¿Tiene su hijo suficiente sentido financiero para la universidad?
Anterior

La frase "prepararse para la universidad" normalmente se refiere al aspecto académico pero es igual de importante saber si su hijo de edad universitaria se encuentra preparado también en el aspecto financiero. Aquí le presentamos una prueba rápida para ayudarlo a conocer dónde su hijo todavía puede necesitar algunas enseñanzas:

Para muchos estudiantes, el problema surge por no haber entendido cómo las horas de crédito se relacionan con el costo de la universidad.

1. ¿Su hijo conoce realmente cuánto costará su vida universitaria?

Ayudar a cubrir los gastos universitarios de su hijo no significa necesariamente que usted deba asumir los gastos totales. De hecho, si le oculta a sus hijos los costos de matrículas, cuotas, libros de texto, entre otros, puede evitar que sean adultos sagaces en términos financieros cuando crezcan.

Antes de que su hijo comience el primer año, tómese el tiempo de recorrer junto a él todos los gastos que generará, desde las facturas mensuales del teléfono hasta las primas de su seguro de auto. Analicen qué gastos deberán correr por cuenta de los estudiantes y cuáles serán "subsidiados" por la familia. Esto hará que el estudiante trate el dinero con mayor seriedad y se prepare de la mejor manera posible para la vida adulta.

2. ¿Su hijo sabe cómo crear y seguir un presupuesto diario?

El estudiante que siga un presupuesto diario finalizará la universidad en la mejor situación financiera posible. La creación de un presupuesto en torno a los ingresos del estudiante, ya sea que el dinero viene de un trabajo de medio tiempo o de la ayuda paterna, ayuda al estudiante a comprender la necesidad de priorizar los gastos y de crear un balance entre la diversión y el ahorro.

Obtenga más información en nuestro artículo acerca de cómo crear un presupuesto diario para la vida universitaria.

3. ¿Su hijo comprende las consecuencias de las deudas de tarjetas de crédito y los cargos por sobregiros?

La universidad puede hacer reaccionar abruptamente a muchos jóvenes sobre el hecho de que las tarjetas de crédito y débito no son fuentes inagotables de dinero fácil. La simplicidad de uso y la abundancia de gastos universitarios puede producir aumento excesivo de deudas impagas y, probablemente, hacerlo incurrir en cargos por sobregiros.

Siéntese junto a su hijo antes de que vaya a la universidad y repase todas las tarjetas de crédito y débito que tendrán disponibles. ¿En qué momento deben utilizarse estas tarjetas? ¿Cómo y cuándo deben saldarse las tarjetas de crédito? ¿Cuáles son las penalizaciones si se pasa por alto un pago o si se sobregira una cuenta?

Recuerde que la Ley de Tarjetas de Créditos de 2009 requiere un consignatario en tarjetas de crédito emitidas para personas menores de 21 años, que no tengan la habilidad independiente de saldar los cargos por tarjeta de crédito. Si su hijo estudiante utiliza una tarjeta de crédito a su nombre o para la que fue consignatario, asegúrese de crear, monitorear y hacer cumplir las restricciones sobre el uso de la tarjeta.

4. ¿Su hijo conoce los costos relacionados con el hospedaje fuera del campus?

Los contratos de alquiler de departamentos suelen ser documentos muy complejos, y muchos estudiantes pueden verse tentados de simplemente firmar en la línea de puntos y terminar con el trámite. Ofrezca analizar detalladamente un alquiler con su hijo antes de firmar. Ayúdelo a comprender los cargos por retraso, los depósitos de seguridad y los costos de servicios públicos que tendrá a cargo. Además, incentive a su hijo a buscar los mejores términos de alquiler y no necesariamente las mejores tasas mensuales.

Si su hijo tiene un compañero de cuarto, es también importante crear sobre la marcha un acuerdo definido para compartir y pagar las facturas de servicios públicos y el alquiler.

5. ¿Su hijo conoce las consecuencias de saltar, reprobar o abandonar una clase?

Todo lo que retrase su graduación puede implicar miles de dólares en el costo universitario. Para conocer este problema con mayor profundidad, consulte nuestro artículo acerca de los costos relacionados con saltar, dejar o reprobar una clase.

6. ¿Su hijo estudiante sabe cómo evitar el robo de identidad?

Los estudiantes deben aprender a guardar sus billeteras y monederos en lugares seguros bajo llave, utilizar contraseñas seguras y cerrar sesión en todas las computadoras después de ingresar a sus cuentas de correo electrónico, sociales y financieras, especialmente en los laboratorios informáticos compartidos. Sus smartphones, laptops y tabletas también deben tener activada la función de borrado remoto en caso de robo.

Más allá del aspecto tecnológico, invierta tiempo en educar a su hijo sobre los aspectos básicos de la seguridad financiera, incluso la destrucción de documentos financieros personales, la firma de tarjetas de crédito y débito y el control de todas las cuentas financieras por actividades sospechosas.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.