Una vida de cuidado
Anterior

Un fideicomiso para necesidades especiales puede garantizarles a los padres que sus hijos con discapacidades tendrán recursos suficientes y una buena calidad de vida.

Los padres de una persona con discapacidad mental o física muchas veces destinan gran parte de su tiempo y energía a superar los desafíos médicos de su hijo o hija. Como consecuencia de esto, se les puede pasar por alto la importancia que tiene planificar para el bienestar financiero a largo plazo de ese familiar. Desarrollar una estrategia para respaldar económicamente a su descendiente niño o adulto con discapacidades le dará tranquilidad y le permitirá asegurarse que sus necesidades, así como también las del resto de la familia, estén cubiertas, incluso después de que los padres fallezcan. Una herramienta que puede ser particularmente útil es un fideicomiso para necesidades "especiales" o "suplementarias". "Los fideicomisos para necesidades especiales pueden ser una forma excepcional de ocuparse de un ser querido que tiene alguna discapacidad", expresa Heather Boyet, vicepresidente y asesor financiero en la Administración del Patrimonio Privado de Regions.

Cómo funciona

Un fideicomiso para necesidades especiales puede cubrir los gastos que mejoren la calidad de vida de su hijo, que no siempre están cubiertos por los seguros o los programas gubernamentales para discapacitados. Esto puede incluir el tratamiento físico o mental, equipos de computación, el traslado a las citas médicas e incluso vacaciones.

Además, un fideicomiso para necesidades especiales diseñado correctamente no tiene por qué poner en riesgo la elegibilidad de su hijo para los beneficios gubernamentales como Medicaid o Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI). Esto es muy importante, ya que las regulaciones gubernamentales generalmente determinan que una persona con necesidades especiales cuyos activos superan los $2,000 ya no puede calificar para algunos de los beneficios gubernamentales. Sin embargo, debido al tamaño de los fondos del fideicomiso, algunos fiduciarios pueden optar por distribuir los fondos adicionales y dejar de calificar para los beneficios gubernamentales, si eso es lo mejor para el beneficiario.

El gobierno restringe las opciones acerca de quiénes pueden ser beneficiarios de un fideicomiso para necesidades especiales. Generalmente, está disponible solo para las personas que se consideran discapacitados bajo la Ley de Seguro Social. En el caso de ciertos fideicomisos para necesidades especiales, el beneficiario debe ser menor de 65 años al momento en que se cree dicho contrato. Además, el beneficiario no puede tener acceso directo a los fondos, sino que un fiduciario debe administrar sus activos por él.

Aunque cada fideicomiso para necesidades especiales es único, generalmente existen dos categorías: un fideicomiso para "titulares", que está financiado con cualquier activo que posea la persona, como el dinero de una herencia, el plan de jubilación o una resolución jurídica. (Nota: si el beneficiario muere cuando sus activos siguen estando en un fideicomiso para titulares, el gobierno podría recuperar el costo de los beneficios gubernamentales que dicha persona recibió en vida).

Por el contrario, un fideicomiso para necesidades especiales destinado a "terceros" es financiado por otra persona que no sea el individuo con necesidades especiales, normalmente sus padres. No es necesario que se realice el financiamiento cuando se crea el fideicomiso, sino que puede dejarse para más adelante. Por ejemplo, un fideicomiso puede financiarse con lo recaudado en un seguro de vida cuando los padres mueran.

Llevarlo a cabo

Una vez que se crea un fideicomiso para necesidades especiales, dicho contrato, y no el individuo con necesidades especiales, debe ser el beneficiario designado en cualquier cuenta de jubilación o pólizas de seguro. De la misma forma, los familiares que deseen incluir a la persona en sus testamentos deberán dirigir sus legados al fideicomiso, en lugar de entregárselos a la persona, para reducir el riesgo de que el nivel de activos del beneficiario le quite la elegibilidad para recibir los beneficios gubernamentales.

El fiduciario tiene diversas responsabilidades significativas. Más allá de administrar los activos del fideicomiso para cumplir con las necesidades a largo plazo del beneficiario de la mejor manera posible, normalmente deberá trabajar junto a los proveedores de asistencia médica y cuidadores del hijo para garantizar un cuidado de gran calidad y de bajo costo. El fiduciario también deberá seguir las regulaciones correspondientes. Por ejemplo, las distribuciones del fideicomiso no podrán realizarse directamente al beneficiario, ya que podrían descalificarlo para recibir los beneficios gubernamentales.

La mayoría de los padres analiza muchos factores al momento de decidir qué parte de sus propiedades colocarán en el fideicomiso. Esto generalmente requiere la evaluación de sus propios ingresos y recursos o de los otros hijos a quienes quisieran legar sus activos, así como también un cálculo estimativo de los gastos en los que su hijo probablemente incurra durante su vida.

Si bien los padres inicialmente esperan transferir sus activos a otro ser querido para administrar las finanzas del hijo con necesidades especiales, es recomendable considerar en primer lugar las desventajas que tendrá el familiar que tome ese rol. Por ejemplo, ¿qué sucede si se vienen tiempos difíciles y dicho familiar no toma las decisiones financieras correctas, o si existen inconvenientes crediticios, trámites de divorcio o incluso la bancarrota?

Cuidado adicional

Junto con el fideicomiso, muchos padres de personas con necesidades especiales probablemente deseen redactar otros documentos importantes:

Poder judicial o derechos de tutela

Esto puede garantizarles a los padres un acceso continuo a los registros médicos de su hijo y permitirles tomar decisiones financieras y de asistencia médica después de que la persona cumple 18 años.

Carta de orientación

Esto puede ayudar a que el fiduciario u otros cuidadores comprendan mejor las necesidades de asistencia médica, los intereses personales y preferencias de la persona. Por ejemplo, pueden mencionarse sus comidas o actividades preferidas. "La carta es fundamental", comenta Boyet. "Es una carta en donde los padres dicen 'Esta es una lista de las cosas importantes que debe saber sobre mi hijo'". Aunque no constituye una obligación legal, la carta puede ayudar a quienes cuidan del beneficiario para que cumplan con su deber con mayor conciencia.

Si usted tiene un hijo con necesidades especiales, su asesor de patrimonio de Regions junto a un asesor de fideicomisos pueden ayudarlo a asegurar el futuro financiero de dicho familiar por medio de la planificación competente y compasiva, así como también evaluar si un fideicomiso para necesidades especiales u otra estrategia de planificación es lo más adecuado para usted.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general en naturaleza y se brinda solo para fines informativos. Regions no hace declaración alguna en cuanto a la exactitud, integridad, puntualidad, idoneidad o validez de ninguna información presentada. No se debería confiar en o interpretar la información provista y los estados de cuenta realizados por los empleados de Regions como asesoramiento contable, de inversiones, legal o de impuestos, o planeamiento financiero. Regions le recomienda consultar con un profesional para recibir asesoramiento aplicable a su situación específica.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias