Riesgo compartido es riesgo administrado
Anterior

En la actualidad sería difícil evaluar el panorama sin observar un verdadero campo minado de riesgos: desastres naturales, filtraciones de datos y fallas en el control de calidad, que dan como resultado un amplio retiro de productos del mercado. Sin lugar a dudas, la administración de riesgos es un tema candente.

Mientras las grandes corporaciones adoptan metodologías formales, como los sistemas de administración de riesgos empresariales (ERM) o la contratación de un director del área de riesgos, las empresas medianas pueden no encontrar esas opciones al alcance.

Eso no significa que usted ignore los riesgos. En cambio, usted hace que la administración de riesgos forme parte del proceso de toma de decisiones en cada nivel de la organización. En un informe oficial de 2010, la firma de consultoría administrativa McKinsey & Company recomienda un enfoque integral de la administración de riesgos, lo que involucra la capacitación de gerentes intermedios y empleados de primera línea para identificar los riesgos en su área, y establecer un proceso en que estas amenazas se comunican al nivel superior para su rápida evaluación y minimización. Éstas son algunas consideraciones para construir una cultura inteligente frente a los riesgos:

  • Transmitir valores esenciales. El cambio de la cultura corporativa que abarque la concientización de los riesgos y su administración comienza en los niveles superiores. Los propietarios de las empresas y los ejecutivos principales deben definir y transmitir los valores esenciales que marcan la forma en que usted hace negocios y los compromisos que asume respecto de los componentes esenciales, incluyendo clientes y empleados. Esto puede formar parte de, o aumentar, una declaración de objetivos existente. Más aún, los líderes senior deben marcar el camino, dando forma a estos valores con su conducta.

  • Crear un entorno seguro. Una de las barreras culturales más importantes frente a la administración de riesgos efectiva es el temor entre los empleados y gerentes intermedios de que identificar los riesgos puede llevar a la retribución: problemas ocultos, errores cubiertos y posibles interrupciones que queden fuera del análisis estratégico. Las compañías que alientan la comunicación abierta e incluyen los desafíos a la autoridad están mucho mejor preparadas para enfrentar los posibles riesgos que aquellas que evitan tales discusiones. El reporte de riesgos debe ser reconocido y recompensado; como mínimo, los empleados deben sentir que sus preocupaciones recibieron la atención necesaria.

  • Aplicar el enfoque necesario sobre controles y procesos. En “Managing the People Side of Risk”, los socios de McKinsey & Company, Alexis Krivkovich y Cindy Levy explican que mientras los controles y los procesos que reducen los riesgos son sumamente importantes, crear reglas excesivas sobre como los empleados deben realizar sus tareas puede provocar el efecto contrario: los empleados evaden las reglas que consideran innecesariamente complejas, lo que reduce el respeto por todos los procedimientos, incluso los más razonables. El mejor enfoque sería comprometer a los empleados de primera línea en la creación de procesos que encajen en su forma de trabajo. Su participación puede avivar temas olvidados, y tiene el valor agregado de apoderarse, y hacerse responsable, de los resultados.

  • Proporcionar un canal. Incluso sin una ERM elaborada, las compañías medianas pueden establecer un proceso para identificar y dar prioridad a riesgos con un equipo de administración de riesgos de funciones cruzadas. La estructura formal destaca la importancia de administrar los riesgos de la organización, mientras permite reconocer totalmente las amenazas y oportunidades de la compañía, además de responder rápidamente a problemas inesperados a medida que aparecen.

  • Permanecer alerta. Otra amenaza de la administración de riesgos efectiva es un efecto benigno. Cuanto más tiempo transcurra sin incidentes serios, más riesgos pasarán inadvertidos. Llevar a cabo revisiones periódicas y verificaciones puntuales mantendrá a cada uno en su puesto con el beneficio adicional de descubrir posibles problemas. Además, tiene sentido actualizar a los miembros del equipo de riesgos, tal vez estableciendo “límites de tiempo".

Es importante destacar que crear un cultura para enfrentar los riesgos no implica evitar los riesgos por completo, ni evadir las innovaciones. De hecho, lo opuesto es verdadero: solo siendo consciente de los riesgos involucrados en cualquier iniciativa puede brindar la confianza de seguir avanzando.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.