Protección de registros
Anterior

Ser propietario de una práctica privada puede contribuir de manera significativa a su patrimonio. Pero esa actitud emprendedora también trae aparejado un gran riesgo financiero: a medida que recopila y almacena información confidencial sobre sus clientes de manera digital, existen cada vez más amenazas de "ataques informáticos" o de que alguien irrumpa en su sistema y robe los datos.

Los costos de estos ataques pueden ser impactantes: casi $200 por registro perdido o robado, según Ponemon Institute, una organización de investigaciones sobre seguridad de datos1. Ello incluye los gastos de investigar el ataque y notificar a los clientes afectados, así como los costos en los que se incurre cuando los clientes huyen a otras empresas preocupados por su privacidad. En promedio, los ataques informáticos les cuestan a las organizaciones alrededor de $5.5 millones, según lo revelado por Ponemon.

Cuando se trata de ataques informáticos, ninguna empresa es demasiado pequeña: las organizaciones con hasta 100 empleados representaron el 72 por ciento de las filtraciones de datos reportadas en 2011, según Verizon Communications.2 La responsabilidad informática es una gran preocupación para profesionales como abogados, médicos y contadores porque la información que almacenan les pertenece a sus clientes o pacientes. En el caso de los abogados, esto puede incluir los secretos comerciales o las listas de clientes de las compañías que asesoran, mientras que los médicos, por supuesto, almacenan historias médicas de sus pacientes e información sobre sus seguros. Además, si se filtra este tipo de datos y la práctica no está asegurada, ello podría ser motivo de inicio de acciones legales, agrega.

Alivio informático

Las prácticas pueden asegurarse contra los costos potencialmente altos de las reclamaciones legales causadas por filtraciones de datos adquiriendo cobertura de responsabilidad informática. Por lo general, las pólizas de responsabilidad profesional estándar no incluyen los ataques informáticos, y varios casos judiciales han concluido que los datos no son propiedad tangible y, por esa razón, las pólizas de responsabilidad y propiedad generales no cubren la pérdida de datos, afirma Styles.

Usted puede agregar un endoso a su póliza de responsabilidad profesional que ofrezca cobertura de responsabilidad informática o comprar una póliza por separado. El alcance de la cobertura que necesita depende del tipo de práctica privada que dirige, la cantidad y tipos de clientes o pacientes que tiene y la confidencialidad de sus datos. Las empresas que almacenan información de carácter altamente confidencial por lo general necesitarán más cobertura.

La mayoría de las pólizas de responsabilidad informática ofrecen cobertura para el titular de la póliza y para terceros. La cobertura para el titular de la póliza se refiere a los costos en que se incurre para corregir los daños en sus sistemas y en los datos, para notificar a los clientes y para pagar multas relacionadas con el ataque informático. La cobertura para terceros aborda cualquier tipo de reclamación de terceros afectados por el ataque informático, como clientes o pacientes.

Para determinar el tipo de cobertura que necesita, consulte a un profesional de seguros que se especialice en cobertura de responsabilidad informática y pueda informarle sobre los endosos y las pólizas actuales, además de ayudarle a evaluar sus necesidades con exactitud. "Debe buscar a alguien que conozca el mercado y le ayude a encontrar la póliza y la aseguradora que mejor se adapten a sus necesidades", agrega Styles.

12011 Cost of Data Breach Study: United States, Ponemon Institute, marzo de 2012.
22012 Data Breach, Investigations Report, Verizon Communications.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias