The Changing Face of Wealth
Anterior

Las mujeres están controlando una parte cada vez mayor de los activos de EE. UU. ¿Está listo para el futuro?

La administración del dinero fue vista durante mucho tiempo como un dominio exclusivo de los hombres, quienes poseían la mayor parte de los activos. Pero el mundo está cambiando y las mujeres están ganando terreno en lo que respecta a la situación financiera. En 2009, las mujeres poseían aproximadamente un tercio del patrimonio de los EE. UU., monto que se espera crecerá anualmente un 8 por ciento a lo largo de 2014, según informa The Boston Consulting Group.1

Para el 2030, las mujeres probablemente serán responsables de aproximadamente dos tercios del patrimonio de los EE. UU. El principal motivo de este cambio es simplemente la longevidad. Se estima que alrededor del 70 por ciento de las esposas de la generación posguerra vivirán más tiempo que sus maridos, heredarán los activos de su pareja y vivirán otros 15 a 20 años, según la Administración para la Tercera Edad de EE. UU.2

Para el 2030, las mujeres probablemente sean responsables de alrededor de dos tercios del patrimonio de los EE. UU.

Además, la diferencia de ingresos entre hombres y mujeres se ha reducido, porque las mujeres obtienen más títulos universitarios y posgrados, inician empresas y escalan a los rangos ejecutivos. Un estudio llevado a cabo por McDonough School of Business de Georgetown University reveló que las mujeres ocupan aproximadamente el 14 por ciento de los cargos ejecutivos en las compañías más grandes de los EE. UU. y el 5 por ciento en empresas de capitales medios.3 Si bien siguen siendo superadas por los hombres en los puestos más importantes en el ambiente corporativo de los Estados Unidos, la representación femenina en los puestos de liderazgo ha crecido lenta pero firmemente desde la década de 1970.

Se estima que alrededor del 70 por ciento de las esposas de la generación posguerra vivirán más tiempo que sus maridos y heredarán los activos de sus parejas.

Estas tendencias conllevan un sinfín de consecuencias sobre la forma en que las familias administran su patrimonio y planifican para el futuro. Las investigaciones muestran que las mujeres están por detrás de los hombres en lo que respecta al conocimiento de los productos financieros e inversiones, y se sienten menos seguras de administrar el patrimonio y los bienes de sus familias.

Teniendo en cuenta esta situación, existen algunos pasos que las mujeres y sus familias pueden dar para reducir dicha diferencia de género sobre la administración del patrimonio y para garantizar que su situación financiera se encuentre bien posicionada en el futuro.

Organizar el patrimonio

Es muy importante asegurarse de que las cuentas financieras se creen adecuadamente y sean accesibles para ambos cónyuges en caso de imprevistos o de muerte. Los dos cónyuges deben conocer la ubicación de los números de cuenta, los detalles de contactos y otra información relevante sobre sus cuentas bancarias y de inversión, pólizas de seguro y documentos para la planificación del patrimonio.

Mantener registros actualizados y revisar las designaciones de los beneficiarios en todas las cuentas de jubilación con regularidad y junto a un asesor financiero también puede ayudarlo a garantizar que ambos cónyuges hereden el patrimonio de forma eficiente y tengan los recursos financieros que necesiten en caso de que el otro cónyuge fallezca antes. Estas designaciones normalmente reemplazarán a los beneficiarios nombrados en el testamento, en caso de que ambos difieran.

Comprender las regulaciones actuales sobre la planificación del patrimonio también es fundamental. Por ejemplo, las mujeres casadas deben conocer los pasos necesarios que deben dar para que se les transfiera a ellas la exención individual de impuestos sobre el patrimonio que tienen sus esposos. Además deben comprender cuáles impuestos sobre el patrimonio, en caso de existir alguno, puede imponerles el estado en donde viven. Deben tener la información de contacto del abogado patrimonial de la pareja, quien puede ayudarlas a garantizar que se completen todos los pasos correspondientes en el momento adecuado.

Encontrar las soluciones correctas

Como es muy probable que la esposa viva más años que el esposo, es importante explorar las formas de que se le transfiera el patrimonio sin inconvenientes y de prevenir potenciales complicaciones. Algunas técnicas de planificación del patrimonio pueden garantizar que la viuda retenga todos los recursos necesarios para conservar su estilo de vida, así como también que se reduzcan las obligaciones tributarias posteriores al fallecimiento de su esposo.

Fideicomisos: algunos fideicomisos pueden ayudar a reducir la carga impositiva sobre el patrimonio del cónyuge sobreviviente. Un ejemplo es el fideicomiso de seguro de vida irrevocable o ILIT (por sus siglas en inglés).

Normalmente, el importe de una póliza de seguro de vida se incluye en el patrimonio del titular de dicha póliza cuando se calcula el impuesto federal sobre el patrimonio. Una forma de evitar esto es al crear y transferir la titularidad de una póliza a un ILIT. Si el marido muere antes que su esposa, el importe de la póliza puede depositarse en el ILIT, donde ya no formará parte del patrimonio.

