Opinión sobre economía
Anterior

Avanzamos, lentamente y no en línea recta

2019 de abril

El tema central de nuestra edición del mes pasado ("Bola de (cristal) de confusión") fue lo difícil que ha resultado entender dónde se encontraba la economía estadounidense, y mucho menos hacia dónde se dirigía, dados los patrones erráticos de los datos económicos. Terminamos nuestra discusión con un panorama breve de la reunión de marzo del FOMC y destacamos que la bola de cristal del FOMC no era mucho más astuta que la de cualquier otro y, en este sentido, no nos sorprendería nada de lo que hicieran en su reunión de marzo. Lo cierto es que estuvimos en lo correcto con respecto a la bola de cristal, pero nos equivocamos en la parte de la sorpresa.

En su reunión de marzo, el FOMC adoptó un cambio de actitud y una política más conciliatoria que sorprendió prácticamente a todos por lo muy conciliatoria que era. El plan "dot plot" actualizado no prevé subas en las tasas de interés para 2019, y el FOMC anunció que terminará antes de lo previsto la cobertura run-off del balance de la Reserva Federal. Este giro llegó a pesar de que el panorama económico del FOMC prácticamente no mostró cambios. Esto implica sin dudas que el FOMC se preocupa más con los riesgos de baja de su panorama de referencia, dada la volatilidad anormal en la mayor parte de los datos económicos estadounidenses, la desaceleración más pronunciada de lo previsto del crecimiento global y un panorama todavía incierto con respecto a la disputa comercial actual entre EE. UU. y China.

En definitiva, con las presiones de inflación controladas que le dan cobertura, el FOMC adoptó un enfoque "esperemos y veamos". O, como lo expresó Powell, el presidente de la Reserva, en cuatro ocasiones diferentes durante su conferencia de prensa posterior a la reunión de marzo del FOMC, "los datos que vemos no envían en la actualidad una señal que sugiera decisiones en ninguna dirección", y añadió en un punto que "es un gran momento para ser pacientes". Es un contraste con respecto a la reunión del FOMC de diciembre de 2018, cuando el FOMC subió la tasa de los fondos de la Reserva Federal 25 puntos base, elaboró un "dot plot" que incluía dos subas en 2019 y no hizo ningún cambio a la cobertura run-off del balance de la Reserva Federal, que el Presidente Powell describió como en "piloto automático".

Si recuerda lo mal que reaccionaron los mercados financieros al rol relativamente agresivo que adoptó el FOMC en su reunión de diciembre de 2018, sería razonable que asumiera que los mercados se enamorarían perdidamente del abrupto cambio conciliatorio de la reunión de marzo del FOMC. Tal parece que a los mercados no les resultó ni medianamente atractivo por el cambio de política del FOMC. Repelidos sería un buen término para describirlo, y el principal problema de muchos participantes del mercado fue algo así como "¿qué sabe el FOMC que yo no sepa?" Esto pudo verse con más claridad en los mercados de ingresos fijos, con caídas pronunciadas en las tasas de interés del mercado de largo plazo que dan cuenta de una visión pesimista del prospecto de crecimiento económico. En efecto, entre el 19 de marzo, el primer día de la reunión del FOMC, y el 22 de marzo, los rendimientos de las notas del Tesoro de los EE. UU. a 10 años cayó casi 20 puntos base, lo que invirtió la distribución entre bonos del Tesoro a 10 años y a 3 meses y despertó temores de que la recesión era solo cuestión de tiempo. En efecto, los precios de los mercados de futuros se empezaron a establecer en función de la probabilidad de cortes en la tasa de fondos de la Reserva Federal. Suponemos que no es la reacción que buscaba lograr el FOMC.

Lo cierto es que la curva de rendimiento invertida del Tesoro no duró  mucho, pero aunque la distribución entre bonos del Tesoro a 10 años y a 3 meses resultó positiva a fines de marzo, sigue siendo incómodamente estrecha, lo que da cuenta de un panorama un poco austero para la economía en los próximos trimestres. Es cierto, los datos económicos siguen siendo algo difíciles de interpretar, dados algunos cambios abruptos en ciertos indicadores, como los datos de ventas minoristas, pero nuestra interpretación es que si bien hay una desaceleración del crecimiento económico estadounidense, algo que esperamos sea el caso en 2019, temer una recesión sería demasiado. Más aun, hay señales de que el crecimiento global se está estabilizando y, dado el estímulo fiscal y monetario adicionales en muchas naciones, es posible que haya algo más de crecimiento en los próximos meses. Un acuerdo comercial entre EE. UU. y China solo mejoraría las proyecciones de crecimiento económico, tanto en EE. UU. como a nivel global.

