Cómo elegir los servicios de nube adecuados
Anterior

Con la rápida proliferación de los servicios en nube, se hace difícil saber cuáles de ellos se adaptan mejor a las necesidades de su compañía. Aquí le explicamos los diferentes tipos de nubes para ayudarlo a tomar la mejor decisión.

Si el tema de la informática en nube lo confunde un poco, usted no es el único. Hay innumerables campañas publicitarias que venden soluciones en nube ambiguas y montones de informes de analistas que nos cuentan qué editores del software le sacan ventaja a su competencia. Se hace difícil para quienes estamos en la industria de servicios tecnológicos estar al tanto de todos los rumores, ni hablemos de los propietarios de otros tipos de negocios. Pero ya sea que esté listo o no, su negocio inevitablemente se verá afectado por la nube, así que comprender sus opciones es solo una parte de la batalla. Obviemos los términos técnicos y clarifiquemos parte de la confusión.

Conocimiento de los diferentes tipos de nubes

En los "años tecnológicos", la nube ha estado acechando por mucho tiempo. Volvamos a finales de la década de 1990, cuando Marc Benioff le encomendó a Salesforce la misión de "finalizar el software" al vender su solución para la gestión de relaciones con clientes por Internet. Su modelo de Software como Servicio (SaaS) revolucionó la industria, y casi 20 años más tarde, su mensaje de ahorros en costos y mayor agilidad continúa teniendo gran resonancia. Eso también es la raíz de la confusión, porque ahora el mercado está saturado con diferentes tipos de servicios en nube. Pero en la actualidad, seguimos usando una palabra para describir el concepto inicial de hace dos décadas.

Comencemos por el hecho de que las aplicaciones comerciales de la nube normalmente son conocidas como SaaS. Uno también puede comprar la infraestructura que soporta dichas aplicaciones en la nube, que normalmente se denomina "IaaS" (Infraestructura como Servicio). Dos ejemplos de IaaS son Windows Azure de Microsoft (que próximamente se llamará Microsoft Azure y Amazon Web Services (AWS). Tanto SaaS como IaaS pueden brindarse desde una nube pública, privada o híbrida. Entonces, ¿cómo saber cuál es la nube ideal para usted?

La nube pública: bajo costo

En una nube pública, usted comparte el software de aplicación comercial, hardware, centro de datos y el sistema operativo con todos los otros usuarios. Por lo tanto, es una opción de bajo costo. Se aprovecha la infraestructura del proveedor y los mejores procesos del mercado, lo que disminuye su gasto de capital y alivia la presión sobre su departamento de informática. Amazon, Google, Microsoft, Salesforce y otros han utilizado el concepto de nube pública para darles a las compañías más pequeñas una ventaja competitiva por medio del acceso directo y asequible a los software y servicios líderes del mercado, que de otra forma sería imposible obtener.

La nube privada: mejor rendimiento, seguridad y flexibilidad

El modelo de nube pública puede tener múltiples beneficios comerciales, pero la desventaja son los potenciales riesgos de seguridad y rendimiento. En una nube privada, el único componente compartido es la infraestructura del proveedor. Las aplicaciones comerciales de la compañía y la base de datos se almacenan en su propia capa virtual, creando esencialmente una burbuja protectora en torno a sus datos. La capa virtual es un software que permite que la aplicación utilice un hardware compartido y esté protegida.

Cuando una aplicación se cae en la nube pública, normalmente todos los clientes que la estén usando también experimentarán esa interrupción del servicio. En una nube privada, si la aplicación de un cliente se cae, eso no afecta al resto de los usuarios. Además, en una nube privada, cada cliente tiene su propio modelo de seguridad particular, lo que permite un acceso más restringido a los datos y aplicaciones confidenciales.

Es por eso que el mercado de nubes privadas está explotando. Si bien las nubes privadas tienen un costo mayor, cada vez son más los negocios que las están seleccionando para albergar y administrar sus cargas de trabajo más importantes e información confidencial, como informes financieros, datos regulados y propiedad intelectual que podrían causar estragos si se filtraran. Las organizaciones también tienen la posibilidad de personalizar e integrar el software, lo que hace que el modelo de nube privado sea más atractivo para las compañías que necesitan mayor flexibilidad.

El modelo híbrido: lo mejor de ambos mundos

Hay un gran debate en torno a los proveedores de nube pública y privada, y por cada ventaja que cada una de ellas ofrece, existe un contrapunto. Mi experiencia es que la aplicación en sí misma es lo que termina dictaminando dónde debería residir, dependiendo de las necesidades de la organización, lo que significa que las nubes públicas y privadas pueden coexistir en un modelo híbrido. Según las 10 Tendencias Principales de Estrategia Tecnológica de Gartner para 2014, "las empresas deben diseñar servicios de nube privada con un futuro híbrido en mente y garantizar que sea posible la integración/interoperabilidad a futuro".

¿Cuál es la idea principal? Las organizaciones necesitan buscar proveedores y socios tecnológicos que los ayuden a desarrollar un modelo híbrido que les permita aprovechar lo mejor de las nubes públicas y privadas, así como de las aplicaciones heredadas desarrolladas tradicionalmente por su propio hardware específico (dentro de las empresas) que no se traduce a la nube. La decisión sobre qué aplicación reside en qué lugar debe depender de los recursos informáticos existentes de la compañía, sus requisitos de cumplimiento industriales o individuales, y de sus planes futuros. Ya estamos viendo cómo los grandes editores de software construyen herramientas para integrar las aplicaciones en múltiples nubes y dentro de las premisas.

¿Por qué debe prestarle atención a todo esto?

Volvamos al tema de que estamos siendo bombardeados con campañas publicitarias sobre la nube y artículos acerca del futuro de la tecnología. ¿Por qué estas grandes compañías de software se están dirigiendo a usted, el propietario del negocio? Dicho de forma sencilla, optar por la nube, así como determinar qué tipo(s) es el adecuado para su organización, es más una decisión comercial que una función de informática. Y lo más probable es que sea usted quien tome la decisión más temprano que tarde. Los números hablan por sí solos: el IDC predice un incremento del 25 por ciento en el gasto en nube (software, servicios e infraestructura) para este año, llegando a más de $100 mil millones.

La nube les da la posibilidad a empresarios y ejecutivos de tomar el control respecto de cómo y cuándo consumir datos. En lugar de comprar hardware o paquetes completos de productos que posiblemente no se usen, escogemos y elegimos los procesos que funcionan mejor en nuestros casos. Es abrumadora la cantidad de proveedores, editores de software y opciones de implementación que hay en el mercado. Pero tener un conocimiento básico de los diferentes tipos de modelos de nubes disponibles le permitirá realizar las preguntas adecuadas y elegir la opción adecuada para su negocio.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Artículo proporcionado por Inc

© 2015 Inc

La información, la visión, las opiniones y las posiciones expresadas por el autor/autores y/o incorporadas en el artículo corresponden al autor o al individuo que hizo el comentario y no reflejan necesariamente las políticas, las visiones, las opiniones y la posición de Regions. Regions no garantiza la precisión, integridad, oportunidad, adecuación o validez de la información vertida.

La naturaleza de esta información es general y se brinda solo con fines educativos. La información provista y las declaraciones hechas por los empleados de Regions no deben ser consideradas o interpretadas como consejos contables, financieros, de inversiones, legales o impositivos. Regios recomienda que consulte a un profesional para obtener asesoramiento con respecto a su situación en particular.

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.