Hecho en EE.UU.
Anterior

¿Por qué se recupera la fabricación en EE.UU. y qué representa para la economía, el crecimiento del empleo y los negocios?

Harold Sirkin, director administrativo y socio sénior, The Boston Consulting Group

Hace un tiempo la producción en EE.UU. parecía mostrar una reducción irreversible ya que las empresas mudaban sus operaciones productivas a lugares alejados, como China. Los tiempos cambian.

Harold (Hal) Sirkin, director administrativo y socio senior de The Boston Consulting Group y co-autor de “The U.S. Manufacturing Renaissance: How Shifting Global Economics are Creating an American Comeback”, ha dedicado varios años investigando las tendencias de producción en EE.UU. Recientemente, Regions habló con Sirkin sobre su perspectiva positiva en el ámbito doméstico y lo que implica para la economía de EE.UU., los trabajadores y los negocios.

P: ¿Por qué en la actualidad algunas compañías están haciendo que sus fábricas regresen a EE.UU.?

Sirkin: Se basa en la economía. Las compañías estadounidenses ya no pueden obtener beneficios financieros de la producir en China como lo hacían hace 10 o 15 años. El salario de los obreros promedio en China aumentó de 58 centavos por hora en 2001 a alrededor de $6 por hora en la actualidad. Por supuesto, es significativamente inferior a los escasos $25 por hora en promedio del salario en EE.UU. Sin embargo, la productividad de los trabajadores estadounidenses es alrededor de 3 a 3.2 veces superior que el de China. Teniendo todo esto en consideración, las diferencias de costo en la mano de obra se han reducido en gran medida. Además, se deben considerar otros costos directos e indirectos de la producción en China, que incluyen los gastos de transporte y envío, debido a que se encuentran a gran distancia de su proveedor, la posibilidad del robo de la propiedad intelectual y la navegación al mercado chino y los controles del gobierno.

P: ¿Puede cuantificar esta tendencia? ¿Cuál es el efecto que produce la recuperación de la producción en los trabajos y la economía de los EE.UU.?

Sirkin: Es demasiado pronto para saber exactamente cuáles serán los efectos, ya que no hay disponibles estadísticas precisas. Pero podemos identificar más de 200 compañías, ya sean grandes o pequeñas, que han mudado su división de producción de los EE.UU. en los últimos años. Estas incluyen a Ford Motor y Coleman, la compañía de suministros para campamento. Incluso, hemos visto que ciertas compañías europeas, como Siemens y Rolls-Royce, decidieron comenzar a fabricar sus productos en EE.UU. porque han detectado que es más barato. También esperamos que el sector energético se beneficie en gran medida de este crecimiento. Los productores de Estados Unidos aprovecharán el bajo costo de la energía producida en el país, y los proveedores locales de energía se beneficiarán de la creciente demanda. Hemos proyectado que el renacimiento de la producción en EE.UU. provocará la creación de 5 millones de nuevos puestos de trabajo en el sector industrial y energético hacia 2020.

P: ¿Cómo afectará específicamente el crecimiento de la industria en EE.UU. a las economías en los estados del sur y de Oriente Medio?

Sirkin: Puede ser particularmente bueno para ellos, ya que hemos visto muchas compañías que eligen establecer sus operaciones de producción en esos estados. Las compañías a menudo se favorecen por trabajar en el sur, por ejemplo, ya que los condiciones laborales tienden a ser mejores allí, gracias a una fuerza laboral más flexible y un costo de vida más bajo. Las industrias como el transporte de mercaderías, computación y electrónica, metales elaborados, electrodomésticos y muebles ya tienen una fuerte presencia en el sur.

P: Más allá de los factores económicos de la producción local, muchas compañías aprovechas la posibilidad de publicitar que sus productos están "Hechos en EE.UU.". ¿A los consumidores les preocupa este mensaje?

Sirkin: Creo que ha habido un cambio en la forma de pensar de los consumidores debido a la recesión y la preocupación por la creación de puestos de trabajo. También hemos observado en nuestra encuesta que los consumidores creen que las mercaderías hechas en EE.UU. son de mejor calidad que aquellas hechas en países que ofrecen menores costos. Pruebas realizadas en tiendas han demostrado que si los precios y la calidad parecen ser idénticas entre los productos hechos en EE.UU. y en el exterior, la gente generalmente compra los de origen norteamericano. Incluso pagarán entre un 5 por ciento y un 10 por ciento más en las mercaderías hechas en EE.UU. para cierto tipo de productos para la salud y para bebés.

P: ¿Cuántos puestos de trabajo de producción creados en China, volvieron realmente a los EE.UU.?

Sirkin: Nuestros modelos muestran que solo entre el 20 por ciento y el 25 por ciento de los productos que se han repatriado o que su producción se mudó de China a algún otro lugar, volverá a los Estados Unidos. La mayoría se mudará a otros países con menor costo de producción, como México e Indonesia.

P: Se ha escrito mucho sobre la automatización de la producción en EE.UU. y sobre cómo la robótica en el futuro reemplazará a los trabajadores. ¿Qué efecto tendrá?

Sirkin: Se ha aplicado la robótico durante mucho tiempo, pero lo economía está mejorando. El precio de los controladores lógicos programables, que constituyen el corazón de la robótica, se encuentra alrededor del 85 por ciento menos que hace 15 años. Esto es bueno para los productores de Estados Unidos porque les permite reducir sus costos de mano de obra por medio de la robótica en un momento cuando los costos de mano de obra están subiendo en la mayoría de los países. En particular, en EE.UU., Europa y Japón, donde los costos de mano de obra son altos, la automatización puede ayudar a que los sectores de producción sean más competitivos.

P: ¿Qué significa el renacimiento de la producción para los pequeños negocios y los emprendimientos de la actualidad?

Sirkin: Es un buen momento para que las empresas piensen dónde fabricar debido a que la economía ha cambiado. También deberían considerar la posibilidad de exportar sus productos a otros países. Hemos observado un aumento significativo en las exportaciones de Estados Unidos durante los últimos cinco años ya que nuestra producción se ha hecho más competitiva. Se ha registrado un aumento en las empresas pequeñas y medianas que comienzan a exportar ya que pueden vender sus productos a un menor costo de lo que se puede comprar en la actualidad en algunas partes de Europa. Obviamente, las empresas pequeñas necesitan encontrar una base de clientes para vender sus productos en mercados extranjeros. Pero los programas implementados a través del Departamento de Comercio de Estados Unidos y la Administración de Pequeños Negocios pueden ayudar.
Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y se proporciona únicamente con fines educativos. La información provista y las declaraciones hechas por los empleados de Regions no se debe interpretar como asesoramiento contable, financiero, de inversión, legal o impositivo. Regions lo alienta a consultar a un profesional para obtener asesoramiento en relación con su situación particular. La información provista y las declaraciones realizadas por individuos que no son empleados de Regions son los puntos de vista u opiniones de la persona que hizo la declaración y no necesariamente reflejan los puntos de vista, políticas y opiniones de Regions. Regions no se expresa sobre la precisión, totalidad, puntualidad, idoneidad o validez de toda la información presentada.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias