A veces es mejor tener suerte que destreza...
Anterior

...pero es posible que no pueda ver la diferencia.

Adelante, lance una moneda. No importa lo vehemente que sea su deseo (o maldición), solo la fortuna determina si sale cara o cruz.

No hay duda, ¿verdad? Quizás no. Según un estudio reciente que se realizó en la Autonomous University of Barcelona, aún nos sentimos tentados a apostar por la habilidad más que por el azar cuando lanzamos la moneda. En su blog Stumbling and Mumbling, lo explica Chris Dillow, escritor de temas económicos:

“[Un grupo de académicos] reunió a un grupo de estudiantes para hacerlos predecir una secuencia de cinco tiradas de moneda y luego eligieron al mejor y peor pronosticador. Le pidieron a otras personas que apostaran si el mejor o peor pronosticador podía pronosticar otras cinco tiradas. Le dijeron a estas personas que podían apostar por el peor pronosticador desde la primera ronda, a menos que pagaran para poder cambiar y elegir al mejor pronosticador. El ochenta y dos por ciento de las personas pagó para poder cambiar de pronosticador.

"Pero, por supuesto, no existe la habilidad de poder predecir una tirada de moneda. La mayoría de las personas solo pudo ver la habilidad en lugar del azar. Y lo más destacable es que no tuvieron problema en gastar dinero para revertir esa opinión ridícula. Estas personas no se eligieron en cualquier lugar. Eran estudiantes universitarios avanzados en el cuarto año de la carrera de finanzas en una de las mejores universidades de España".

Manejar un negocio definitivamente exige más habilidad que lanzar una moneda. Pero a veces el azar puede llevarlo por mal camino, y sin tener en cuenta la solidez de su estrategia o la capacidad de su equipo, la mala suerte puede arruinar sus operaciones.

Michael Mauboussin, autor de The Success Equation: Untangling Skill and Luck in Business, Sports, and Investing, ofrece varios métodos que garantizan que la habilidad modera los efectos del azar a largo plazo si no sucede a corto plazo. Le mostramos algunos de nuestros métodos favoritos.

1. Apueste a las pocas probabilidades. “Un buen proceso puede llevarlo a un mal resultado en buena parte del tiempo", escribe Mauboussin, “y un mal proceso puede llevarlo a un buen resultado. Puesto que con un buen proceso hay una gran posibilidad de tener buenos resultados con el tiempo, el énfasis debe estar puesto en el proceso".

2. Márquelo. Las listas de control son una manera sencilla de asegurarse de que se están siguiendo las estrategias probadas. Mauboussin cita el trabajo de Atul Gawande, autor de The Checklist Manifesto, para destacar el rol que juegan las instrucciones por escrito para garantizar que todo funcione. “Dondequiera que se pueda determinar claramente la causa y el efecto, las listas de control siempre han sido la mejor opción”, explica Mauboussin. “Los ejemplos incluyen la industria de la aviación y la construcción. Los pilotos de aviones, por ejemplo, usan listas de control universales y sacan buen provecho de eso. Estas listas garantizan que los pilotos sigan todos los procedimientos con precisión y sin equivocaciones”.

En un discurso que dio a la firma de investigaciones en inversiones Morningstar, Mauboussin comentó que durante los periodos extensos o inesperados de buena o mala racha es importante tener en cuenta lo que sucede al final del camino.

"Cuando vea un valor atípico, como una extensa racha de jugadas ganadoras, es probable que sea el resultado de habilidad y azar en sus niveles más extremos", escribió Jason Stipp, editor del sitio web de Morningstar en un resumen del discurso"... Lo que sucede después de una serie de excelente desempeño también puede ofrecer algunas ideas del nivel de azar y habilidad que existió en ese periodo. Siempre se espera una reversión dondequiera que haya intervenido el azar en una racha de buen desempeño extremo, comentó Mauboussin, pero cuanto más intervenga la habilidad, la reversión de la situación será menos probable".

 

Artículo proporcionado por thebuildnetwork.com   © 2013 Mansueto Ventures LLC

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

La información, la visión, las opiniones y las posiciones expresadas por el autor/autores y/o incorporadas en el artículo corresponden al autor o al individuo que hizo el comentario y no reflejan necesariamente las políticas, las visiones, las opiniones y la posición de Regions. Regions no garantiza la precisión, integridad, oportunidad, adecuación o validez de la información vertida.

La naturaleza de esta información es general y se brinda solo con fines educativos. La información provista y las declaraciones hechas por los empleados de Regions no deben ser consideradas o interpretadas como consejos contables, financieros, de inversiones, legales o impositivos. Regios recomienda que consulte a un profesional para obtener asesoramiento con respecto a su situación en particular.