¿Necesita un seguro de cuidados a largo plazo?
Anterior

Hoy en día, las mujeres tienen altas probabilidades de vivir hasta los 80 o 90 años. La expectativa de vida promedio de una mujer de 65 años hoy en día es alrededor de 22 años, según la Administración del Seguro Social. Esto significa que una mujer tiene una probabilidad de un 50 por ciento de vivir más de 87 años.

Considerando que la expectativa de vida de la mujer se está prolongando a medida que la atención de la salud mejora, hay altas probabilidades de que necesite cuidados a largo plazo en algún momento de su vida. Esto podría ser contratar una persona que la cuide en su casa si no se puede cuidar sola o podría significar trasladarse a un centro de atención asistida o un hogar de ancianos por un tiempo.

Una persona que cumple 65 en la actualidad tiene una probabilidad de alrededor de un 70 por ciento de necesitar cuidados a largo plazo en una etapa futura, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Las mujeres generalmente los necesitan por un promedio de 3.7 años.

Lamentablemente, el costo de los cuidados a largo plazo ha ido creciendo: un estudio del 2014 por Genworth Financial halló que el costo medio anual de una habitación privada en un centro de atención asistida y hogar para ancianos alcanzó a $42,000 y $86,700, respectivamente. Esos costos aumentaron 1.4 por ciento y 4.4 por ciento en 2013, respectivamente.

La pregunta para muchas mujeres es: dadas las altas probabilidades y costos de necesitar cuidados a largo plazo, ¿debería comprar el seguro de cuidados a largo plazo para protegerme de los riesgos financieros?

Lo básico

El seguro de cuidados a largo plazo (LTC) pueden brindar el pago para una variedad completa de servicios de cuidados a largo plazo, incluso cuidado profesional en el hogar y estadías prolongadas en centros de vida asistida y hogares para ancianos. Sin embargo, las pólizas implican diversos términos. Algunas pólizas comienzan a pagar de inmediato, mientras que otras tienen un período de espera o período de (“eliminación”), como 30 o 90 días, antes de que los beneficios comiencen a implementarse.

La mayoría de las pólizas de cuidados a largo plazo brinda un pago establecido por día que depende del tipo de cuidados que usted recibe. Por ejemplo, una póliza podría pagar $50 por cada día que recibe cuidado profesional en el hogar, $150 por cada día en un centro de vida asistida y $200 por cada día en un hogar para ancianos. Las pólizas también implican generalmente un monto máximo de beneficio, tal como $300,000, durante el plazo de la póliza.

Algunas pólizas vienen con ajustes de inflación creados para garantizar que los niveles de sus beneficios se mantengan al día con los costos de los cuidados a lo largo del tiempo.

Las consideraciones

Dado que el costo de los cuidados es alto y sigue aumentando, muchas mujeres usan LTC para protegerse de los riesgos financieros asociados con la necesidad de los cuidados a largo plazo. Uno de los beneficios principales de este seguro es la tranquilidad de saber que tendrá recursos financieros disponibles para ayudar a pagar los cuidados a largo plazo, si los necesita.

Además, está pagando esa cobertura actualmente —cuando los costos son probablemente más bajos. Las primas del seguro de cuidados a largo plazo generalmente aumentan a medida que la persona es mayor al momento de obtener la póliza. Por ejemplo, una mujer de 50 años de edad pagará primas más bajas para la cobertura LTC durante el plazo de la póliza que una persona que solicita la cobertura a los 60 años de edad.

Por supuesto, al comprar cualquier tipo de seguro hay consideraciones. Para empezar, siempre existe la posibilidad de que no necesite cuidados a largo plazo, lo que significa que se arriesga a gastar el dinero en una póliza de seguro de la cual tal vez nunca se beneficie. Las mujeres adineradas querrán "hacerse cargo de su propio seguro" o usar una anualidad para cubrir los costos potenciales de los cuidados a largo plazo. En el caso de las mujeres menos adineradas, una póliza de cuidados a largo plazo puede ayudarlas a prepararse financieramente para la posibilidad de necesitar LTC más tarde en la vida.

Cualquiera sea su situación personal, tiene sentido hablar con su asesor de patrimonio de Regions. Su asesor puede ayudarle a evaluar su situación única y decidir si comprar el seguro o hacerse cargo de su propio seguro es la jugada más conveniente para usted y su familia. También puede revisar todas las pólizas de cuidados a largo plazo existentes que pueda tener y ayudarle a asegurarse de que se adaptan a sus necesidades.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias