Un enfoque de inversiones con menos impuestos
Anterior

Los gravámenes sobre las ganancias o ingresos por inversiones pueden reducir sus rentabilidades. Evalúe estas estrategias para ayudar a reducir el impacto.

David JohnsonPrepararse para el 15 de abril puede darle un baño de realidad. Es allí cuando ve de qué forma las decisiones financieras que tomó el año anterior han afectado a sus impuestos, y cuando su progreso hacia las metas financieras puede verse un tanto más lento una vez que deduce lo que adeuda al IRS.

Sin embargo, la regla general de las inversiones supone que el árbol de los impuestos nunca debe tapar al bosque de las inversiones. Es decir que, por tanto que desee reducir la carga tributaria sobre sus ganancias, es importante priorizar los aspectos fundamentales de las inversiones y elegir las acciones, bonos y fondos ideales para su situación fundamental. He aquí otro proverbio: no se trata de lo que gana sino de lo que conserva. Y existen diversas estrategias de inversiones que pueden ayudarlo a obtener más reduciendo la erosión de los impuestos.

Las inversiones que tienen en cuenta la parte tributaria son realmente meras inversiones. El primer paso consiste siempre en evaluar qué es lo que desea lograr, dice David Carroll Johnson, estratega de patrimonio en la Administración del Patrimonio Privado de Regions en Clayton, Missouri. "Eso depende de sus metas, del ingreso que necesite, del plazo previsto y de su tolerancia de riesgos", dice Johnson, "pero una vez que decide cómo le conviene invertir, luego puede buscar las formas más inteligentes de lograr sus objetivos".

Haga las cuentas

En ciertas ocasiones, cuando compara dos potenciales inversiones, la que aparenta generar más ingresos puede no brindar una mayor rentabilidad después de aplicar impuestos. Supongamos que se encuentra en el tramo de la escala contributiva del 35% y compara un bono municipal no gravable con un rendimiento del 3.3% con un bono corporativo gravable con rendimiento del 4.5%.

Resulta que necesitaría un bono gravable con un rendimiento mayor al 5% para equiparar el valor del municipal no gravable. "Y, en esta comparación, el bono gravable también conlleva un mayor riesgo", explica Johnson.

Mientras tanto, las acciones que producen dividendos también pueden generarle ingresos predecibles y, mientras el interés sobre los bonos gravables es normalmente considerado como ingreso, si está gravado en índices de 39.6%, la mayoría de los dividendos califican para un índice del 15%, o del 20% si se encuentra en el tramo de la escala contributiva más elevado. Además, si conserva una acción por más de un año, todas las ganancias adquiridas al momento de vender calificarán para los índices de ganancias capitales a largo plazo, que son del 15%, o del 20% si se encuentra en el tramo de la escala contributiva más elevado.

Busque una ubicación

Dónde mantiene sus activos también puede marcar la diferencia. Está en el ADN de algunas inversiones el hecho de producir ingresos que pueden dividirse por casi el 40% después de aplicar impuestos. Los activos más afectados por los impuestos son los bonos gravables; los fondos mutuos que se comercializan frecuentemente y generan ganancias capitales a corto plazo; y los fideicomisos de inversiones en bienes raíces (REITs). Mantener dichas posesiones en una cuenta de impuestos diferidos, como su 401(k), IRA o un plan de jubilación similar, le permite posponer el día de cómputo hasta iniciar las extracciones en la jubilación, cuando quizás se encuentre en un rango menor.

Por otra parte, Johnson sugiere conservar los activos "eficientes desde el punto de vista tributario" (fondos municipales, fondos cotizados en bolsa con seguimiento de índice (ETF) y acciones de crecimiento que no pagan dividendos) en cuentas gravables. Si no hay ingresos actuales, entonces no adeudará impuestos y el efectivo que produzcan dichas inversiones será gravado a las tasas menores sobre las ganancias de capital a largo plazo.

Utilice sus pérdidas

La programación puede ser clave al momento de comprar o vender acciones, no sólo para aumentar las ganancias sino también para reducir los impuestos sobre ellas. Cuando calcule los ingresos de sus inversiones para pagar impuestos, las pérdidas pueden opacar una medida similar de ganancias de capital, y si sus pérdidas exceden las ganancias, entonces puede deducir hasta $3,000 del exceso para reducir sus ingresos gravables. Eso no significa que debe vender en pérdida cuando cree que una acción puede recuperarse. Pero si el valor de un activo está bajo y tiene sentido reducir esa acción como parte de su estrategia de asignación de fondos, es una buena idea bajarle la carga antes de finalizar el año en que ha obtenido ganancias sustanciales. Del mismo modo, una pérdida existente podría permitirle obtener ganancias en una acción sin añadirla a su factura impositiva.

Evalúe los fideicomisos y donaciones benéficas

Los impuestos también pueden afectar a aquellas inversiones que quiere legar a sus hijos o a causas filantrópicas. Existen diversas estrategias que pueden ayudarlo a garantizar que los pagos al gobierno no reduzcan su generosidad. El fideicomiso con anualidad retenida, o GRAT (por sus siglas en inglés), puede serle útil en esos esfuerzos y le permitiría minimizar los impuestos al transferirles la acciones que generan valor a sus hijos. "El GRAT le permite congelar el valor de su activo y aumentar la donación", dice Johnson.

Otros tipos de fideicomisos, los fideicomisos caritativos remanentes (CTR) y los fideicomisos caritativos principales (CLT), entre otros, podrían proporcionar beneficios para su familia, así como también a las causas que usted respalda. También puede pensar en colaborar con las organizaciones benéficas mediante una propiedad tasada en lugar de efectivo, o convertirlas en beneficiarias de los activos de las cuentas jubilatorias que necesite. (Para obtener más información sobre esta perspectiva, lea “Impulsar su entrega”, página 1).

Estas son solo algunas de las formas en que puede proteger mejor sus ganancias por inversiones de la erosión impositiva. Por supuesto, aún debe observar el árbol de los impuestos y posiblemente habrá momentos en que los que evaluar las implicancias impositivas de una decisión sobre inversiones sea menos importante. Si necesita enviar un cheque para pagar la matrícula universitaria de su hija, por ejemplo, puede optar por vender un activo particular, incluso si eso también se incluiría en su factura impositiva. Conocer las reglas ayuda, pero consultar a su asesor de patrimonio y a su profesional tributario al momento de analizar los movimientos de inversiones puede resultarle menos agobiante. Eso es algo a lo que todo inversor debe estar dispuesto.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general en naturaleza y se brinda solo para fines informativos. Regions no hace declaración alguna en cuanto a la exactitud, integridad, puntualidad, idoneidad o validez de ninguna información presentada. No se debería confiar en o interpretar la información provista y los estados de cuenta realizados por los empleados de Regions como asesoramiento contable, de inversiones, legal o de impuestos, o planeamiento financiero. Regions le recomienda consultar con un profesional para recibir asesoramiento aplicable a su situación específica.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias