Cómo presupuestar al obtener su primer empleo
Anterior

Cuando comienza su primer empleo, puede ser difícil saber cómo presupuestar su dinero. Desde ropa nueva hasta aparatos tecnológicos, hay mucho en lo que puede gastar el dinero que ganó con tanto esfuerzo.

Aquí presentamos cuatro consejos para ayudarlo a separar lo que desea de lo que necesita y poder programarse para el éxito financiero.

1. Establezca un presupuesto

  • Comience por sus facturas mensuales fijas, como el alquiler, el pago de su auto, el préstamo estudiantil, el seguro de arrendatario y el seguro de su auto, los servicios públicos, el teléfono, Internet y los pagos de su tarjeta de crédito.
  • Agregue los gastos mensuales variables, incluso los costos de almacén, ropa, cortes de cabellos, entretenimiento y regalos. Estas son las áreas en donde puede reducir sus gastos en caso de ser necesario. Utilice nuestro Flujo de efectivo del hogar para poder contabilizar y sumar todos sus gastos.
  • Reste todo el dinero que gasta del pago total para determinar su ingreso discrecional y luego decida qué parte del mismo desea ahorrar todos los meses. Si el monto total no le permite ahorrar lo que quisiera, revise sus gastos variables para ver dónde puede reducirlos.
  • Una vez que haya fijado su objetivo de ahorros mensual, incluya dicho monto en su presupuesto para las facturas mensuales y analice la posibilidad de establecer la transferencia automática a su cuenta de ahorros. Esto le permitirá evitar utilizar sus ahorros para las compras impulsivas.

2. Cree un plan de emergencias

Establecer un fondo de ahorros desde el principio le otorgará los recursos que necesitará para realizar una compra importante llegado el momento. También lo ayudará a resistir las tormentas financieras inesperadas.

Un despido, un accidente de tránsito o un teléfono celular roto puede afectar sus ingresos y generar más gastos de lo presupuestado. Ahorrar algo de dinero en los buenos tiempos puede ayudarlo a evitar el uso de tarjetas de crédito y la generación de deudas cuando las cosas se ponen difíciles.

Finalmente, usted debe ahorrar el equivalente de tres a seis meses de gastos cotidianos. Una vez que haya alcanzado este objetivo, haga lo posible por olvidarse de ese dinero. Tenga en cuenta la opción de pasarlo a una cuenta que no esté asociada con su cuenta de cheques. Al tenerlo separado, será más difícil transferir dinero para las compras innecesarias con solo pulsar un botón.

3. Limite su deuda

Si bien utilizar y pagar su tarjeta de crédito con regularidad puede ayudarlo a crear crédito, es una medida inteligente evitar realizar compras que no puede pagar de inmediato. Si ya tiene una deuda correspondiente a una tarjeta de crédito con una alta tasa de interés, destine una parte importante del dinero presupuestado para los ahorros a sus saldos pendientes. Siempre es importante disponer de un fondo de emergencias, pero pagar la deuda de intereses altos también es prioritario.

El período de gracia antes de que deba comenzar a saldar sus préstamos estudiantiles es un buen momento para reducir la deuda de sus tarjetas de crédito o ahorrar todo lo que pueda. Si presupuesta su dinero desde el principio, no sentirá que su sueldo se esfuma cuando comienzan a llegar las facturas.

4. Ahorre para la jubilación

Si su compañía le ofrece un plan 401(k) de ahorros para la jubilación, inscríbase cuanto antes. De no ser así, la tradicional cuenta de jubilación individual (IRA) o Roth pueden ser una buena opción para usted. Cuanto antes comience a ahorrar, más crecerán sus inversiones y mayor será la cantidad de dinero que potencialmente obtenga con el paso de los años. Las contribuciones se descuentan de su sueldo, pero si usted retrasa la inscripción y se acostumbra al sueldo completo, después puede ser más difícil redistribuir su dinero en un fondo para jubilación. Si no puede contribuir mucho al principio, comience con poco: evalúe una contribución del 1 por ciento o el monto mínimo para recibir la mejor contribución igualada de su empleador y luego evalúe su presupuesto regularmente para asegurarse de que está separando todo el dinero que pueda para el futuro. Por ejemplo, cada vez que recibe un aumento, destine una parte del incremento a su fondo para la jubilación.

No importa cuán cuidadoso sea, sus finanzas pueden descarrilarse cada tanto. Pero si crea un presupuesto al que pueda apegarse (y si realiza los ajustes necesarios cuando cambien las cosas), desarrollará hábitos financieros inteligentes que le traerán beneficios en los años venideros.

Abrir una cuenta de cheques en línea hoy. ¿Necesita ayuda para decidirse? Podemos ayudarlo a encontrar la cuenta apropiada para usted.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.