.
.

Nido vacío

Ahora que su hijo o hijos se han ido a la universidad o por algún otro motivo dejaron el hogar, ya están fuera de su "nómina" y es tiempo de volver a focalizarse en usted.

Concentrarse en la jubilación
Aunque es fácil disfrutar el nuevo tiempo libre — y muy probablemente los gastos más reducidos — para escoger nuevos pasatiempos o finalmente tomar las vacaciones anheladas, también es hora de examinar su presupuesto y concentrarse en sus ahorros de jubilación. 

Si ha contribuído poco o nada para su jubilación, ahora es cuando debe comenzar. Verifique posibles beneficios de su empleador, como un plan de inversión 401(k) con equivalencias corporativas. Si su empleador no le ofrece beneficios de jubilación, sería conveniente consultar con un planificador financiero para saber más sobre las cuentas IRA y otras oportunidades de inversión y así ponerse al día con sus ahorros.

Si usted ha contribuído regularmente con un plan de jubilación, ahora que se han ido los hijos, probablemente haya más dinero disponible en su presupuesto diario. Basándose en sus expectativas de ingresos durante la jubilación, evalúe su total actual y vea cuánto de sus nuevos ahorros pueden destinarse a los ahorros de jubilación. Deberá maximizar los aportes jubilatorios de sus empleadores, particularmente si tienen un programa de contribuciones equivalentes. Los expertos clculan que usted necesitará alrededor del 80 por ciento de su ingreso anual durante la jubilación, ¡pero nunca es malo tener de más!

Perfeccione su plan
Siéntese y diseñe planes y objetivos más concretos para la jubilación, como:

  • ¿A qué edad piensa dejar de trabajar?
  • ¿Dónde quiere vivir?
  • ¿Quiere trabajar durante su jubilación?

Considere si este es un buen momento para mudarse a una casa más pequeña. Tal vez no tenga que mudarse al lugar donde quiere estar como jubilado, pero mudarse a un lugar diferente puede ser una decisión financiera sabia que lo ayude a destinar más dinero a sus ahorros.

También es importante cancelar cualquier deuda pendiente. Si todavía tiene una hipoteca, un saldo de tarjetas de crédito, préstamos de automóviles o algún prestamo estudiantil pendiente, debe afrontarlos con dinero extra que no está destinado a su jubilación.

Asimismo, éste puede ser un periodo en el que tenga que asumir el cuidado de sus padres, así que revise su presupuesto y hable con ellos de sus planes futuros. También deberá considerar un seguro de atención a largo plazo para protegerse de situaciones inesperadas.

Igualmente, asegúrese de tener el seguro de vida y por discapacidad adecuado que lo proteja a usted y a su pareja.

Para más información sobre planificación de jubilaciones, visite nuestro Centro de planes de jubilación.