Asumir el liderazgo
Anterior

Una visión sobre por qué pocas mujeres se postulan para cargos electivos, cuál es el problema y qué puede hacerse al respecto.


Debbie Walsh, directora del Center for American Women and Politics en Rutgers University

Aunque representan más de la mitad de la población en los EE. UU., las mujeres continúan estando muy por detrás de los hombres en los puestos electivos. Sólo constituyen el 19 por ciento de los miembros del Congreso y son cinco de los 50 gobernadores de los EE. UU.

Debbie Walsh, directora del Center for American Women and Politics en Rutgers University, habló con Regions acerca del motivo por el que tan pocas mujeres se postulan para puestos electivos, de los beneficios de una mayor representación femenina y de cómo alentar a las mujeres para que se presenten.

P: Cuéntenos sobre su organización.

Walsh: Fue fundada en 1971 como el primer centro de investigación universitario especializado en la relación entre las mujeres y la política estadounidense. En ese momento, había una creencia cada vez mayor de que necesitábamos más mujeres dentro de las instituciones de poder, desde las legislaturas estatales o los concejos municipales hasta el Congreso. Como organización independiente, nuestra misión es conferirles poder a las mujeres para que participen de forma total en el proceso político y, al mismo tiempo, estudiar la forma en que las mujeres participan, el impacto que tienen, quiénes son y cómo llegan hasta allí.

P: ¿Por qué las mujeres siguen teniendo una representación tan baja en la política de los EE. UU.?

Walsh: En primer lugar, muchas mujeres no se ven a sí mismas capacitadas para postularse, por eso hay un problema de autoconfianza. También sabemos que muchas de ellas no se postulan para cargos electivos a menos que alguien se los pida. Los hombres que están en política, y no es algo malicioso, tienden a traer otros hombres con ellos y luego los invitan a postularse. Pero también está el problema del porqué: los hombres se postulan para puestos electivos porque quieren tener una carrera política. Las mujeres lo hacen porque se dedican apasionadamente a un problema puntual, ya sea arreglar una intersección de tráfico peligrosa en su comunidad, reformar la educación o cambiar la política impositiva. Las mujeres normalmente primero ingresan a lo que se denomina "gobierno de resolución de problemas" e intentan resolver problemas al, por ejemplo, ser voluntarias o iniciar una organización sin fines de lucro. Cuando finalmente se presentan para cargos electivos, es porque se dan cuenta que solo los funcionarios electos pueden alcanzar el cambio sistémico que desean.

P: ¿Por qué elegir a más mujeres para que ocupen puestos electivos puede marcar la diferencia?

Walsh: Nuestra investigación demuestra que las mujeres traen otras experiencias de vida y perspectivas a los cargos electivos. Ellas cambian no sólo el contenido del debate político, sino que también el nivel del discurso. Hemos descubierto que las mujeres son más propensas a comprometerse que los hombres y están dispuestas a conversar con quienes están en desacuerdo. Expanden el proceso político. Nos encontramos en un tiempo de polarización política sin precedentes en Washington y las mujeres se esfuerzan mucho por llegar a un acuerdo. Durante la crisis de endeudamiento récord de 2013 en el Congreso, por ejemplo, fueron las mujeres (las senadoras Susan Collins (R-Maine), Patty Murray (D-Wash.) y Kelly Ayotte (R-N.H.) quienes limaron asperezas y llegaron a un acuerdo. En Alabama, dos representantes mujeres de los EE. UU., Terri Sewell y Martha Roby, una demócrata y la otra republicana, son amigas y almuerzan juntas con regularidad. Probablemente no concuerden de la misma forma en política. Pero que en estas épocas haya dos miembros del Congreso de partidos opuestos que tengan una amistad, es algo bastante poco frecuente.

P: Algunas encuestas muestran que Hillary Clinton será la candidata demócrata favorita si ingresa a la carrera presidencial 2016. ¿Su candidatura ayudaría a promover el rol de las mujeres en la política de los EE. UU.?

Walsh: Aún falta mucho para esa elección, dirían algunos. Pero muchos otros países ya eligieron a mujeres como jefas de estado. Estados Unidos ocupa el 91° puesto en el mundo por elegir mujeres en la legislatura nacional. Resulta interesante que el país que ocupa el primer puesto es Rwanda. En la actualidad, algunos de los funcionarios electos más poderosos del mundo son mujeres, entre ellas está desde luego Angela Merkel, canciller de Alemania. Por eso la candidatura de Clinton en la boleta demócrata no solo podría enviar un poderoso mensaje a las niñas y mujeres, sino que también al resto del mundo, en donde se comunique que nos estamos acercando.

Estados Unidos ocupa el 91° puesto en el mundo por elegir mujeres en la legislatura nacional.

P: ¿Qué puede hacerse para alentar a que más mujeres se postulen para cargos públicos?

Walsh: Contamos con muchos programas que se dedican a alcanzar ese objetivo. Nuestra iniciativa Teach a Girl to Lead™, por ejemplo, está destinada a hacer más visible el liderazgo público de las mujeres para la nueva generación al invitar a mujeres líderes a las aulas. Queremos que las niñas piensen que pueden ser presidentas, pero que también los niños crezcan creyendo que los políticos pueden ser como sus madres, no sólo como sus padres. Además, creo que los partidos políticos de la actualidad deben trabajar más para alentar a las mujeres a postularse para cargos electivos. Debe ser una prioridad, no una reflexión posterior.

P: ¿Hay algo que los lectores de Insights puedan hacer para alentar a las mujeres a postularse?

Walsh: Sin duda. Yo les digo a todas las personas que piensen en las mujeres que conocen que podrían ser buenas candidatas o líderes políticas. Pídanles a esas mujeres que se presenten para cargos electivos y luego salgan a las calles y hagan campaña por ellas: golpeen puertas, firmen cheques. Las mujeres también deben evaluar presentarse por su propia cuenta, ya sea para la comisión escolar, el concejo local, la legislatura estatal o el Congreso. Si en su comunidad hay problemas que le importan, una de las formas más poderosas en que puede marcar la diferencia es al ocupar un cargo electivo.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias