.
.

Hipotecas

Comprar una casa o una propiedad puede ser la decisión financiera más importante que haya tomado. ¿La buena noticia? No está solo. Más de 45 millones de residentes de Estados Unidos tienen una hipoteca de algún tipo. La clave es asegurar que la hipoteca elegida es la adecuada para usted.

Una hipoteca es un documento legal que detalla un contrato de préstamo entre un prestatario y un prestamista. El prestamista debe comprobar que usted, como prestatario, pueda y podrá devolver el préstamo.

Las hipotecas requieren pagos programados. Estos pagos tienen ciertas características clave:

  • Interés —Consideración en la forma del dinero pagado, generalmente expresado como porcentaje anual.
  • Impuestos y otros costos — Impuestos a la propiedad, seguros de viviendas, seguro contra inundaciones (si se requiere) y primas de seguro de hipotecas pueden estar incluidos en los pagos de hipotecas, según el tipo de préstamo.

¿De cuánto será su pago? Depende del tamaño y el término del préstamo. Extender una hipoteca por más tiempo — 30 años, por ejemplo — puede reducir los pagos mensuales. Pero con el tiempo, probablemente termine pagando más intereses que si hubiera elegido financiar la hipoteca en 15 años.

A pesar de que existen diferentes tipos de hipotecas, todas tendrán una tasa de interés fija que nunca cambia o una tasa ajustable que puede subir y bajar según un índice económico particular.

Para determinar qué préstamo le conviene según sus circunstancias, un banco contemplará diferentes factores. Estos pueden incluir su puntaje de crédito, ingresos, activos y deudas.

Existe una gran variedad de productos y opciones de préstamos.

Conozca más sobre cómo funcionan las hipotecas y cuál sería la indicada para usted.