.
.

Novedades

A medida que se establece en su profesión, probablemente también lo esté haciendo en su vida personal. Es un momento divertido y emocionante, pero los grandes cambios de la vida, como el matrimonio y el nacimiento de los hijos, también implican sus propias decisiones financieras.

Planificación de boda
Antes de casarse, es importante establecer un presupuesto para la boda. Averigüar qué familiares contribuirán, en caso de que lo hagan, con los costos de la celebración o si usted y su futuro cónyuge pagarán por su propia fiesta.

Así como con otras compras grandes, es importante establecer las prioridades en los gastos y sólo planear el tipo de evento que pueda pagar. Pagar deudas de bodas durante los primeros años de matrimonio no es manera de empezar una nueva vida juntos.

El matrimonio como sociedad financiera
También antes de decir "sí, quiero", tenga una conversación con su esposa acerca del dinero. ¿Cómo lo administrarán? ¿Quién pagará las deudas? ¿Juntarán los ingresos o tendrán cuentas separadas? Son decisiones personales y no hay dos parejas que se parezcan cuando se trata de manejar las finanzas familiares. 

El matrimonio también es un buen momento para tomar en serio los ahorros. Para preparar a su familia ante emergencias o grandes eventos, como pérdidas de trabajo, intente ahorrar lo suficiente para cubrir al menos tres meses de gastos.

Casas, autos y otras adquisiciones importantes
Un aspecto de la administración del dinero, que se aplica aún si no está casado, es cómo planificar compras grandes como un auto o una casa.

Hay muchas opciones de financiamiento para ese tipo de cosas. ¿Prefiere sacar un préstamo para cubrir todo el costo o puede ahorrar para un pago inicial? ¿Qué tipo de hipoteca es ideal para su situación? (Conozca sobre estas opciones de préstamos y más en la sección de productos de préstamos.)

¿Tendrán una cuenta de ahorro separada sólo para viajar o para otro plan de largo plazo? Hable con su banco sobre las opciones de cuentas y sobre cómo puede mover dinero de una cuenta a otra. Hay opciones además de las cuentas de ahorro tradicionales que tienen tasas de interés más altas que hacen que su dinero funcione.

Agrandar la familia
Si desea formar una familia, descubrirá que los gastos de un bebé van más allá de sólo los pañales.

Averigüe los costos de guarderías y de cuidado de los niños en caso de que los dos padres decidan seguir trabajando después del nacimiento del bebé. Si un padre decide quedarse en casa, es importante ajustar las contribuciones a los ahorros de jubilación para seguir destinando dinero para los dos padres. 

Los ahorros para la universidad son otro factor que debe considerarse. Un plan de ahorros 529 lo ayudará a empezar a ahorrar para la matrícula antes de que su bebé pueda caminar.

Prepararse para lo peor
Para protegerse, y a su familia en crecimiento, es importante asegurarse de que tiene el seguro de vida adecuado, cobertura del auto y seguro de la vivienda en caso de emergencias extremas. Además del seguro de vida, el seguro por discapacidad a largo plazo también puede protegerlo en caso de no poder seguir trabajando.

Por último, también es importante consultar con un abogado para hacer un testamento. Esto puede protegerlo a usted y sus activos de quedar preso de un limbo legal, y le brinda la posibilidad de dejar exactamente claro qué quiere que ocurra en caso de muerte.