumentando en gravedad si el Congreso no aborda el tema adecuadamente a largo plazo.

"El mayor peligro es que los temores equivocados acerca de que la economía va de un «precipicio fiscal» a otra gran recesión hará que los políticos crean que tienen que tomar algún tipo de acción antes de fin de año, sin importar lo mal concebida y lo perjudicial que pueda ser esta idea para la reducción del déficit a largo plazo, en lugar de elaborar un plan equilibrado que apoye la recuperación económica en el corto plazo y favorezca la estabilización fiscal a mediano y largo plazo."

La Congressional Budget Office llegó a conclusiones similares anteriormente en 2012:

Si los políticos quisieran minimizar muy rápidamente los costos a corto plazo de la reducción del déficit, y también minimizar los costos a largo plazo de permitir que persistan los grandes déficits, podrían aprobar una combinación de políticas: hacer cambios en los impuestos y el gasto lo que ampliaría el déficit en 2013 que es lo que ocurriría con la ley vigente, pero que reduciría los déficits durante la próxima década frente a lo que ocurriría si las políticas actuales se prorrogaran por un período prolongado.

Bomba de austeridad

Otro término que ha conseguido una cierta popularidad (usado por Brian Beutler y Paul Krugman, por ejemplo) para esta alineación particular de fuerzas es la frase "bomba de austeridad", la idea de que recortar el gasto y aumentar los impuestos a los trabajadores ordinarios en una economía deprimida tiene sorprendentes paralelismos con la crisis económica actual en Europa. De hecho, algunos observadores de los problemas actuales en Grecia y España sugieren que la reducción del gasto en una economía deprimida puede ser destructivo y realmente retardar el progreso de la recuperación económica en lugar de estimularla. Lo que quieren señalar los que usan la analogía de la bomba es que al evitar la austeridad en el modelo europeo (la bomba), se pueden hacer compromisos que conduzcan a un crecimiento económico positivo. Y eso puede significar extender los recortes de impuestos de Bush y a la vez no aprobar todos los recortes de gastos automáticos o algún arreglo similar.

Un camino hacia delante

Los términos y las definiciones son importantes, al igual que la percepción de una situación. Como las limitaciones del término "abismo", implicar que se va activar una detonación el 1 de enero de 2013 también parece perder el razonamiento más importante. Las preguntas más grandes y de largo plazo que se tendrán que decidir, tanto nuestros políticos como el pueblo estadounidense, son el tamaño adecuado de nuestro gobierno federal y la distribución adecuada de la carga fiscal. Estos son problemas reales que nuestros políticos deben afrontar en los próximos meses, ya que tratan de un tema que es más grande que lo que suceda el 1 de enero de 2013.

Consejos
Ícono de los consejos
  • Ahorre tiempo - Use Regions Online Banking gratis con Bill Pay para establecer pagos automáticos para los gastos recurrentes. No tendrá que volver a buscar una estampilla.
  • Ahorre dinero - Controle todos sus gastos durante dos semanas, incluyendo café, revistas, peajes, etc. Mire los resultados y vea dónde podría reducir los gastos.
  • Ahorre para el futuro - Si su compañía le ofrece un plan de ahorros de jubilación 401(k), asegúrese de que está invirtiendo por lo menos el monto que su empleador igualará. ¡Es dinero gratis!
  • Ahorre tiempo - Programe los mandados en relación con otras citas, para que no pierda tiempo conduciendo por toda la ciudad.
  • Ahorre dinero - Examine su factura del cable, del teléfono celular, del sistema de seguridad para el hogar y demás gastos mensuales para evaluar qué servicios necesita realmente. Llame a cada compañía para averiguar si puede obtener una tarifa mejor. Considere agrupar estos servicios con un solo proveedor para obtener una tarifa de paquete con descuento.
  • Ahorre para el futuro - Configure transferencias de ahorro automáticas desde su cuenta de cheques, para ahorrar siempre.

Esta información es general, se proporciona solo con propósitos educativos, y no debería ser interpretada ni se debería confiar en ella como asesoramiento contable, de inversiones, legal o de impuestos, o planeamiento financiero. Regions no respalda o garantiza esta información, y lo alienta a consultar con un profesional para recibir asesoramiento aplicable a su situación específica.

Declaraciones de la FDIC

Llame al 1-800-REGIONS