Manos a la obra en los impuestos sobre las ganancias de capital
Anterior

Por qué estos impuestos se volvieron importantes para la  planificación del patrimonio

Ahora que hay un exención de impuestos al patrimonio en los EE. UU. que se encuentra en $5.43 millones para personas y $10.86 millones para matrimonios, algunas familias ricas están comenzando a poner su atención en otro tipo de impuesto: el impuesto a las ganancias de capital. Solo dos de cada 1,000 propiedades pagan hoy el impuesto federal al patrimonio, desde que el Congreso elevó el monto de exención individual de manera sustancial mediante la Ley de Reforma Fiscal de 2012 (ATRA), según estimaciones reciente del Joint Committee on Taxation 1. Por otro lado, el impuesto a las ganancias de capital aumento del 15 al 20% en virtud de la ATRA, y ahora alcanza a más contribuyentes.

Minimizar el efecto

Para reducir al mínimo la carga tributaria sobre sus ganancias de capital, algunas familias aprovechan las reglas de base de incremento que les permiten ajustar la base del costo de sus bienes apreciados cuando los legan a sus herederos. Con estas reglas, los herederos evitar pagar impuestos sobre ganancias de capital sobre la apreciación de los bienes antes de que los heredaran.

En la práctica, las reglas fomentan que los contribuyentes conserven sus bienes raíces, acciones y otros bienes apreciados hasta su muerte en lugar de venderlos en vida, dice Terisa Heine, Asesora de fideicomisos de Administración de patrimonio privado de Regions en el sur de Florida. "En el caso de los bienes cuyo valor aumentó de manera sustancial, puede convenir conservarlos hasta la muerte para recibir ese incremento", dice.

Así es cómo funcionan las reglas de incremento: asumamos que hace unos años compró 1,000 acciones a $1 cada una. Desde entonces el valor de cada acción aumentó a $100, con lo que su inversión ahora tiene un valor de $100,000. Si vende las acciones en vida, deberá pagar el impuesto sobre la ganancia de capital sobre $99,000, el precio de venta de $100,000 menos su inversión de $1,000. Con una tasa del 20% sobre la ganancia de capital, deberá pagar impuestos por casi $20,000.

Sin embargo, si conserva las acciones y las lega en su testamento, la base de costo de sus herederos se "incrementa" al valor de mercado promedio a la fecha de su fallecimiento. Eso significa que si heredan las acciones a $100 cada una y luego las venden a $105 cada una, el impuesto a las ganancias de capital se aplicaría solo a los $5 de apreciación por acción.

Datos específicos

Las reglas de incremento se pueden usar con diferentes bienes, como acciones, bonos, bienes raíces y empresas. Por lo general no se aplican a activos en cuentas de jubilación como planes 401(k) o cuentas IRA, dice Heine. Más aún, los bienes colocados en fideicomisos no califican automáticamente para las reglas de incremento, pero se puede consultar a un asesor patrimonial para estructurar un fideicomiso de manera que sí califique, agrega.

La aplicación de las reglas de incremento también puede diferir según el estado. En estados con leyes de propiedades comunitarias que exigen que todos los bienes materiales esté divididos en partes iguales entre los cónyuges, cuando uno de los cónyuges fallece, la base de costo del cónyuge que sobrevive con respecto a cualquier bien por lo general es el valor promedio del mercado a la fecha del fallecimiento del cónyuge. Esto quiere decir que en esta situación, si una pareja compró una casa por $100,000 que ahora tiene un valor de $1 millón, la base del cónyuge sobreviviente será de $1 millón.

En los estados en los que no hay leyes de bienes conjuntos, por lo general se aplica el incremento solo a la porción de los bienes del descendiente. En el ejemplo de arriba, la base de costo de la porción del cónyuge fallecido de la casa se incrementaría a $500,000, mientras que la base sobre la otra mitad permanecería en $50,000, o la mitad del costo inicial de $100,000, para alcanzar una base total de $550,000. Si el cónyuge sobreviviente vendiera la casa, pagaría ganancias de capital sobre $450,000, o $1 millón menos $550,000.

Algunos estados imponen sus propios impuestos al patrimonio, que también puede incidir en la decisión de optar por minimizar los impuestos al patrimonio o los impuestos sobre las ganancias de capital. En los estados en los que la exención es relativamente baja, por lo general es más conveniente intentar reducir el patrimonio en lugar de las ganancias de capital. "En estos estados, es posible que haga falta una planificación patrimonial más tradicional para evitar perder la exención estatal del impuesto al patrimonio", dice Heine. De manera similar, a los contribuyentes cuyos patrimonios exceden el nivel de exención federal les convendrá evaluar los beneficios de reducir sus patrimonios en relación con las ventajas de conservar sus bienes hasta su fallecimiento para aprovechar las reglas de incremento y reducir la carga fiscal sobre las ganancias de capital.

Las reglas de incremento también pueden entrar en juego de otra forma: algunas personas usan los bienes de su propiedad como garantía de préstamos cuando necesitan ingresos. De esa forma pueden evitar vender los bienes y generar impuestos sobre las ganancias de capital. "Es importante proteger esos bienes y no tener que liquidarlos", dice Heine. Por supuesto la decisión de hacerlo debe considerar que el préstamo se debe devolver.

Planificar sus impuestos sobre el patrimonio y las ganancias de capital sigue siendo una tarea compleja. Su  Asesor patrimonial de Regions  puede contactarlo con los especialistas de Regions que le pueden ayudar a crear estrategias fiscales que le resulten convenientes.

1Joint Committee on Taxation, “History, Present Law, and Analysis of the Federal Wealth Transfer Tax System,” 16 de marzo de 2015.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general en naturaleza y se brinda solo para fines informativos. Regions no hace declaración alguna en cuanto a la exactitud, integridad, puntualidad, idoneidad o validez de ninguna información presentada. No se debería confiar en o interpretar la información provista y los estados de cuenta realizados por los empleados de Regions como asesoramiento contable, de inversiones, legal o de impuestos, o planeamiento financiero. Regions le recomienda consultar con un profesional para recibir asesoramiento aplicable a su situación específica.