Evaluación de riesgos: revelar las incertidumbres
Anterior

¿Conoce los riesgos que su negocio enfrenta?

Lo más probable es que haya pensado mucho en los más prominentes: la pérdida de un cliente importante, por ejemplo, o un gran aumento en el precio de los productos básicos. Pero sin intención de sonar extremadamente paranoico, los riesgos que pueden producir daños, u ofrecer oportunidades, a su negocio están en todas partes. Una encuesta sobre la administración global de riesgos realizada en 2013 por la aseguradora Aon informó que la pérdida promedio de ingresos debido a los 10 riesgos principales (que incluyen desde la desaceleración económica hasta las incertidumbres políticas) se incrementó un 14 por ciento en los dos años anteriores a 2013, mientras que la disponibilidad cayó entre 7 por ciento y 59 por ciento.

Una evaluación completa de los riesgos puede revelar qué riesgos está afrontando su compañía y cómo puede tratarlos. Una investigación reciente del Institute of Internal Auditors (IIA) sugiere que las compañías están observando de cerca los riesgos operativos, indicando que los esfuerzos de las auditorías internas se concentran cada vez más en aquellos que representan los procesos, personas, sistemas y eventos externos. Aquí presentamos algunos principios clave para tener en cuenta al planificar una evaluación de los riesgos:

Asignar responsabilidades. Comience por establecer un equipo multidisciplinario al que se le asigne implementar un programa de evaluación de riesgos. Los miembros de este grupo deben ser capaces de identificar los posibles eventos de riesgos, calificarlos de acuerdo a los objetivos de la organización y determinar la respuesta adecuada. Este equipo también debe tener la autoridad para supervisar un proceso integral de recopilación de información relacionado con los riesgos individuales y las respuestas por parte de aquellos más cercanos.

Definir objetivos. “Los objetivos estratégicos son la guía para todo lo relacionado con la administración de riesgos", comenta Joe Underwood, director de Albert Risk Management Consulting. "Debe haber un reconocimiento de que el riesgo no necesariamente es malo. La meta para una compañía es determinar qué tipos de riesgos son esenciales para su estrategia y alcanzar el nivel óptimo de toma de riesgos respaldando sus objetivos estratégicos". 

Comprender el impacto del riesgo, positivo o negativo, en objetivos como el crecimiento de los ingresos, la participación en el mercado o la satisfacción del cliente no solo ayuda a establecer el alcance de la evaluación, sino que también determina la forma en que se clasifican los riesgos individuales. Si, por ejemplo, usted se concentra en la eficiencia operativa, los riesgos deben medirse de acuerdo al impacto sobre dicho objetivo.

Crear una escala de clasificación. Los riesgos se clasifican en (como mínimo) dos dimensiones: impacto y probabilidad. Una clasificación simple de bajo, medio o alto puede ser suficiente para sus propósitos o bien es posible que necesite una evaluación más detallada. Enmarcar varios riesgos en estas escalas ilustra su gravedad en comparación con otros, lo que resulta en un mapa o cartera de riesgos: los más graves serán altamente probables y tendrán grandes consecuencias. En el otro lado del cuadro estarán los riesgos más improbables y de menor impacto.

Construir una cartera de riesgos. Una vez que haya identificado y clasificado los riesgos en relación con cada objetivo, obtendrá como resultado una cartera completa de riesgos para toda la organización. Pero tenga cuidado porque puede estar pasando algo por alto. El informe de Aon indica que los encuestados le prestan poca atención a las redes sociales, ubicadas en el puesto 40, a pesar de su potencial riesgo relacionado con la reputación. Puede ser una opción inteligente agrupar los riesgos por causas principales y/o áreas funcionales para colaborar con el análisis. Usted luego puede determinar cómo responder a cada uno, ya sea al evitar los más graves, al compartir otros (como por ejemplo con una aseguradora) y al determinar el grado de aceptación para todo lo demás.

Implementar una respuesta. "La evaluación de riesgos solo aporta valor si se generan acciones a partir de ese análisis", comenta Underwood. "Lo que uno no desea al final del proceso es una carpeta que simplemente repose en un estante. Siempre intento garantizar que lo que estamos ofreciendo nos conducirá a algún tipo de mejora". Una vez que se exponen los riesgos ante el equipo, el próximo paso es priorizar, comenzando por los más fáciles de evitar, y luego determinar la mejor respuesta para cada uno.

Aunque cada evaluación de riesgos tiene un comienzo y final discretos, el proceso en sí debe ser continuo para tener éxito. Los nuevos riesgos surgen a cada momento y los viejos se vuelven menos graves. Los mecanismos como los niveles de intervención para aumentar los problemas potenciales o el análisis de los indicadores principales pueden ofrecer sistemas de advertencia temprana, mientras que las auditorías periódicas garantizan que los controles empleados tengan el efecto apropiado. Después de todo, uno nunca sabe qué puede encontrar a la vuelta de la esquina.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.