¿Qué es el robo de identidad?

Ayuda y preguntas frecuentes

Existen diversos tipos de estafas y modos en los que un delincuente puede utilizar información de la cuenta de manera fraudulenta, normalmente para la toma de control de la cuenta solamente. La toma de control de la cuenta ocurre cuando un estafador obtiene información de la cuenta para cometer fraude en cuentas existentes. La toma de control de la cuenta es muy diferente al robo de identidad.

El robo de identidad ocurre cuando alguien utiliza información de identificación personal, como nombre o número de Seguro Social sin permiso para cometer fraudes u otros delitos, como abrir nuevas cuentas, sacar crédito y/o adquirir bienes o servicios en nombre de la víctima.

El robo de identidad es un delito que puede tener consecuencias emocionales y financieras sustanciales. Actúe inmediatamente para minimizar el daño.

Formas de identificar que se está cometiendo un robo de identidad:

  • Buscar en contenedores/espiar sobre el hombro. Los estafadores hurgan en la basura en busca de facturas u otros papeles que contengan información personal. Además miran sobre el hombro de las personas que se encuentran frente a una computadora o completando documentos con información personal.
  • Phishing. Los estafadores se hacen pasar por instituciones financieras o compañías y envían mensajes no solicitados o emergentes para hacer que las víctimas revelen su información personal.
  • Robo a la antigua. Los estafadores roban billeteras y monederos, estados de cuenta bancarios y resúmenes de tarjetas de crédito, ofertas de créditos preaprobados e información nueva sobre cheques o impuestos. Roban registros de personal o sobornan a los empleados que tienen acceso a ellos.
  • Uso de pretextos. Usan pretextos falsos para obtener información personal sobre usted haciéndose pasar por instituciones financieras, compañías telefónicas y otras fuentes.

¿Qué puedo hacer para protegerme?

Es muy importante que los consumidores tomen medidas para proteger su identidad. A continuación le presentamos las sugerencias más comunes. Sin embargo, es importante investigar todas las alternativas y asegurarse de mantenerse al día con las últimas tendencias.

  • Proteja su número de Seguro Social. No lleve el número de seguro social en una billetera ni escriba el número de seguro social en un cheque.
  • Aproveche las funciones de seguridad de Internet. Las contraseñas y otras características de seguridad agregan capas de protección si se utilizan de manera adecuada. Mantenga software antivirus y barreras de protección (firewalls) en su computadora.
  • Sea cuidadoso con su basura y su correspondencia. Un ladrón puede buscar entre la basura y los cubos de reciclaje para conseguir información personal. Destruya siempre los recibos de gastos, las copias de solicitudes de crédito y la documentación personal.
  • Elija contraseñas complejas. Use contraseñas en sus tarjetas de crédito, cuentas bancarias y cuentas telefónicas. Evite usar informacón fácilmente accesible.
  • Verifique las fuentes antes de compartir información.  No proporcione información personal por teléfono, por correo ni por la Internet a menos que usted haya establecido el contacto y verifique con quién se está comunicando.
  • Proteja su información personal.Los clientes deben proteger su monedero o billetera en todo momento. Mantenga la información personal en un lugar seguro en su casa o mientras viaja.
  • Averigüe sobre el seguro contra robo de identidad. Si bien el seguro no disuade a los ladrones de identidad, puede, en ciertas circunstancias, minimizar las pérdidas si ocurre un robo de identidad.
  • Controle sus actuales cuentas bancarias y de tarjeta de crédito.Busque los cargos que no reconozca.
  • Declare sus impuestos anticipadamente. Haga sus declaraciones ni bien tenga la información tributaria que necesita antes de que un estafador use su número de Seguro Social para obtener un reembolso.

¿Qué puedo hacer si pienso o sé que me han robado la identidad?

Para minimizar el alcance de los daños, debe tomar medidas lo más pronto posible:

  • Contáctese con las compañías y los bancos en los que tiene sus cuentas. Infórmeles que alguien puede estar utilizando su identidad y averigüe si hubo alguna transacción no autorizada. Cierre cuentas para que se rechacen cargos futuros.
  • Haga una denuncia. Haga una denuncia a la policía para que haya un acta oficial del incidente. También puede presentar una reclamación ante la Comisión Federal de Comercio.
  • Contáctese con las compañías de reportes de crédito . Verifique su reporte de crédito con Equifax, Experian y TransUnion para ver si ha habido alguna actividad inesperada o no autorizada. Configure una alerta de fraude gratis por un año en sus reportes de crédito comunicándose con uno de los tres comités crediticios. La compañía con la que se comunicó le avisará a las otras dos. 
  • Considere otra información que pueda correr riesgo. Según la información que se haya sustraído, quizás tenga que comunicarse con otras agencias; por ejemplo, si un ladrón tiene acceso a su número de Seguro Social, comuníquese con la Administración de Seguro Social. Si le han robado su licencia de conducir o la inscripción del auto, comuníquese con el Departamento de Vehículos de Motor.

¿Cómo responde Regions al robo de identidad?

Regions Bank se toma seriamente el robo de identidad. Si cree que la información de su cuenta de Regions Bank puede haberse visto comprometida por un robo de identidad o si no es un cliente de Regions pero se ha abierto una cuenta a su nombre, le ofrecemos un Kit de Regions para Robos de Identidad (en Español) que puede ayudarle a limpiar su registro. Para obtener asistencia, las víctimas pueden llamar a 1‑800‑REGIONS (1-800-734-4667).

Más información en www.regions.com:

Los siguientes sitios dan información y orientación adicional para protegerse contra el robo de identidad:

La información presentada es de índole general. Regions recuerda a sus clientes que deben estar alertas a situaciones que podrían suponer el riesgo de fraude o a la seguridad, y que son responsables de tomar las medidas necesarias para proteger sus sistemas informáticos. La prevención de fraudes exige la permanente revisión de nuestras políticas y prácticas, ya que la amenaza evoluciona a diario. No hay garantía de que se vayan a prevenir las transacciones fraudulentas o de que no se vayan a producir pérdidas financieras relacionadas con estas transacciones.