Tenga una estrategia ágil con sus fideicomisos
Anterior

Al recurrir a fideicomisos que permitan garantizar que sus necesidades y las de sus dependientes estén cubiertas en forma permanente, ahora y en el futuro, la flexibilidad es esencial

A medida que van cambiando las prioridades de su vida, también se modifican las financieras.

Una herencia, un beneficio inesperado después de una inversión o un éxito laboral pueden aumentar de manera sustancial su patrimonio. Al mismo tiempo, el nacimiento de hijos, nietos y pasar por varios matrimonios puede agrandar la cantidad de dependientes y familiares amados a quienes desea incluir en sus planes para el futuro.

En muchas etapas de la vida, los fideicomisos, que son herramientas muy valoradas para aliviar la carga impositiva, pueden ayudar a las personas con su planificación patrimonial, según Barbara P. Screven, especialista en Planificación patrimonial y fideicomisos de Regions Private Wealth Management.

"Los fideicomisos son útiles por tantos motivos que uno no puede especificar un momento en el que resultan más adecuados", dice Screven. "Alguien que recibe una herencia temprana y no tiene niños podría usar un fideicomiso para garantizar la manutención de su cónyuge. Otra persona podría tener un hijo con problemas de salud y desear crear un fideicomiso especializado para garantizar el cuidado y la atención de su hijo a lo largo de toda su vida. Realmente depende de las circunstancias individuales de cada persona".

Una protección legal

En esencia, un fideicomiso es un documento legal que permite la transferencia de activos sin pagar impuestos, con su pago diferido, a cualquier persona que no sea el cónyuge del individuo, a quien solo se puede transferir una cantidad limitada de bienes sin pagar impuestos.

Además de los beneficios fiscales, Screven dice que los fideicomisos tienen tres características clave:

Privacidad: por lo general un fideicomiso no es parte de ningún registro público como sí lo es un testamento

Protección: un fideicomiso puede ser un escudo que protege los bienes contra demandas y acreedores

Mayor control: un fideicomiso permite dejar instrucciones precisas respecto de los bienes y los beneficiarios

Hay algún tipo de legislación vigente que rige los fideicomisos desde hace cientos de años. En los EE. UU., el gobierno establece el valor de los bienes que se pueden transferir sin impuestos. En 2016, el límite de exención nacional era de $5.45 millones, y en 2017 es de $5.49 millones. Hay muchas reglamentaciones a nivel estatal que rigen los fideicomisos.

Ayude a garantizar un legado perdurable

En términos generales, según Screven un testamento puede ser suficiente para parejas jóvenes que están casadas, no tienen hijos, y sus bienes son modestos. Pero una vez que llegan los hijos o crece su patrimonio, lo sensato es pensar en un fideicomiso.

Por ejemplo, una vez que la pareja compra una casa, contrata un seguro de vida y comienza a ahorrar para su jubilación, es invalorable poder contar con instrucciones para disponer de esos bienes en caso de que ambos mueran. Esto es especialmente válido en caso de un hijo (o hijos) sobreviviente que necesite cuidado y atención hasta la adultez.

A medida que pasa el tiempo, los bienes de la pareja pueden crecer rápidamente gracias a éxitos laborales o en sus inversiones, o debido a que reciben una herencia. Al mismo tiempo, las necesidades de sus hijos van a crecer. Además, puede haber cierta resistencia a entregar dinero directamente a un niño. En estos casos, un fideicomiso con restricciones de disposición permite controlar las distribuciones en el futuro. Mientras tanto, cubrir las necesidades inmediatas de un segundo cónyuge y las distribuciones futuras de los hijos de un primer matrimonio son más sencillas de administrar a través de un fideicomiso de propiedad fiduciaria local calificada (QTIP, en inglés).

La jubilación trae aparejada muchas otras cuestiones a tener en cuenta, incluido poder cubrir las necesidades permanentes de hijos con problemas de salud, mentales o de abuso de sustancias, que se pueden administrar desde un fideicomiso con restricciones de disposición. Se deben especificar las disposiciones con respecto al cónyuge sobreviviente, así como las del traspaso de bienes a nietos y bisnietos.

Para las familias con un patrimonio sustancial, la exención federal de impuestos al patrimonio puede no ser suficiente para solventar dichos impuestos. En un momento, traspasar bienes a los nietos y bisnietos permitía evitar dichos impuestos, pero en 1986 el gobierno promulgó la ley de impuesto GST (que salta una generación) sobre las transferencias de bienes para cerrar ese vacío. No obstante, la legislación vigente permite una exclusión del impuesto GST de $5.45 millones en 2016 y $5.49 millones en 2017.

Por suerte para las personas acaudaladas que quieran proveer a futuras generaciones, se creó el fideicomiso a perpetuidad. Este enfoque, más comúnmente conocido como fideicomiso "dinastía", permite dejar que los bienes aumenten sin pagar impuestos dentro del fideicomiso y se pueden hacer distribuciones a diferentes generaciones. Es un fideicomiso irrevocable que puede mantenerse a lo largo de varias décadas. Por ejemplo, en Alabama, un fideicomiso "dinastía" puede permanecer intacto durante un período de hasta 360 años.

"Su estrategia para recurrir a estos fideicomisos puede modificarse notablemente a lo largo del tiempo, según sus necesidades, las necesidades de sus beneficiarios y la cantidad de bienes que tiene", dice Screven.

Vaya con cuidado

El paisaje de fideicomisos es complejo. Como resultado, un fideicomiso mal creado podría en realidad perjudicar el valor patrimonial y reducir la capacidad de lograr sus metas y objetivos de largo plazo.

Para ayudar a preservar la integridad y el objeto del documento, Screven ofrece tres recomendaciones:

Elija un fideicomisario experto: las leyes, regulaciones y detalles de exenciones fiscales pueden modificarse de manera constante, así que debe contar con alguien que siempre esté al tanto de las complejidades

Deje espacio para algo de flexibilidad en la ejecución: un administrador puede necesitar ajustarse a un cambio en las leyes y regulaciones, y el texto del fideicomiso debe dar cuenta de esto

Permita flexibilidad con los deseos de distribución: como nadie sabe con certeza qué ocurrirá en el futuro con su familia, las instrucciones que son tan firmes hoy podrían tener poco valor en el futuro

"Especialmente con los fideicomisos "dinastá", hablamos de plazos muy largos en los que tratamos de diferir impuestos a la transferencia a lo largo de muchas generaciones. Por eso es útil ser tan flexible como resulte posible, de muchas maneras", dice Screven.

Para obtener información sobre cómo incorporar una estrategia de fideicomiso a su plan patrimonial, comuníquese con Regions asesor de patrimonio hoy mismo.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias

Esta información es general en naturaleza y se brinda solo para fines informativos. Regions no hace declaración alguna en cuanto a la exactitud, integridad, puntualidad, idoneidad o validez de ninguna información presentada. No se debería confiar en o interpretar la información provista y los estados de cuenta realizados por los empleados de Regions como asesoramiento contable, de inversiones, legal o de impuestos, o planeamiento financiero. Regions le recomienda consultar con un profesional para recibir asesoramiento aplicable a su situación específica.