Cómo notar si el estrés está destruyendo su desempeño
Anterior

Aquí le mostramos cómo detectar esos sutiles indicadores de que el estrés está afectando su productividad.

Todos sabemos que el estrés es malo para nosotros. Según la Asociación Médica Estadounidense, es el agente número uno de enfermedades mortales de la actualidad, debido a que es la causa principal por la que se generan más del 60 por ciento de todas las enfermedades y afecciones humanas. No podemos negar estos hechos, pero el estrés es una realidad que afrontamos todos los días. Para confundirnos aún más a nosotros los ambiciosos, parece que tener ciertos niveles de estrés positivo es un ingrediente fundamental para alcanzar el máximo de rendimiento, mientras que si esos niveles se exceden generan enfermedades y agotamiento.

Algunos de estos matices del estrés son fáciles de autodiagnosticar, por ejemplo, estar extremadamente aburridos, operar en nuestra zona de genialidad o estar totalmente agotados. Nos damos cuenta cuando estamos atravesando cada uno de esos extremos, porque es realmente muy notorio. Lo que puede ser menos identificable es cuando los niveles de estrés se elevan sutilmente y nos exigimos continuamente a nosotros mismos en respuesta al aumento del estrés. No es fácil detectarlo cuando afecta sutilmente nuestro desempeño. De hecho, es posible que ni siquiera lo notemos. No somos capaces de ver esos síntomas sutiles y no sutiles que aparecen antes de que se genere el agotamiento total ante el riesgo latente. El agotamiento es similar al bloqueo total, y nada es peor para el desempeño (dentro de su empresa) que eso.

Entonces, ¿cómo puede detectar mejor los indicios reveladores del impacto que produce el estrés?

Realice este rápido cuestionario y utilice la tabla de puntuación que aparece a continuación para ver si está sufriendo niveles de estrés que podrían estar afectando su rendimiento de una forma que es mejor evitar.

Responda "sí" o "no" frente a las siguientes situaciones:

  1. Hay algo latente en su vida que se siente como fuera de control y, por más que se esfuerce continuamente por obtener el resultado deseado, simplemente no puede alcanzarlo (es decir, una fecha de entrega, un resultado, la obtención de un cliente, la creación de una nómina, una relación esencial en su vida).
  2. Sus típicos aliados contra el estrés no están funcionando como siempre (es decir, hablar con un amigo, buscar la solución, respirar profundo).
  3. Se siente menos productivo, aunque en realidad trabaja más horas
  4. Se distrae fácilmente y tiene que trabajar con mayor intensidad para tener claridad mental a la hora de resolver problemas.
  5. No se siente atraído por las cosas que generalmente lo atraen.
  6. Se siente cansado y le cuesta mucho levantarse de la cama, aunque en realidad está descansando la misma cantidad de tiempo.
  7. Está más irritable que de costumbre.
  8. Su capacidad de concentración está saturada y su mente piensa en 10 cosas al mismo tiempo.
  9. Se siente culpable cuando deja de trabajar porque siente que nunca terminará.
  10. No está siendo proactivo en la forma en que estructura su día, reacciona constantemente y siente que debe hacer malabares para realizar hasta lo más básico.

Si respondió "sí":

De 7 a 10 veces:

Está totalmente estresado. En estos niveles, su desempeño puede verse afectado. En especial, si está cumpliendo tareas en este estado. Darse cuenta de que sus niveles de estrés son altos es el primer paso para comenzar a reducirlos. Descubra qué puede hacer para cambiar su situación o cómo se desempeña dentro de ella antes de colapsar, lo que es inevitable si continúa por este camino durante más de uno o dos meses. En esta etapa, lo recomendable es buscar la ayuda de un mentor, amigo o capacitador de rendimiento que pueda ayudarlo a repensar de qué forma está estructurando su día laboral.

De 4 a 6 veces:

Es probable que se debata entre un extremo y otro de su rendimiento al verse afectado negativamente por el estrés. Como recién ahora está comenzando a mostrar indicios de estar en un nivel que podría afectar negativamente su desempeño, puede hacer algo ya mismo y retomar el espacio del estrés positivo. Repiense lo que le está generando mayores niveles de estrés y vea si puede crear un nuevo modelo mental en torno a su situación. Observar la situación desde un ángulo válido, diferente y positivo puede ser una herramienta poderosa para reducir el estrés y evitar entrar en un torbellino que lo lleve a un descenso directo.

De 1 a 3 veces:

Está controlando su estrés de manera efectiva. Es posible que recientemente haya tenido un hecho o jornada estresante, pero eso no impidió que siguiera con la cabeza puesta en el juego e hiciera que el estrés positivo le sirva como herramienta para obtener grandes resultados y rendir al máximo. El estrés es algo que todos debemos aprender a controlar. La clave está en distinguir el estrés bueno del estrés malo. Si siente que algo está mal, probablemente así sea, pero quizás no es demasiado tarde para evitar el colapso. Antes de tomar ese riesgo, preste más atención a su estrés y úselo como una herramienta, más que como un obstáculo, para tener un excelente desempeño.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Artículo proporcionado por Inc

© 2015 Inc

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.

La información, la visión, las opiniones y las posiciones expresadas por el autor/autores y/o incorporadas en el artículo corresponden al autor o al individuo que hizo el comentario y no reflejan necesariamente las políticas, las visiones, las opiniones y la posición de Regions. Regions no garantiza la precisión, integridad, oportunidad, adecuación o validez de la información vertida.

La naturaleza de esta información es general y se brinda solo con fines educativos. La información provista y las declaraciones hechas por los empleados de Regions no deben ser consideradas o interpretadas como consejos contables, financieros, de inversiones, legales o impositivos. Regios recomienda que consulte a un profesional para obtener asesoramiento con respecto a su situación en particular.