Cerrar brechas: un análisis de sensibilidad de flujo de efectivo
Anterior

El flujo de efectivo es la fuerza vital de cualquier negocio. Cuando su flujo de efectivo es positivo, usted puede pagar sus cuentas a tiempo y mantener una buena relación con los proveedores y otras partes interesadas.

Cuando se vuelve negativo, debe tener cuidado: incluso un negocio que muestra una ganancia en papel puede encontrarse en una situación alarmante. Diseñar un análisis de la sensibilidad del flujo de efectivo de su compañía puede ayudarle a predecir la situación del efectivo y a detectar posibles faltantes antes de que ocurran.

"Todo se trata de asegurarse de que tiene efectivo suficiente a disposición para cumplir con las obligaciones y anticiparse a fluctuaciones en los recibos y desembolsos", expresa James Hicks, director de los servicios de tesorería de Regions Bank. "Respetar las obligaciones es fundamental para la relación que los negocios mantienen con sus proveedores, lo que se equilibra cuando son amables con los clientes en lo que respecta a las cuentas por cobrar".

Estos son los componentes esenciales para configurar un análisis de sensibilidad de flujo de efectivo:

¿Qué sucedería si? Un análisis de sensibilidad del flujo de efectivo comienza con un simple conteo de todas las entradas (recibos de clientes, importes de préstamos, etc.) y las salidas de dinero (pagos a proveedores y de préstamos, gastos de capital) esperadas en un período determinado. La fórmula es: saldo de efectivo actual + entradas – salidas. ¿Pero qué sucede si el costo de la materia prima sube inesperadamente, o si las ventas son inferiores a lo esperado? Puede analizar estas posibilidades incorporándolas a un nuevo escenario y viendo cómo afectan el resultado final. Al preparar escenarios para el caso más probable (base), el mejor y el peor, obtendrá una idea más clara respecto de lo que puede esperar para el futuro. Observemos los dos factores involucrados: los generadores de ingresos y costos.

Ingresos. Como la mantequilla de maní, los ingresos se producen en dos variedades: uniforme e irregular. Los ingresos uniformes son constantes y predecibles (por ejemplo los ingresos por contratos de servicios u otras fuentes de ingresos continuos). Los ingresos irregulares experimentan altas y bajas de diferentes grados de previsibilidad, que pueden ser temporales, depender del proyecto o incluso basarse en las condiciones del mercado que afrontan sus clientes. La mayoría de los negocios tienen una mezcla de ambos, pero cuanto más "irregulares" sean sus ingresos, más amplio será el margen entre los mejores y peores escenarios. Recuerde que, a menos que tenga un negocio donde circule el efectivo como las tiendas minoristas, los ingresos no son sinónimo de entrada de efectivo. Realice sus predicciones según los hábitos de pago de sus clientes y no de acuerdo a sus propios plazos. Si, por ejemplo, usted ofrece plazos de pago de 30 días pero su cliente más importante se toma 45 días, entonces utilice el plazo de tiempo más largo.

Factores de los costos. Los costos también pueden ser más o menos predecibles (por ejemplo los costos fijos como los alquileres, las variables como la materia prima y los gastos inesperados como la falla de los equipos o los daños causados por el clima). Una estación de servicio, que vende un bien primario volátil, necesitará un respaldo más grande para las fluctuaciones de precios que un proveedor de servicios, como por ejemplo un estudio de abogados. Los costos variables deben indudablemente calcularse como un porcentaje de ingresos, para subir y bajar de acuerdo a sus predicciones de ingresos.

¿Qué sucede ahora? Si usted anticipa un déficit, explica Hicks, puede obtener dinero de una cuenta de ahorros para inversiones o una línea de crédito. "Esto puede darse de dos formas", explica. "Está la línea de crédito tradicional o puede utilizar una tarjeta de compra para las cuentas a cobrar: su proveedor recibe el pago hoy pero usted cuenta con 35-40 días antes de tener que pagar el saldo".

Un análisis de sensibilidad de flujo de efectivo es también una oportunidad de revisar el ciclo de conversión de efectivo: cuán rápido convierte el inventario en ventas y las ventas en efectivo. Preste especial atención a las tendencias en los niveles de inventario y en los pagos de los clientes. Si su inventario crece, puede que sus ventas estén desaceleradas. Si sus clientes se toman más tiempo para pagar, pueden verse presionados a reducir sus propias compras. Adapte sus escenarios negativos según corresponda.

Por último, tenga en cuenta los plazos de tiempo que está observando. Hicks recomienda realizar análisis con horizontes de 90 días, seis meses y 12 meses. "Usted también debe combinar la solución con el plazo de tiempo", recomienda. Los déficits breves pueden compensarse con créditos a corto plazo o por medio de transacciones realizadas con tarjetas de compra, pero los déficits a largo plazo pueden indicar que necesita incrementar sus ahorros de respaldo o considerar un préstamo a plazo. "Cuanto más tiempo dedique a anticipar las necesidades", concluye Hicks, "más fácil será encontrar las soluciones que mantendrán a su negocio viable y preparado para el éxito a largo plazo".

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Artículo proporcionado por Regions

© 2015 Regions

Esta información es general en naturaleza y se brinda solo para fines informativos. Regions no hace declaración alguna en cuanto a la exactitud, integridad, puntualidad, idoneidad o validez de ninguna información presentada. No se debería confiar en o interpretar la información provista y los estados de cuenta realizados por los empleados de Regions como asesoramiento contable, de inversiones, legal o de impuestos, o planeamiento financiero. Regions le recomienda consultar con un profesional para recibir asesoramiento aplicable a su situación específica.