Ceder o vender
Anterior

Los negocios familiares son el pilar de la economía estadounidense y representan el 90 por ciento de todos los negocios que operan hoy en el país, según la Administración de Pequeños Negocios. Sin embargo, solo un 30 por ciento de estas empresas familiares sobrevive a una segunda generación.

¿Cuál es el problema? Muy a menudo sus fundadores, con buenas intenciones, dejan que la dinámica familiar, las emociones y la preocupación por ser equitativos guíen las decisiones de la empresa, dice Baker Crow, vicepresidente senior de administración del patrimonio privado de Regions. Si bien todos estos factores son importantes, pueden llevar a los propietarios de negocios a tomar decisiones que no siempre son las mejores para el futuro de la empresa, o su propio bienestar financiero. “Se debe dar prioridad a todo aquello que beneficia al negocio, porque la empresa puede ser el único sustento de su familia y sus empleados”, declara Crow. Así que es necesario equilibrar con cuidado los aspectos emocionales y el camino que conduce al éxito y la continuidad del negocio.

Una decisión clave que se debe tomar es si mantener el negocio como propiedad de la familia y, si así fuera, cómo transferir de manera eficaz los activos a sus sucesores. Esto debería decidirse con anticipación ya que la planificación de la sucesión puede extenderse por varios años. Le presentamos tres opciones comunes a la hora de desprenderse de un negocio y algunas consideraciones fundamentales:

ilustración para determinar si debería transferir o vender su negocioCeder el negocio a la familia

Si hay un familiar interesado en administrar su negocio, una buena idea sería transferirlo como una donación. El Servicio de Impuestos Internos exige una tasación a cargo de un tasador calificado externo y, si el negocio vale más de $5.34 millones (el límite de exclusión impositiva por patrimonio individual en 2014), deberá pensar en algunas estrategias adicionales para que la transferencia esté exenta de impuestos. Una opción para las parejas casadas es la donación dividida. Cada cónyuge puede donar $5.34 millones, lo que significa que una pareja puede donar hasta $10.68 millones sin impuestos durante el mismo año.

Otra opción muy popular dada la tasa de interés baja actual es crear un fideicomiso con anualidad retenida por el otorgante (GRAT). Al colocar la propiedad de las acciones de la empresa dentro de un GRAT, el propietario recibirá una anualidad anual por un período de tiempo determinado. Al finalizar este período, si las acciones de la empresa se han revalorizado a una tasa más alta que la tasa del GRAT en la anualidad, el resto de las acciones de la empresa dentro del fideicomiso serán transferidas al beneficiario libre de impuestos sobre el patrimonio y las donaciones. Sin dudas que el IRS tiene pautas a seguir en relación con estos fideicomisos, por lo que deberá consultar primero a su abogado y contador.

Vender el negocio a la familia

Incluso cuando estuviera a punto de jubilarse, es posible que no tenga los recursos financieros que necesita para alejarse de la empresa y los ingresos que genera. Un buen arreglo entre ceder el negocio a sus hijos y venderlo a un tercero puede ser venderle el negocio a sus hijos. Los familiares mantienen el control de la empresa al tiempo que usted recibe efectivo adicional para su jubilación.

Se deben tomar ciertos recaudos. En primer lugar, ¿pueden comprar el negocio? Si no fuese así, usted podría hacerles firmar un pagaré y ellos podrían pagarle más adelante, dice Crow. No obstante, esta opción solo es válida cuando el negocio genera suficiente flujo de efectivo como para cubrir el pago y al mismo tiempo dejarles ingresos suficientes a los nuevos propietarios. "Además, ¿quiere usted que su seguridad en el futuro dependa de la habilidad de ellos para administrar el negocio y del pago que adeudan?", se pregunta Crow. Si la respuesta es no, entonces deberán buscar financiación en algún otro lado, como por ejemplo un préstamo bancario.

También hay impuestos que se deben considerar. Vender un negocio puede generar una ganancia de capital considerable. La buena noticia es que los impuestos federales sobre las ganancias de capital tienen una tasa impositiva históricamente baja del 15 por ciento. Aun así, si eso fuese más que lo que usted desea pagar, puede pensar en establecer un fideicomiso para uso caritativo de bienes remanentes (CRT). Con esta estrategia, usted podría transferir el negocio al fideicomiso y sus hijos lo comprarían desde allí. Usted y su cónyuge podrían obtener un ingreso de por vida de ese fideicomiso, ya sea como un monto anual fijo o como un porcentaje de sus activos totales. Una posible desventaja de esta estrategia es que cuando usted y su cónyuge fallecen, el resto del fideicomiso se destina a caridad y no a sus herederos, razón por la cual no se pagan impuestos sobre las ganancias de capital cuando se vende el negocio.

Vender el negocio a un tercero

Desde una perspectiva estrictamente financiera, usted obtendrá mayores beneficios al vender su negocio a un comprador que no sea parte de su familia, como por ejemplo un competidor, inversionistas de capital privado o incluso empleados. Esto es una buena opción si usted no tiene hijos interesados en continuar con su emprendimiento, si tiene empleados confiables que desean comprar su negocio o si simplemente desea preservar la paz familiar. “Si tiene cuatro hijos y solo uno de ellos trabaja en el negocio, es muy difícil ser equitativo porque los intereses de los demás hijos pueden no coincidir con los de la empresa”, dice Crow.

La desventaja es que su familia pierde el control de la empresa que usted ha creado y ya no podrá beneficiarse del crecimiento futuro de la empresa. Por tal motivo, si toma esta decisión, es importante tener una idea clara de lo que vale su negocio y expectativas realistas sobre las necesidades financieras de su familia en el futuro. Es un buen momento para consultar a su abogado, su contador y su asesor de patrimonio de Regions, quienes podrán ayudarle a determinar si obtendrá lo que usted necesita de dicha operación o si debería conservar la empresa un tiempo más y hacer que el negocio prospere.

“No es una decisión fácil ni tampoco se debe tomar a la ligera”, advierte Crow. “Debe planificar la sucesión de su empresa a lo largo de varios años”. El hecho de ceder o vender su negocio, y si su familia lo conserva o no, puede tener un impacto significativo en la seguridad financiera de su familia a largo plazo. Vale la pena conversar con sus familiares sobre el futuro de la empresa y luego evaluar cada opción cuidadosamente para determinar el mejor curso de acción para su situación particular. 


Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias