¿Qué tiene de malo un poco de perfeccionismo?
Anterior

¿Cuántos artículos comerciales que alaban el mantra "fracase rápido, fracase seguido" hemos leído? Son demasiados como para contarlos pero hay tres que se nos vienen a la mente inmediatamente.

  1. "El fracaso ya no es algo que deba evitarse o criticarse, a veces es algo que puede impulsar a una compañía hacia un futuro grandioso", escribe el futurista Dominic Basulto en el Washington Post.
  2. "Hágale un favor a su producto o servicio. Reciba el fracaso con los brazos abiertos y proyecte un plan que le ofrezca la posibilidad de hacerlo de forma temprana y frecuente", menciona el tecnólogo Jeremy Jackson en Fast Company.
  3. "IDEO, una consultora de diseño, registró el eslogan 'Fracase frecuentemente para poder tener éxito antes'", informa el Economist. "Existen buenos motivos para esta moda del fracaso. El éxito y el fracaso no son polos opuestos: usted muchas veces necesita superar el segundo para poder disfrutar el primero. El fracaso ciertamente puede ser un mejor maestro que el éxito. También puede ser un signo de creatividad. . . . Los empresarios siempre han comprendido esto. Thomas Edison realizó 9,000 experimentos antes de obtener la versión exitosa de la bombilla".

Si los observamos en conjunto, son suficientes como para hacernos tirar todos los libros que alguna vez hayamos leído en los que se elogie el "éxito" como objetivo.
Es por eso que estamos felices de haber encontrado una estimulante idea contraria desarrollada por Les McKeown en Inc. no hace mucho tiempo atrás. McKeown, director ejecutivo de la consultora Predictable Success, desafía la idolatría del mantra recientemente descubierto "fracase rápido".

"Expresado de diversas formas como 'lance productos constantemente' o 'fracase rápido', las personas que promueven este enfoque nos harían creer que el liderazgo, de hecho el mismísimo acto creativo, se obtiene solamente por un mero impulso", escribe.

Lo que molesta a McKeown es "el grado en que esta mentalidad 'fracase rápido, fracase seguido' se ha infiltrado en el pensamiento de liderazgo. Esto tentó (algunos dirían embaucó) a muchos líderes a cambiar el foco y la excelencia por mera inercia y mediocridad", continúa.

McKeown continúa con la lista de los tres errores principales que los líderes cometen cuando se programan para fracasar rápido:

  1. Su intuición se lo dice.
    "Usted puede pensar que una voz persistente e irritante diciendo 'esto está bien pero podría hacerlo mucho mejor' haría que la mayoría de las personas se detengan de inmediato", escribe. "Lamentablemente, la experiencia me dice que eso no es así. Por el contrario veo que, motivados por la mentalidad 'lance productos temprano, lance productos frecuentemente', los líderes se subestiman constantemente a sí mismos, a sus equipos y a sus proyectos al lanzar productos que no representan su mejor trabajo".

  2. Se obsesiona con lo próximo que vendrá antes de finalizar lo que está haciendo actualmente.
    "Cualquier líder digno de serlo se emociona cuando divisa un nuevo proyecto. El factor decisivo es qué hacen con ese entusiasmo. Los líderes verdaderamente grandiosos son disciplinados. Dejan de lado su entusiasmo sabiendo que podrán volver a él más tarde, pero solo luego de asegurarse que le han proporcionado verdadera excelencia al proyecto en el que están involucrados. Los líderes mediocres se consumen por la fascinación que les produce lo nuevo y se hiptonizan hasta descartar, abortar o dar a luz prematuramente el proyecto en el que están trabajando actualmente para poder comenzar a concentrarse en ese atractivo proyecto nuevo. Todo esto, por supuesto, acompañado por un justificativo posterior intelectualmente sólido".

  3. Ha dejado atrás una estela de proyectos fallidos o que casi fallan. 
    "El signo más obvio de que usted se ha convertido en un 'lanzador de productos', y no en un líder, son los restos reveladores de los proyectos fallidos o de mala calidad. Eso es una prueba permanente y visible que muestra la ausencia de la disciplina que se requiere para producir un trabajo realmente excelente. Esto no solo ocurre a nivel individual, por cierto. Organizaciones enteras pueden exhibir esta tendencia.

Compare, por ejemplo, el cementerio de proyectos cancelados de Google con la pequeña lista de fracasos de Apple (Lisa, Newton) y podrá observar la diferencia entre una mentalidad 'lance productos constantemente' y el verdadero liderazgo en la industria".

Artículo proporcionado por thebuildnetwork.com   © 2013 Mansueto Ventures LLC

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

La información, la visión, las opiniones y las posiciones expresadas por el autor/autores y/o incorporadas en el artículo corresponden al autor o al individuo que hizo el comentario y no reflejan necesariamente las políticas, las visiones, las opiniones y la posición de Regions. Regions no garantiza la precisión, integridad, oportunidad, adecuación o validez de la información vertida.

La naturaleza de esta información es general y se brinda solo con fines educativos. La información provista y las declaraciones hechas por los empleados de Regions no deben ser consideradas o interpretadas como consejos contables, financieros, de inversiones, legales o impositivos. Regios recomienda que consulte a un profesional para obtener asesoramiento con respecto a su situación en particular.