No administre el tiempo, intente con la atención.
Anterior

No pierda todo el día luchando constantemente contra el reloj, es una batalla que no ganará. En cambio, decida cuáles son sus prioridades y dedíquese a ellas. 

Sin importar lo que usted haga, el tiempo avanza a su propio ritmo, tic-tac, tic-tac. No hay nada que pueda hacer para modificarlo (a menos que pueda viajar casi a la velocidad de la luz). El tiempo es un gran igualador; avanza a la misma velocidad para todos, ricos o pobres, piloto de aviones o criador de caracoles. No puede fabricar tiempo, no puede reproducirlo, no puede hacer que vaya más lento o hacer que las agujas del reloj vayan en la otra dirección. Tampoco puede intercambiar horas malas por buenas.

Lo que puede administrar, sin embargo, es su atención. La atención es un recurso que todos poseemos. Su atención refleja sus decisiones conscientes sobre las actividades que ocuparán su tiempo. Usted está donde está su atención, no necesariamente donde está su cuerpo.

El primer paso es entender sus prioridades con precisión. Hay una gran diferencia entre administrar su atención para cubrir sus prioridades e ir haciendo las cosas de su lista de quehaceres. Su tendencia natural es hacer lo que es más divertido, conveniente y absolutamente necesario en un momento dado, pero sus verdaderas prioridades pueden no encajar en ninguna de esas categorías. Entonces, pregúntese, "Si solo pudiera lograr una cosa en este momento, ¿cuál sería esa única cosa?" Su respuesta identificará con rapidez su principal prioridad, que es donde debería dirigir su atención.

Dwight D. Eisenhower, el general de la Segunda Guerra Mundial que se convirtió en un popular presidente de los Estados Unidos, usaba lo que hoy se denomina el Método Eisenhower para administrar la atención. Después de identificar las tareas que lo enfrentaban, dibujaba un cuadrado y lo dividía en cuatro cuadrantes. Cada tarea quedaba asignada a cada uno de los cuadrantes, según el cual cada uno de los 4 era el más apropiado: hágalo, no lo haga, deléguelo o hágalo después.

Asegúrese de distinguir entre actividades "urgentes" e "importantes". Las actividades importantes son beneficiosas y deben realizarse, no enseguida, pero oportunamente. Las actividades urgentes dependen del momento, pero no necesariamente son fundamentales para sus mayores objetivos.

A medida que identifica sus prioridades, sea realista sobre las que puede lograr. Sea honesto con usted mismo sobre lo que realmente desea lograr en su vida y su trabajo. ¿Dónde desea invertir su atención? A pesar de que las tareas importantes son sus principales prioridades, la mayoría de las veces estas no parecen ser las más urgentes. No pierda su tiempo pensando que lo que parece urgente es lo que llama su atención en lugar de la meta más importante. El mantra de Eisenhower era "Lo que es importante rara vez es urgente, y lo que es urgente en ocasiones es importante". Las prioridades menos importantes no deberían recibir más atención que las prioridades más importantes.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Artículo proporcionado por Inc

© 2015 Inc

La información, la visión, las opiniones y las posiciones expresadas por el autor/autores y/o incorporadas en el artículo corresponden al autor o al individuo que hizo el comentario y no reflejan necesariamente las políticas, las visiones, las opiniones y la posición de Regions. Regions no garantiza la precisión, integridad, oportunidad, adecuación o validez de la información vertida.

La naturaleza de esta información es general y se brinda solo con fines educativos. La información provista y las declaraciones hechas por los empleados de Regions no deben ser consideradas o interpretadas como consejos contables, financieros, de inversiones, legales o impositivos. Regios recomienda que consulte a un profesional para obtener asesoramiento con respecto a su situación en particular.