Deuda estudiantil: ¿su hijo debe tenerla?
Anterior

Cuando su hijo se prepara para asistir a la universidad, la cantidad de dinero involucrado y las formas de financiar ese gasto pueden resultar abrumadores. Incluso si su hijo califica para recibir una beca y le otorgan dinero, evalúe los préstamos estudiantiles para cubrir las brechas en los costos.

Aquí le mostramos algunas cuestiones a tener en cuenta al evaluar las opciones de préstamos estudiantiles.

Pida un préstamo con sensatez

Desarrolle un plan para financiar la educación de su hijo con bastante anticipación. Un plan sólido puede ayudarlo a preparar a su familia para pagar los costos de la educación superior y minimizar la deuda de su hijo. Si ha ahorrado el dinero suficiente con un plan 529 u otro plan de ahorros universitarios, o si su hijo planea trabajar para pagar la universidad, es posible que logre acceder a la educación sin acumular deudas. Pero para muchas familias, los préstamos estudiantiles son inevitables.

Priorice las opciones de financiación. Karie Bedford, gerente de relaciones en Sallie Mae® sugiere un enfoque "1-2-3":

  1. Optimice las opciones que no necesitan ser devueltas.
  2. Explore préstamos estudiantiles federales.
  3. Evalúe la posibilidad de un préstamo estudiantil privado con responsabilidad.

Pida prestado únicamente el dinero necesario para cubrir la matrícula. "Para aquellos que sí solicitan préstamos, es importante que lo hagan de modo responsable", dice Bedford. "Esto significa que los préstamos son para financiar la educación, no necesariamente un estilo de vida".

Construir un historial crediticio

"Es importante que pague sus cuentas a tiempo", dice Bedford. Saldar un préstamo estudiantil implica una responsabilidad importante, aunque también es una oportunidad para que su hijo pueda construir su propio historial crediticio. Desarrollar un historial crediticio con hábitos de pago responsables y una sólida calificación crediticia puede permitirles a los estudiantes asegurar su primer arrendamiento de apartamento o préstamo para auto.

Además, es importante que los estudiantes tengan un plan de cancelación de deuda antes de graduarse, según Bedford: "si realiza pagos a término de manera consistente, ese historial crediticio puede tener un impacto positivo sobre su calificación de crédito".

Impacto sobre el poder de compra

Dependiendo del tamaño y los términos del préstamo, el pago mensual mínimo puede limitar los gastos y ahorros de un graduado. Después de su graduación, el adulto con deuda tendrá menos ingresos discrecionales que aquel sin deuda, lo que dificulta la posibilidad de ahorrar dinero para el pago inicial de una vivienda o incluso tener el dinero para un apartamento. Es posible que esa persona sea un hijo búmeran, que regrese al hogar para ayudar a compensar el costo de los pagos del préstamo estudiantil u otras facturas mensuales. Tener un préstamo estudiantil también puede afectar su capacidad de obtener otro crédito al tener menos ingresos disponibles después de pagar todos los otros gastos.

Cancelación del préstamo

Efectuar los pagos de un préstamo estudiantil cuando aún está en la universidad o el préstamo está aplazado puede reducir la deuda pendiente general que tendrá después de graduarse. Además, cualquier préstamo federal privado o no subvencionado puede acumular intereses mientras su hijo continúa en la universidad, por lo que puede ser beneficioso pagar al menos el interés mientras los préstamos están aplazados para que no se sumen al monto total. Es muy importante comprender todos los términos del préstamo y prestarle particular atención a las fechas de vencimiento de pago, el modo en que se aplican los pagos y si se cobran costos o cargos adicionales.

Normalmente, los estudiantes tienen un período de gracia de seis meses después de graduarse antes de que los pagos del préstamo estudiantil se conviertan en un gasto mensual. La duración de tiempo que lleve cancelar un préstamo dependerá de cuánta deuda haya contraído el estudiante cuando estaba en la universidad, los términos del préstamo y la capacidad del estudiante para realizar pagos adicionales.

Cuando decida si su hijo debería incurrir en una deuda estudiantil o no, evalúe su capacidad financiera y el futuro de su hijo. Hay muchas formas de administrar la deuda estudiantil sin postergar las decisiones importantes de la vida

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.

Regions Bank seleccionó a Sallie Mae como su proveedor de préstamos estudiantiles y es recompensado por referir a los clientes de préstamos estudiantiles a Sallie Mae. Recomendamos a los estudiantes y a sus familias que complementen sus ahorros obteniendo información sobre subsidios, becas y préstamos estudiantiles tanto federales como estatales, y que consideren los pagos mensuales anticipados sobre el total del préstamo estudiantil y los gastos futuros previstos antes de considerar la posibilidad de un préstamo para la educación privada.