Opinión sobre acciones
Anterior

Acciones: colocando los intereses sobre el suelo para el 23

2023 de enero

Al ser esta nuestra primera perspectiva del nuevo año, pensamos que era un momento oportuno para realizar algunas predicciones para 2023 (algunas populares, otras no tanto) y destacar algunos temas que creemos valen la pena monitorear que pueden incluir un posicionamiento de portafolio. En un nivel alto, esperamos que el próximo año nuevamente será desafiante para los retornos de las acciones como una economía global debilitante y los costos de labor elevados/buenos precios cayendo resultarán en cálculos de ganancias más bajos mientras las valoraciones se mantienes presionadas por tasas de interés a corto plazo más altas. Los inversores deberían ser premiados al adoptar un enfoque más activo en 23 ya que la dispersión a nivel sectorial/industrial así como entre los EE. UU. y el resto del mundo (RoW) podría elevarse materialmente en el próximo año dado el amplio rango de resultados potenciales que se relacionan con la economía global y con los banqueros centrales de los EE. UU., Europa, Japón y los mercados emergentes están preparados para tomar caminos diferentes en relación a la política monetaria.

Más caídas leves y repuntes del mercado a medida que aumenta la volatilidad: la tendencia alcista de las acciones el año pasado fue confusa. La inflación, que alcanzó el máximo de cuatro décadas, el aumento de las tasas de interés y el malestar geopolítico dieron a los inversores varios motivos para reducir el riesgo y la exposición a las acciones, mientras que las esperanzas de un cambio en la Reserva Federal hacia una política acomodaticia permitieron mantener el mantra ‘buy the dip’ que se refiere a comprar las acciones cuando valen menos y que tan útil fue para los alcistas durante la pasada década. Para describir con cifras lo volátil que fue el 2022, el S&P 500 terminó el año con una caída del 18.1% en términos de rentabilidad – un resultado doloroso, pero los inversionistas se vieron obligados a soportar una liquidación desde su pico máximo al mínimo del 11.7%, el 20.8%, y el 18.9% para obtener ganancias de mínimo a máximo del 11%, 17.4%, y el 16.8% durante el proceso. A medida que el FOMC reduce su ciclo de aumentos de tasas, la volatilidad debería disminuir desde los 2022 niveles, reduciendo la magnitud de las caídas de las acciones en relación con el año anterior, pero la incertidumbre económica, la política monetaria y la geopolítica generan inestabilidad y al parecer el panorama es incierto.

Calidad sobresaliente de nuevo: empezamos el 2022 con una marcada preferencia por la ‘calidad’ debido a nuestra perspectiva de que los bancos centrales restringirían la política monetaria y desacelerarían el crecimiento económico, lo cual han hecho pero a un ritmo mucho más acelerado del que creíamos. Sin embargo, la economía de los Estados Unidos se mostró mucho más resistente de lo esperado dado el ritmo de los aumentos de tasas experimentado, lo que limitó la magnitud de la rentabilidad de los factores de ‘calidad’ ya que el índice de calidad S&P 500 superó al S&P 500 por apenas un 2.5% en el 2022. Dado que se espera una tasa de interés de Fondos Federales más alta durante el 2023 lo que aumenta la probabilidad de una recesión en los EE. UU., las acciones que ejemplifican factores de​​​​​​​ ‘calidad’ como una alta rentabilidad, bajo apalancamiento/endeudamiento, baja variabilidad de los ingresos y crecimiento de los dividendos deberían ir relativamente bien el año que viene, quizás incluso mejor que durante el periodo tumultuoso del 2022. Por el contrario, los sectores beta más altos, un apalancamiento elevado y una alta variabilidad de los ingresos son exposiciones a factores menos deseables y deberían generar un rendimiento inferior en términos relativos en el 2023.

El dólar estadounidense se debilita en ‘23: esperamos que el U.S. Dollar Index, o DXY, se mantenga relativamente sólido a mediados de año, ya que es probable que suba la tasa de Fondos Federales en el primer trimestre, seguido de una pausa, no de un cambio. Sin embargo, el Bank of England (BoE), el Bank of Japan (BoJ) y el European Central Bank (BCE) no podrán darse ese lujo, ya que la inflación en Europa y Japón sigue siendo alta y no hay probabilidades de que se modere rápidamente sin que los bancos centrales restrinjan aún más su política. A diferencia de los BoE, BoJ, y ECB, los bancos centrales de los mercados emergentes podrían estar realizando una reducción de tasas, estimulando el crecimiento económico a medida que surjan indicios de que las presiones inflacionarias están disminuyendo. Los ingresos de activos de mercados emergentes podrían aumentar la demanda y reforzar las divisas locales, una dinámica que podría debilitar el dólar estadounidense no solo frente al euro y al yen japonés, sino también frente a determinadas divisas de mercados emergentes en la segunda mitad del año. Un dólar estadounidense debilitado beneficiaría a los mercados de países desarrollados y emergentes en términos relativos, lo que supondría otro posible factor favorable para mejorar los resultados en el resto del mundo.

