La supervisión de su plan de jubilación ya no es opcional
Anterior

Las demandas y la nueva norma fiduciaria de Departamento de Trabajo han generado nuevas responsabilidades para los que financian planes de jubilación.

Antes los empleadores que financiaban un plan de jubilación como un 401(k) tenían la opción de transferir las cosas a un proveedor de planes, y eso era todo. Pero tras distintos litigios y la nueva norma fiduciaria del Departamento de Trabajo pusieron fin a aquellos tiempos.

Como consecuencia, monitorear los planes de jubilación se ha convertido en una necesidad de alta prioridad para los empleadores.

"Ahora quienes financian los planes están expuestos a una responsabilidad de la que quizás no estén al tanto", dice James Purdie, vicepresidente sénior y ejecutivo de fideicomisos de Regions Bank. "No es algo que se pueda ignorar".

Desde la crisis financiera que comenzó en 2008, hubo una crecida de demandas en contra de financiadores de planes acusados de tener planes con cargos elevados, mal desempeño o una relación poco ética con la compañía de inversión que contrataron. En julio, American Airlines llegó a un acuerdo en una de estas demandas por $22 millones. Principal Life y New York Life cada una llegaron a un acuerdo por reclamos por $3 millones, mientras que TIAA (Teachers Insurance and Annuity Association of America) llegó a un acuerdo en una demanda colectiva similar por $5 millones.

La nueva norma fiduciaria del Departamento de Trabajo también pone a los financiadores de planes de jubilación bajo el microscopio. La norma apunta a alinear mejor los intereses de los inversores, asesores y financiadores para proteger a los inversores individuales. Pondrá más responsabilidad sobre los financiadores de los planes para garantizar que cumplan sus obligaciones fiduciarias. A medida que la norma avanza a través de sus etapas de implementación escalonada estas obligaciones serán más rigurosas para los financiadores de los planes y asesores de inversión.

Montos enormes, responsabilidades enormes

De los $26 billones de estadounidenses que han apartado dinero para su jubilación, los planes 401(k) tienen aproximadamente $5 billones en activos que pertenecen a 55 millones de trabajadores y jubilados. Para eliminar los conflictos de interés, la norma fiduciaria del DOL exige un mayor transparencia por parte de los agentes, por ejemplo, y representantes de firmas de fondos mutuos, que se benefician por promover vehículos de inversión en particular. La etapa inicial de la norma que afecta a los fiduciarios entró en vigencia el 9 de junio de 2017.

Los empleadores y empleados involucrados en la toma de decisiones para los planes ahora se consideran fiduciarios del plan de jubilación. Y el requisito de la nueva norma de que los fiduciarios actúan "en representación de los mejores intereses" de sus clientes significa que tienen que comprender los detalles específicos del plan, incluso las estructuras de cargos, cualquier comisión relacionada y todas sus obligaciones de acuerdo con la norma.

"Quiero una oferta" ya no sirve más

En breve, prestar suma atención a los planes de jubilación de sus empleados ya no es opcional: es ley. "Ya no se puede simplemente buscar una compañía de fondos mutuos y decir 'quiero una oferta', tiene que hacer su diligencia debida sobre los mejores fondos en el mercado según ciertos criterios y tiene que repetir esta diligencia debida regularmente y documentarla", dice Purdie.

Lo bueno es que los fiduciarios comprenderán mejor los cargos de los planes de jubilación, incluidos los cargos por mantenimiento, administración, asesoramiento, comercialización y canje.

Capacite a sus capacitadores

Otra consecuencia de la norma fiduciaria del DOL es que los financiadores de planes de jubilación deben revisar detenidamente sus materiales informativos/de inversión para cerciorarse de que el contenido jamás se desvíe al territorio del asesoramiento. Si es así, el contenido estaría sujeto a escrutinio a nivel fiduciario y vulnerable a demandas judiciales si dicho asesoramiento se considerara poco fiable o contrario a los mejores intereses del empleado. Los fiduciarios de planes también deberían examinar los formularios de traspaso de activos del plan. Y todo el personal que interactúe con participantes del plan debería estar capacitado para asegurarse de que lo que le digan a los empleados no se pueda interpretar como asesoramiento en inversiones.

La norma fiduciaria promete un mejor servicio y transparencia para los participantes de planes de jubilación. El proceso de monitorear y evaluar el desempeño del fondo, determinar cargos y quitar cualquier tipo de asesoramiento de los materiales del plan genera un trabajo extra para los financiadores del plan de jubilación; pero es un trabajo que en definitiva valdrá la pena, según Purdie.

"Esta norma será buena para la empresa y buena para la gente que siempre ha actuado como verdaderos fiduciarios", dice.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.