¿Le está dando demasiado a sus hijos adultos?
Anterior

Cómo apoyar a sus hijos sin sacrificar su propio futuro financiero.

Los padres acostumbran anteponer las necesidades de sus hijos a las propias. Sacrificarse por el bienestar de los hijos resulta apropiado cuando son pequeños. Pero si ya crecieron, el ocuparse de sus responsabilidades financieras puede impedir que los adultos jóvenes logren su independencia.

Además, algunos padres de hijos adultos les brindan apoyo a sus hijos en detrimento de sus propios futuros. Los padres pueden llegar a perjudicar su propia jubilación y demás objetivos sin siquiera cumplirlos.

Es común que los padres en Estados Unidos les den a sus hijos adultos algo de apoyo económico: 74 por ciento de los estadounidenses con hijos de más de 18 años dijeron en una encuesta de 2017 que ayudan a sus hijos con los gastos diarios o las deudas. Pero no siempre las ayudas son equivalentes. Para asegurarse de que está fomentando el éxito en la economía de sus hijos y para asegurarse de tener el futuro que planeó tener, aquí encontrará algunas pautas a considerar.

Financie su jubilación primero

A los padres les suele resultar difícil el priorizar los ahorros de la jubilación cuando hay otras preocupaciones financieras que parecen ser más inmediatas, como por ejemplo pagar la educación universitaria de los hijos o cuidar a sus padres que se encuentran en la tercera edad. Casi la mitad de los adultos estadounidenses que tienen entre 40 y 50 pertenecen a lo que se conoce como la generación sándwich — son aquellos que tienen un progenitor mayor de 65 años y a la vez un hijo o una hija que están criando o un hijo o una hija adulto a quien están brindando apoyo económico. La presión financiera que sufre la generación sándwich es cada vez mayor, en parte porque cada vez se brinda más asistencia a los hijos adultos.

De hecho, mientras más tiempo deje pasar para ahorrar para su jubilación, más difícil le será recuperar el tiempo perdido porque pierde el beneficio del interés compuesto. Si escatima en sus ahorros de jubilación, puede que termine dependiendo económicamente de sus hijos a futuro; lo que representa una carga que pocos padres quieren poner sobre sus hijos.

Mientras revisa su plan financiero, asegúrese de financiar las cuentas de su jubilación primero. Si sus hijos esperan que usted les pague la universidad o los ayude con sus préstamos estudiantiles luego de la graduación, tenga una charla con ellos acerca de cuánto es lo que usted puede aportarles y que sea razonable para usted. Evite retirar los fondos de la jubilación para la educación de sus hijos u otros gastos. Si siente que eso es lo que debe hacer, considere mejor el hecho de pedir un préstamo en lugar de un retiro en el acto y factorice su devolución en su plan financiero.

Haga que sus hijos se muden

Una forma que a los padres les resulta común es permitirles a los hijos adultos mudarse de nuevo con ellos, quizás luego de que se gradúen de la universidad o mientras buscan un nuevo trabajo. Uno de cada tres adultos estadounidenses de entre 25 y 29 años vive en un hogar multigeneracional, comúnmente con los padres, según un estudio del Pew Research Center.

Si bien esta ayuda se da con buenas intenciones, las investigaciones arrojan que el hecho de permitirles a los hijos "búmeran" mudarse de nuevo a casa puede dañar su desarrollo y limitar sus oportunidades económicas. Un estudio realizado en 2018 entre 7,500 adultos jóvenes de la Universidad de Carolina del Norte encontró que aquellos que vivían con sus padres tenían menos éxito en sus empleos que quienes vivían solos.

¿Qué ocurre si su hijo o hija está viviendo actualmente con usted? Explíquele que el acuerdo no puede ser abierto. Si su hijo o hija tiene empleo, comience por cobrarle un alquiler. De lo contrario, pídale a su hijo o hija que contribuya ayudando en las tareas domésticas. Fije un límite de tiempo realista — quizás un par de meses — para que así su hijo o hija pueda encontrar un nuevo lugar para vivir.

Fije límites específicos

Incluso hasta los adultos independientes y capaces pueden llegar a necesitar alguna ayuda económica de tanto en tanto ya sea por alguna enfermedad, emergencia, o por la pérdida de trabajo inesperada. Si desea ayudar a sus hijos adultos que se encuentran en estas circunstancias, tenga una charla directa con ellos acerca de sus recursos y sus necesidades. Luego, fije límites firmes — lo ideal es hacerlo por escrito — acerca de qué es lo que quiere proporcionarles y por cuánto tiempo. No les ofrezca una ayuda que no tenga un tiempo de finalización claro ni permita que sus hijos asuman que usted cubrirá ciertas facturas de manera indefinida. Si está casado o casada, es importante que usted y su cónyuge estén de acuerdo en estos límites.

Los hijos adultos también pueden requerir ayuda si tienen una discapacidad que les impida trabajar. Según la situación, quizás no resulte apropiado que los padres sólo den dinero a largo plazo. Los hijos con discapacidades pueden tener derecho a apoyo del gobierno, en el que se incluye Seguridad de Ingreso Suplementario, un programa federal, y ayuda con alquileres o viviendas subsidiadas. Podría considerar ayudar a su hijo o hija a investigar y presentar estos formularios de ayuda. Otra opción puede ser establecer un suplemento o fideicomiso para necesidades especiales, los cuales pueden ser usados para ayudar a cubrir los gastos de los hijos con discapacidad, sin que ellos dejen de ser elegibles para la asistencia del gobierno.

Los debates acerca de cuánto debe ayudar a sus hijos adultos, y por cuánto tiempo, pueden ser retadores y causarle un estado de sensibilidad emocional. Pero el hecho de hablar directamente con sus hijos acerca de qué asistencia usted prefiere darles, y por qué, puede ayudarle a sus hijos a entender las decisiones que usted toma y a fortalecer el vínculo entre ustedes. Un profesional, como por ejemplo un asesor financiero, también puede ayudarle con una perspectiva objetiva e independiente. Y finalmente, puede ayudar a mantener económicamente a sus hijos adultos sin que usted deba renunciar a los sueños que tiene para el momento de la jubilación.

Encuentre más consejos que sirven para aliviar la carga financiera de la generación sándwich con esta lista de control.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.