5 trucos simples para encarar ese proyecto monstruoso que viene postergando
Anterior

¿Tiene una tarea importante que lo está agobiando? Aquí le mostramos varias formas sencillas para dejar de postergarla y llevarla a cabo.

Ahí reside la cuestión. Ese proyecto gigante, desagradable y complejo que ha estado evadiendo durante meses. Cuanto más lo evita, más lo fastidia. Usted sabe que debe hacerlo. Pero siempre hay temas más urgentes e importantes que resolver, entonces el día se va antes de que siquiera pueda comenzar. Finalmente, llega el momento en que su equipo necesita finalizarlo y su reputación comienza a verse afectada.

No es necesario que sacrifique su situación dentro del equipo. Con un poco de concentración y planificación puede resolver el problema. Cuando veo que estoy postergando un proyecto, invito a un colega a trabajar conmigo sobre ello. Entonces, abrimos juntos el calendario y creamos bloques de tiempo específicamente para ese proyecto. El calendario garantiza que se le destine tiempo y el colega inspira responsabilidad. Porque de todos modos, encarar proyectos importantes es más divertido si hay colaboración.

Estas son otras conclusiones de mis colegas de Inc.

1. Sentirse avergonzado sirve para comenzar.

Al enfrentarme a un proyecto grande y difícil que postergué, hago dos cosas. Por un lado, le cuento a mi esposa. Es una genia de la productividad y su ceja levantada es suficiente para que me sienta avergonzado y me ponga a trabajar. Luego decido que haré solo una cosa en ese proyecto, algo concreto y específico. Eso me recuerda que incluso los proyectos más grandes solo exigen completar una serie de pequeños pasos, y puedo completar cada uno de ellos. (Como comer un elefante, de a un bocado por vez). — Jeff Haden, Owner’s Manual 

2. Divídalo en partes.

En una ocasión, tuve que liderar un grupo de trabajo de ASJA y crear recomendaciones para los próximos cinco años. Me fascinaba tener semejante responsabilidad pero luego me paralicé, no sabía muy bien cómo comenzar algo tan inmenso. Uno de los miembros de mi equipo sugirió dividir el proyecto en diferentes segmentos y crear subgrupos para trabajar en ellos. Seguí su sugerencia y juntos creamos un informe lleno de recomendaciones específicas para el directorio. Eso fue muy útil para la creación de estrategias de nuestro grupo durante muchos años.

La postergación de las obligaciones por lo general aparece cuando uno se siente abrumado y desconcertado. Si divide el proyecto en partes que pueda enfrentar, además de pedir ayuda y consejos, podrá superar el escollo. — Minda Zetlin, The Laid Back Leader

3. Establezca un plazo inamovible.

Como escritor, mi vida está regida por plazos. Pero al igual que con todo lo demás, hay ciertos proyectos que disfruto y otros que no tanto. Más allá de cuánto me gustaría estar trabajando en otra cosa (cualquier otra cosa), hay un momento en el que incluso esos proyectos enormes y feos necesitan algo de amor, y depende de mí dárselos. Para hacer posible este tipo de proyectos, marco una fecha y hora en la agenda en la que empezaré a trabajar sí o sí, y cuando llega ese momento hago precisamente eso. Me tomo muchos recreos para alivianar el proyecto, pero me fuerzo a volver a trabajar. En la mayoría de las situaciones, el proyecto empieza a cobrar su propio ritmo y puedo concretarlo. Y cuando eso no sucede, trabajo el doble para conseguirlo. Después de todo, por algo lo llaman trabajo. — Peter Economy, The Management Guy

4. Hable sobre eso.

Cuando postergo un proyecto en general se debe a que no me entusiasma o no tengo un plan. Cuando ya no puedo evitar el trabajo, llamo a mi analista o un amigo con ganas de hablar del proyecto. El solo hecho de verbalizar el fin y los beneficios del proyecto me devuelve la energía para poder iniciar el proceso creativo y la estrategia. Pero debo actuar rápido, o vuelvo a ese estado de estrés y estancamiento rápidamente. — Marla Tabaka, The Successful Soloist

5. Pida ayuda

Cuando me siento estancado en un proyecto, simplemente lo admito y busco ayuda. El pedido de asistencia implica un alto grado de responsabilidad porque sé que me van a pedir que comparta mi progreso. Este primer paso me permite pasar la hoja en blanco, que es mi obstáculo más frecuente. Una vez que ya me encuentro con otra persona, el debate sobre el proyecto y los comentarios sobre mi progreso normalmente me aportan la inspiración que necesito para crear el camino hacia la concreción.

También uso mi red de proveedores y contactos comerciales para que me ayuden a avanzar con un proyecto con consejos sobre su diferentes aspectos. Explicar un proyecto a otros y responder sus preguntas o dudas es un gran ejercicio para entender qué vacíos debo cubrir. — Eric Holtzclaw,  Lean Forward

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Artículo proporcionado por Inc

© 2015 Inc

La información, la visión, las opiniones y las posiciones expresadas por el autor/autores y/o incorporadas en el artículo corresponden al autor o al individuo que hizo el comentario y no reflejan necesariamente las políticas, las visiones, las opiniones y la posición de Regions. Regions no garantiza la precisión, integridad, oportunidad, adecuación o validez de la información vertida.

La naturaleza de esta información es general y se brinda solo con fines educativos. La información provista y las declaraciones hechas por los empleados de Regions no deben ser consideradas o interpretadas como consejos contables, financieros, de inversiones, legales o impositivos. Regios recomienda que consulte a un profesional para obtener asesoramiento con respecto a su situación en particular.