Antes de crear un ILIT, deben considerarse algunas disposiciones. El propietario de la póliza renuncia al control una vez que la misma se coloca en un fideicomiso. Si una póliza de seguro de vida existente se transfiere a un ILIT y el anterior titular de la póliza fallece dentro de los tres días posteriores a la creación del fideicomiso, las ganancias pueden estar sujetas a impuestos sobre el patrimonio.

Otra opción es crear un fideicomiso de derivación. Este suele utilizarse para los activos que los padres planean transferir a sus hijos luego de que el segundo cónyuge fallezca. Esta técnica permite que la exención impositiva sobre el patrimonio del cónyuge fallecido se utilice por completo y se habilita al cónyuge sobreviviente para que utilice los activos durante el resto de su vida. Cuando fallece el otro cónyuge, los activos del fideicomiso de derivación pasan a los hijos, estando libres de impuestos sobre el patrimonio.

Pensiones y Seguro Social:
Las pensiones de empleadores pueden ofrecer diversas opciones de beneficios y pagos, incluida una anualidad individual, que solo dura hasta la muerte del empleado, y una anualidad mancomunada y del sobreviviente, que es válida durante la vida de ambos cónyuges. Evalúe estas opciones para asegurarse de que ambos cónyuges estén protegidos en términos financieros y busque formas de optimizar el pago.

Los beneficios de jubilación del Seguro Social generalmente solo constituyen una parte menor de los recursos financieros de muchas parejas con activos netos elevados. Así y todo, es recomendable comprender cómo se calculan estos pagos y cuándo pueden iniciarse. Por ejemplo, la edad a la cual el viudo o la viuda de un individuo que recibió Seguro Social puede comenzar a recibir beneficios de sobreviviente no siempre se corresponde con la edad en la que comenzarán sus propios beneficios de jubilación.

Anualidades: teniendo en cuenta la mayor longevidad, generar ingresos constantes que duren toda la vida no solo es una preocupación creciente para muchas parejas, sino que también puede ayudar a proteger a la viuda, quien podría llegar a perder parte (o la totalidad) de sus ingresos cuando muera su esposo. Al adquirir una anualidad, una pareja o un individuo generalmente realiza un pago único de dinero y recibe a cambio una serie de pagos durante el transcurso de su vida.

Sin embargo, las anualidades sí tienen costos y están disponibles en muchas estructuras. Por eso es importante trabajar junto a un asesor de confianza para comparar las opciones y determinar cuál ofrece la estrategia de ingresos adecuada para su situación personal.

Comprender lo básico

Más allá de proteger el bienestar financiero a largo plazo, cada vez resulta más importante que las mujeres comprendan, al menos en un sentido global, cómo administrar su patrimonio. Como son más las mujeres llegan a los 90, postergan y renuncian al matrimonio o se divorcian, las probabilidades de que en algún momento de su vida tengan que administrarse financieramente por su propia cuenta son cada vez mayores. 

Esto implica comprender los riesgos y las recompensas de las inversiones, la asignación de fonto y la planificación del patrimonio. También requiere tener la suficiente confianza como para tomar decisiones financieras de forma independiente.

Un estudio llevado a cabo por dos investigadores de University of California descubrió que, cuando reciben educación financiera, las mujeres tienen un rendimiento similar (si no es mejor) que los hombres a la hora de invertir y administrar su patrimonio. En lo que respecta a la comercialización de acciones, el estudio detectó que los hombres tienden a actuar de manera más impulsiva y que, en el proceso, reducen su rentabilidad total de las inversiones en comparación con las inversoras mujeres.4

Si bien existen muchos recursos que pueden permitir que las mujeres estén mejor capacitadas y preparadas, su asesor de patrimonio de Regions puede ayudarlo a usted y a su cónyuge a revisar los planes financieros y acuerdos sobre el patrimonio a fin de proteger y preservar su riqueza hoy y en el futuro.

gráfico que muestra que las mujeres están controlando una parte cada vez mayor de los activos de EE. UU.
Esta información es general, se proporciona solo con propósitos educativos y no debería ser interpretada como asesoramiento contable, de inversiones, legal o de impuestos, ni se debería confiar en ella para tomar ninguna decisión. Regions lo alienta a consultar con un profesional para recibir asesoramiento aplicable a su situación específica.

1 Peter Damisch; Monish Kumar; Anna Zakrzewski y Natalia Zhiglinskaya, “Leveling the Playing Field: Upgrading the Wealth Management Experience for Women”, The Boston Consulting Group, julio de 2010.

2 “Older Women”, Administration on Aging, mayo de 2000.

3 "Women in Leadership: A Look at Companies in the S&P Mid-Cap 400 Index, 2000-2010," Georgetown University, McDonough School of Business.

4 Barber, Brad M. y Terrance Odean, "Boys will be Boys: Gender, Overconfidence, and Common Stock Investment," University of California-Davis, 2001.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias