Administrar las responsabilidades de los cuidadores
Anterior

En los Estados Unidos, más de 40 millones de adultos brindan cuidados no remunerados a otros adultos o a niños cada año. Estos cuidadores proporcionan una amplia variedad de asistencia, desde cuidar a los familiares enfermos o ancianos, hasta asistir a los niños o adultos con necesidades especiales.

Brindar cuidados a quienes los necesitan puede ser una experiencia gratificante, dado que le permite la posibilidad de desarrollar una conexión más intensa con un ser querido. Aunque también puede ser estresante y cansador desde el punto de vista físico. Muchos cuidadores informan que no sólo padecen estrés emocional sino que también afrontan preocupaciones financieras. Gail Hunt, presidente y director ejecutivo de la Alianza Nacional de Cuidadores, sugiere diversas formas en las que usted puede administrar sus responsabilidades como cuidador.

Planifique con anticipación

"La cuestión n.º 1 es planificar con anticipación de ser posible", recomienda Hunt. Si tiene un hijo o familiar con alguna discapacidad o con necesidades especiales, es importante evaluar planes a largo plazo para garantizar que su ser querido reciba cuidados. Además, muchos de los receptores de estos cuidados son familiares ancianos, por lo que es probable que deba brindarle cuidados a un padre, abuelo u otro familiar a lo largo de la vida.

Hunt sugiere dialogar con los familiares sobre sus finanzas y sus planes de asistencia, si tienen un seguro para cuidados a largo plazo o dinero ahorrado para la asistencia a adultos mayores, así como también dónde quieren vivir. Averigüe si quieren vivir con usted, en una residencia asistida o de modo independiente. Incluya a los miembros de la familia para que todos tengan idea de quiénes pueden estar disponibles para ayudar con las responsabilidades de cuidado, las potenciales necesidades de asistencia y el costo estimado. Las familias que planifican con anticipación también deben averiguar sobre el seguro de cuidados a largo plazo.

Entienda qué se involucra en su situación de cuidados para otras personas

Hunt hace énfasis en que la experiencia de asistencia de cada persona es diferente y puede verse influenciada por diversos factores:

  • ¿A quién está cuidando? Si la asistencia es para un familiar anciano, sus responsabilidades pueden aumentar y cambiar a lo largo del tiempo. Si cuida a alguien que padece cáncer o una enfermedad a corto plazo, es posible que sus responsabilidades disminuyan después del tratamiento médico. Si asiste a un niño o adulto con necesidades especiales, quizás deba brindarle cuidados durante toda la vida, los cuales pueden aumentar o ser constantes con el correr de los años.
  • ¿Qué tipo de cuidados se necesitan? Algunas personas pueden requerir asistencia en la administración de finanzas, transporte, quehaceres del hogar y elaboración de alimentos. También puede que deba ayudarlos en sus actividades de la vida cotidiana, como bañarse, alimentarse e ingerir medicamentos. Para el tipo de asistencia que requiere tratamientos de salud especializados, es posible que necesite acceder a capacitaciones o guías proporcionadas por el centro médico del beneficiario.
  • ¿Dónde vive con respecto a la persona a quien brinda cuidados? Evalúe si necesitará viajar para brindarle asistencia o pagarle a otra persona para que haga lo que usted no puede. El beneficiario de la asistencia puede mudarse a su hogar o a una residencia asistida cercana a su hogar para garantizar que reciba los cuidados apropiados.
  • ¿Cuáles son sus otras responsabilidades y de qué modo brindar cuidados para otras personas afecta sus roles en el trabajo y en el hogar? La mayoría de los cuidadores deben adaptar sus cronogramas laborales: llegan más tarde, se retiran más temprano o se toman más licencias, dice Hunt. Algunas personas incluso dejan sus empleos para cuidar a otra persona, agrega. Como cuidador, usted deberá sopesar sus decisiones profesionales mientras equilibra sus responsabilidades como cuidadores. La decisión que tome puede afectar su planes de jubilación, ahorros de cuidado a largo plazo, así como también las oportunidades de progresar profesionalmente y aumentar su salario a lo largo del tiempo.

Pida ayuda

Si se siente sobrepasado por sus responsabilidades, no tema pedir ayuda. Cuando cuida a un miembro de la familia, también debe recordar cuán importante es el autocuidado. Sus familiares y amigos pueden ayudarlo a quitarse parte de la carga. Descubrirá que tendrá más energía para ayudar a la persona a quien cuida cuando usted esté bien descansado.

Si bien no hay mucha ayuda financiera disponible para los cuidadores, lo cierto es que puede acudir a otro recursos para recibir ayuda, dice Hunt. Algunas asociaciones de enfermedades específicas o centros gubernamentales, como el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., brindan información, recursos y grupos de apoyo. Si usted está brindando cuidados a un adulto mayor, puede conocer sobre los servicios disponibles en su agencia de área local sobre el cuidado de las personas mayores.

Dado que gran parte del cuidado a largo plazo en los Estados Unidos recae sobre la familia, asumir esa responsabilidad es más simple si es compartida.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

La naturaleza de esta información es general y la misma se brinda únicamente para fines informativos. Regions no hace declaración alguna respecto de la exactitud, integridad, puntualidad, idoneidad o validez de ninguna información presentada. La información proporcionada no debería ser interpretada ni se debería confiar en ella como asesoramiento contable, de inversiones, legal o de impuestos, o planeamiento financiero. Regions lo alienta a consultar a un profesional para recibir el asesoramiento adecuado para su situación específica. Regions no respalda ni garantiza ninguno de los sitios web o compañías a los que se hace referencia en este artículo que no sean propiedad de Regions.