.
.

Comenzar

Ya sea que usted haya conseguido su primer trabajo o esté preparándose para ir a la universidad, hacerse cargo de sus propias finanzas es una gran responsabilidad. Pero con los pasos correctos, puede lograr el éxito financiero.

Comience haciendo un presupuesto
Si está trabajando por primera vez, tal vez ya tenga pensado varias maneras de gastar su dinero. Pero antes de empezar a desembolsar el dinero que tanto le costó ganar, es importante establecer algunas reglas para que lo aproveche al máximo.

Incluso si se está yendo a la universidad, las reglas básicas para gastar — por ejemplo, hacer un presupuesto mensual — lo ayudará a mantenerse en el camino correcto. Si piensa trabajar mientras va a la universidad, esto puede ayudarlo a saber cuánto puede estirar esos dólares. Es un desafío administrar su tiempo y su dinero de manera inteligente, pero es posible.

Elegir su primer banco
Su primer paso financiero como adulto es encontrar un banco. El banco debe ser más que sólo un lugar para extraer dinero de un cajero automático. Debe ser un lugar donde usted pueda desarrollar relaciones con profesionales financieros.

Puede que no parezca importante, pero conocer al gerente, los servicios y políticas del banco lo ayudarán a utilizar todo lo éste ofrece. Establecer una relación con su banco le dará la confianza de que sus dólares están en el lugar correcto y ayudarlo cuando llegue el momento de hacer una gran compra.

Para quienes vayan a la universidad, vean si existe en el campus una sucursal del banco que usan en casa o que usan sus padres. Esto puede facilitar los depósitos y retiros, especialmente al evitar los cargos de los cajeros automáticos. Si no hay una sucursal de su banco anterior, es una buena idea abrir sus propias cuentas de cheques y ahorros.

Si trabaja, busque un banco que tenga sucursales o cajeros automáticos en su trabajo, donde vive y en otros lugares que frecuente. Esto le permitirá tener acceso a su dinero con facilidad sin tener que hacer viajes especiales.

Cuentas de ahorros y de cheques
Como mínimo usted deber abrir una cuenta de cheques y una de ahorros. Si su empleador le ofrece depósitos directos, el dinero irá directamente a su cuenta de cheques, ahorrándole un viaje al banco el día de pago. A veces, usar el depósito directo también puede ayudarlo a evitar los cargos de mantenimiento de la cuenta.

A pesar de que en este momento su cheque de sueldo o la ayuda de sus padres sea pequeña, tomar el hábito de depositar el dinero en una cuenta de ahorros ahora puede ser de gran ayuda para el futuro. Los intereses recibidos sobre el dinero ahorrado suman dólares a lo que tiene guardado, es decir que cobrará por hacer lo correcto.

online banking también puede ayudarlo a tener un seguimiento de su dinero y saber cuánto tiene en su cuenta en cualquier momento. Eso lo ayudará a evitar sobregirar su cuenta gastando más de lo que ha depositado. Además, los pagos de cuentas en línea se han convertido en algo común en muchas cuentas. Eso puede ayudarlo a ahorrar dinero en cheques, tener un fácil seguimiento de sus facturas y hacer pagos rápidamente.

Haciendo historia. Historial crediticio.
Éste es un buen momento para comenzar a crear un buen historial crediticio. Abrir una cuenta de tarjeta de crédito, usarla para comprar productos y luego pagarlos mensualmente puede darle una base de crédito para obtener una hipoteca o un préstamo para un auto en el futuro.

Utilice el crédito con cuidado y asegúrese de no comprar más de lo que podrá pagar. Esta etapa de la vida puede incluir alquilar su propio apartamento y un buen crédito es una cualidad atractiva para los arrendadores y las compañías de administración.

Si está en la universidad, en las primeras semanas se presentan muchas compañías de tarjetas de crédito ofreciendo regalos gratis para que se inscriba en su servicio. A pesar de que puede ser bueno empezar a establecer un sólido historial de crédito, debe ser cauteloso sobre la cantidad de tarjetas que pueda recibir. Conozca los términos de la tarjeta, como la tasa de interés, límite de crédito, ciclos de pago y si hay cargos anuales.

Si está sacando préstamos para pagar la universidad, asegúrese de hablar con la oficina de ayuda financiera o su prestamista para comprender totalmente los términos del préstamo, el plan de amortización después de su graduación y cómo funciona la tasa de interés.

Cualquiera sea su situación, en esta etapa de la vida crear buenos hábitos de gastos, pagar las facturas a tiempo, diseñar presupuestos, ahorrar y planificar para el futuro a la larga lo ayudarán.