Una guía del microgerente de fideicomisos
Anterior

Delegar el poder puede no ser sencillo. Pero su compañía y sus empleados necesitan que se desprenda de él.

Hoy Liam Martin puede reír. Hace unos años estaba abrumado por el trabajo al que se enfrentaba como fundador de VTA Method, una empresa de tutorías. Así que le pidió a un asistente que se ocupara de los reembolsos. No resultó ser una buena idea. Por ejemplo, una clienta solicitó que le devolvieran $1,500 porque su hijo no necesitaba las sesiones extras. Un pedido sencillo, ¿no? Pero el asistente le reembolsó el pago del semestre completo, $10,000, en lugar de lo que había pedido. Cuenta Martin:  Casi me da un ataque".

Hoy es propietario de staaff.com, una firma de empleos temporarios en Ottawa, Ontario. Uno podría pensar que después de la debacle con el reembolso quiere controlarlo todo, pero de hecho tomó el camino opuesto.  "Cuando uno delega tareas a otros, las órdenes no deberían ser fáciles de entender, sino imposibles de malinterpretar, dice. En Staff.com, Martin encontró una solución novedosa: creó un wiki donde describe cómo solucionar unas 500 cuestiones operativas. ¿Cómo puedo ocuparme de dirigr una empresa grande si me sigo ocupando de los reembolsos de tarjeta de crédito?" dice.

Por supuesto, las historias de microgestión entre emprendedores que resultan en desastres y encuentran finalmente su redención datan de tiempos inmemoriales. Pero a medida que la economía mejora el ritmo de recuperación de los negocios, no está mal volver a pensar en cómo usa su tiempo y cómo puede administrarlo de manera más eficiente. En otras palabras, volver a aprender lo que ya sabe. Como destaca la profesora de Harvard Linda Hill, comprender algo y convertirlo en acciones concretas son dos cosas completamente diferentes. Hay algunos empresarios que simplemente no saben delegar.

Muchos directivos de empresas no delegan trabajo hasta que se sienten tan exhaustos y sobrepasados que no les queda alternativa" comenta Hill, quien aborda la temática en dos de sus libros (el más reciente es de 2011 y se titula Being the Boss: The 3 Imperatives for Becoming a Great Leader.)

Inc. consultó a empresarios que vieron la luz y encontraron estrategias para delegar mejor, incluso si su primer instinto era hacerlo todo ellos mismos. Sus consejos:

Sea paciente.

A medida que uno va conociendo a sus empleados y ve cómo trabajan, le da más tranquilidad la idea de asignarles más tareas" , dice Alfredo Atanacio, CEO de Uassist.ME, una empresa de Miami que presta servicios de asistentes personales en línea. Por ejemplo, Atanacio da un curso de emprendedorismo. Antes delegaba las búsquedas a un asistente. Pero el asistente le entregaba una cantidad tan enorme de material posiblemente relevante, que a Atanacio le llevaba más tiempo revisarlo que el que le hubiera llevado buscarlo él mismo.

Pero me gustaba su estilo de trabajo y su atención al detalle" , dice,  y con el tiempo le enseñé cómo encontrar exactamente lo que necesitaba y cómo resumirlo de manera que me resultara práctico. Ahora esta tarea delegada me ahorra muchísimo tiempo". 

Siga la regla del 80 por ciento.

Trevor Summer, fundador de LocalVox, una firma de marketing de la ciudad de New York, observa atentamente a cada uno de sus empleados y evalúa sus habilidades. Si uno tiene un empleado que le reporta directamente y puede completar una tarea en un 80 por ciento como lo haría uno, hay que delegarle esa tarea," dice.

Tome un descanso.

Puede ser lo más difícil para usted o cualquier directivo, pero es una excelente forma de averiguar quiénes en su personal tienen lo que se necesita. Capacite a sus empleados, y luego tómese unas vacaciones" , dice Vanessa Van Edwards, fundadora de Science of People, una consultora de Oregon, Portland. A veces, necesitamos alejarnos para demostrar que las personas pueden hacerlo por su cuenta". 

Si no lo tiene, consígalo.

Eso dice Chuck Cohn, fundador de Varsity Tutors, en St. Louis: Si se da cuenta de que no está haciendo un gran trabajo con la gestión de su equipo, incorpore un gerente profesional.Clay Hebert, cofundador de WorkHacks, una compañía de productividad personal de la ciudad de New York, añade: Los grandes líderes contratan personas increíbles y luego se hacen a un lado." 

Por SCOTT LEIBS
Scott Leibs es el editor ejecutivo de la revista Inc., en donde se ocupa de las secciones de Lead and Build (lidere y construya) y a su vez se encarga de una gran variedad de tareas de redacción y edición para la revista, el sitio web y proyectos de publicidad personalizados. Anteriormente, era jefe de edición de la revista CFO y editor sénior de InformationWeek, y además ha escrito para muchas otras publicaciones, incluyendo The Economist y The San Diego Union-Tribune. Cursó sus estudios en Emerson College, Boston University y University of Massachusetts.
Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Artículo proporcionado por Inc

© 2015 Inc

La información, la visión, las opiniones y las posiciones expresadas por el autor/autores y/o incorporadas en el artículo corresponden al autor o al individuo que hizo el comentario y no reflejan necesariamente las políticas, las visiones, las opiniones y la posición de Regions. Regions no garantiza la precisión, integridad, oportunidad, adecuación o validez de la información vertida.

La naturaleza de esta información es general y se brinda solo con fines educativos. La información provista y las declaraciones hechas por los empleados de Regions no deben ser consideradas o interpretadas como consejos contables, financieros, de inversiones, legales o impositivos. Regios recomienda que consulte a un profesional para obtener asesoramiento con respecto a su situación en particular.