Tanto el índice de manufactura ISM como el ISM de otras industrias han abandonado sus niveles altos recientes, pero ambos permanecen firmes en territorio de expansión, en línea con nuestra premisa de desaceleración del crecimiento. Un efecto secundario positivo de la baja abrupta en las tasas de interés de mercados de largo plazo es el renovado aumento en la actividad en el mercado de la vivienda. Lo cierto es que los datos mes a mes son naturalmente volátiles, pero la construcción y venta de viviendas unifamiliares respondió a la baja en las tasas de interés de las hipotecas. En relación con su promedio en el T4 de 2018, las solicitudes de compra con hipoteca subieron un 9.3 por ciento en lo que va de 2019, y se espera que la temporada de ventas de primavera sea más brillante de lo que parecía a comienzos de 2019. Más que cualquier serie de datos, son los datos del mercado laboral los que nos hacen sentir cómodos con nuestra evaluación de la economía estadounidense. Después de los movimientos abruptos en los datos de enero y febrero, el empleo no agrícola total aumento en 196,000 puestos de trabajo en marzo, con una base notablemente amplia en el crecimiento laboral. El informe de empleo de marzo estuvo relativamente libre de problemas en las muestras, poco ruido en sus ajustes y tampoco sufrió los efectos climáticos que plagaron los informes de enero y febrero. La tasa de desempleo se mantuvo en un 3.8 por ciento en marzo, y aunque el crecimiento en el salario por hora promedio fue una desilusión en marzo, una mirada de largo plazo a los datos permite ver que la tendencia del crecimiento del salario es hacia el alza.

Aunque el PBI real del T1 puede parecer algo bajo, es importante tener en cuenta que los datos de PBI permanecen influidos por cierto componente de estacionalidad residual, que tiende a desviar el crecimiento del T1 hacia la baja en cualquier año dado. Seguimos esperando un crecimiento del PBI real para 2019 de entre el 2.0 y el 2.5 por ciento. Si para algo sirve el mercado de bonos, es como advertencia diaria para no volverse demasiado complaciente a la hora de evaluar los datos económicos y un recordatorio diario con respecto a los riesgos a la baja de nuestro panorama de referencia. Aun así, aunque la economía de los EE. UU. puede estar desacelerándose, igual sigue avanzando.

Fuentes: BEA; BLS; Census Bureau; ISM; Mortgage Bankers Association

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Todos los derechos reservados. El contenido y cualquier fragmento de este boletín informativo son sólo para uso personal y no pueden reimprimirse, venderse ni distribuirse sin el consentimiento por escrito de Regions Bank. Regions, el logotipo de Regions y otras marcas de Regions son marcas registradas de Regions Bank. Los nombres y marcas de otras compañías o de sus servicios son marcas registradas de sus propietarios y se usan únicamente con el fin de identificar a dichas compañías, o a sus servicios y productos, y no como indicio de aval o patrocinio por parte de Regions o de sus servicios y productos. La información y el material aquí incluidos en el presente se divulgan únicamente con fines de información general. Regions no declara ni garantiza la exactitud, integridad o actualidad de la información incluida en el boletín y no será responsable de los daños de ningún tipo que pueda generar esa información, así como tampoco de las implicancias financieras e impositivas de los asuntos aquí mencionados. Este material no se considera asesoramiento de inversiones, ni la información tiene la intención de ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún tipo de valor o instrumento financiero. Todas las opiniones aquí expresadas son de buena fe, están sujetas a cambio sin previo aviso y sólo son actuales a partir de la fecha declarada en su publicación. Regions Wealth Management es un grupo comercial dentro de Regions Bank que brinda servicios de inversiones, administrativos y fiduciarios a los clientes de Regions Bank.

Ni Regions Bank ni Regions Institutional Services (colectivamente, “Regions”) son asesores municipales registrados y no proporcionan asesoramiento a entidades municipales o personas obligadas en relación con productos financieros municipales ni la emisión de valores municipales (lo que incluye estructuras, tiempo, términos o asuntos similares en relación con productos financieros municipales o emisiones de valores municipales) ni se involucran en la solicitud de entidades municipales o personas obligadas para tales servicios. Con respecto a esta presentación y toda otra información, material o comunicación provista por Regions (a) Regions no recomienda una medida a cualquier persona obligada por una entidad municipal, (b) Regions no actúa como asesor de ninguna entidad municipal o persona obligada y no debe cargos fiduciarios según la Sección 15B de la Ley de Intercambio de Valores de 1934 a ninguna entidad municipal o persona obligada con respecto a tal presentación, información, material o comunicación, (c) Regions actúa por su propio interés, y (d) debe discutir esta presentación y cualquier otra información, material o comunicación con todo asesor y experto interno o externo que considere apropiado antes de actuar sobre esta presentación o cualquier otra información.

Los empleados de Regions Asset Management pueden tener posiciones en valores o sus derivados que se mencionan en este informe o en sus cuentas personales. Además, las compañías afiliadas pueden tener posiciones en las compañías mencionadas dentro de sus carteras o estrategias. Las compañías que se mencionan son solo ejemplos que se incluyen únicamente con fines ilustrativos. La mención de dichas compañías no debe interpretarse como una recomendación de comprar, retener o vender posiciones en su cartera de inversiones.

Esta comunicación se brinda solo con fines educativos y de mercadeo general y no se debe interpretar como una recomendación o sugerencia sobre la conveniencia de adquirir, mantener o disponer de una inversión en particular; tampoco se debe interpretar como una sugerencia o indicación de que la inversión en particular o el curso de acción de la inversión descrita en la presente es adecuada para un inversor jubilado específico. Al brindar esta comunicación, Regions no se compromete a brindar asesoramiento imparcial sobre inversiones o en asesorar en su calidad de fiduciario.

*Inversiones, anualidades y productos de seguros

  • No están asegurados por FDIC
  • No están garantizados por un banco
  • Pueden perder valor
  • No son depósitos
  • No están asegurados por ninguna agencia del gobierno federal
  • No están condicionados por actividades bancarias