Los mercados emergentes superan a los desarrollados:luego de la invasión de Rusia a Ucrania el pasado mes de febrero, la idea de que la Eurozona experimentaría un periodo prolongado de inflación elevada y vulnerabilidad económica nos llevó a reducir la exposición a las acciones internacionales. Si bien el aumento de los precios de la energía y la electricidad ha resultado problemático, hasta ahora se ha evitado el peor escenario posible para Europa, ya que el invierno inusualmente cálido ha hecho bajar los precios del gas natural, y las acciones de la Eurozona han registrado un rendimiento significativamente superior en los últimos tres meses. Aunque la acción del precio es alentadora, es posible que lo peor esté por llegar para Europa, por lo que mantenemos una situación cómoda de bajo precio. Es comprensible que Japón haya recibido menos atención dada la situación en Europa, pero en diciembre el Bank of Japan (BoJ) modificó su programa de control de la curva de rendimientos para generar un rendimiento más alto del 0.50% en los bonos del gobierno japonés (JGB) a 10 años, un reconocimiento de que las ventas de bonos del Tesoro de los EE. UU. para apoyar al yen japonés y el anterior 0.25% 10 años eran demasiado costosos de mantener. Si el Bank of Japan (BoJ) permitiera que los rendimientos siguieran subiendo, las acciones japonesas se verían afectadas y se debilitarían. La relajación de la política monetaria por parte de los bancos centrales de los mercados emergentes, la reapertura de la economía china y la perspectiva de un dólar estadounidense debilitado aumentan el interés por las acciones y los bonos de los mercados emergentes. Sin embargo, existe la posibilidad de que la reapertura de China impulse la inflación y obligue a los bancos centrales de los mercados emergentes a mantener una política monetaria más restrictiva durante más tiempo. Ante esta incógnita, podría estar justificada una postura más constructiva ante los mercados emergentes a finales de año.

Siguiente

El contenido de cualquier porción de este boletín informativo es de uso exclusivamente personal y no se puede imprimir, vender ni redistribuir sin consentimiento por escrito de Regions Bank. Regions, el logo de Regions y otras marcas de Regions son marcas registradas de Regions Bank. Los nombres y las marcas de otras compañías, o sus servicios o productos, pueden ser marcas registradas de sus respectivos propietarios y se utilizan con el único fin de identificar a dichas compañías o sus servicios o productos, y no para indicar avales o patrocinios por parte de Regions o de sus servicios o productos. La información y el material contenidos en el presente se ofrecen exclusivamente con fines de información general. Regions no ofrece ninguna garantía ni declaración en relación con la precisión, integridad ni oportunidad de la información contenida en el boletín informativo, y no se hará responsable por ningún daño de ningún tipo que se produzca en relación con dicha información, ni por ninguna implicancia de orden legal, reglamentaria, financiera ni impositiva de las cuestiones mencionadas en el presente. Este material no tiene por objeto constituir asesoramiento de inversiones ni constituye una oferta de compra o venta de ningún activo ni otro instrumento financiero. Las opiniones vertidas en el presente se ofrecen de buena fe, están sujetas a cambio sin previo aviso, y son actuales únicamente a la fecha mencionada en la edición. Regions Wealth Management es un grupo comercial dentro de Regions Bank que ofrece servicios de inversión, administrativos y de fideicomiso a clientes de Regions Bank.

Ni Regions Bank ni Regions Institutional Services (colectivamente, “Regions”) son asesores municipales registrados y no proporcionan asesoramiento a entidades municipales o personas obligadas en relación con productos financieros municipales ni la emisión de valores municipales (lo que incluye estructuras, tiempo, términos o asuntos similares en relación con productos financieros municipales o emisiones de valores municipales) ni se involucran en la solicitud de entidades municipales o personas obligadas para tales servicios. Con respecto a esta presentación y toda otra información, material o comunicación provista por Regions (a) Regions no recomienda una medida a cualquier persona obligada por una entidad municipal, (b) Regions no actúa como asesor de ninguna entidad municipal o persona obligada y no debe cargos fiduciarios según la Sección 15B de la Ley de Intercambio de Valores de 1934 a ninguna entidad municipal o persona obligada con respecto a tal presentación, información, material o comunicación, (c) Regions actúa por su propio interés, y (d) debe discutir esta presentación y cualquier otra información, material o comunicación con todo asesor y experto interno o externo que considere apropiado antes de actuar sobre esta presentación o cualquier otra información.

Los empleados de Regions Asset Management pueden tener posiciones en valores o sus derivados que se mencionan en este informe o en sus cuentas personales. Además, las compañías afiliadas pueden tener posiciones en las compañías mencionadas dentro de sus carteras o estrategias. Las compañías que se mencionan son solo ejemplos que se incluyen únicamente con fines ilustrativos. La mención de dichas compañías no debe interpretarse como una recomendación de comprar, retener o vender posiciones en su cartera de inversiones.

Esta comunicación se brinda solo con fines educativos y de mercadeo general y no se debe interpretar como una recomendación o sugerencia sobre la conveniencia de adquirir, mantener o disponer de una inversión en particular; tampoco se debe interpretar como una sugerencia o indicación de que la inversión en particular o el curso de acción de la inversión descrita en la presente es adecuada para un inversor jubilado específico. Al brindar esta comunicación, Regions no se compromete a brindar asesoramiento imparcial sobre inversiones o en asesorar en su calidad de fiduciario.