Opinión sobre economía
Anterior

Provisional, ¿pero por cuánto tiempo?

2020 de mayo

Según el cálculo inicial de la Oficina de Análisis Económico (BEA), el PBI real disminuyó a una tasa anualizada del 4.8 por ciento en el 1.° trimestre de 2020. En épocas más normales, esto probablemente ameritaría más atención de la recibida, ya que solo hay siete cuartos registrados con contracciones más grandes en el PBI real. En estos tiempos decididamente no tan normales, sin embargo, la contracción del PBI real durante el 1.° trimestre ha sido relegada en cierta forma a la categoría "ah, por cierto...", dada la contracción aún más grave que se espera para el 2.° trimestre.

Sin embargo, existen algunos elementos de los datos del PBI del 1.° trimestre que vale la pena mencionar. Por ejemplo, la demanda local privada, o el gasto comercial y doméstico combinados, se redujeron a una tasa anualizada del 6.6 por ciento durante el 1.° trimestre, superando fácilmente la contracción en el PBI real de primera línea. El gasto personal real se redujo a una tasa del 7.6 por ciento, la mayor reducción desde el 2.° trimestre de 1980, con una reducción del gasto real en servicios del 10.2 por ciento, la mayor disminución registrada. El gasto comercial real en equipos, maquinaria y estructuras cayó estrepitosamente durante el 1.° trimestre, lo cual refleja la retirada de la actividad económica y un gran descenso en la confianza de los comercios. Además, también refleja las primeras fases de lo que será una caída mucho mayor en gastos de capital en el sector de la energía a raíz de la caída en los precios del petróleo crudo.

El único segmento de la demanda local privada que se mantuvo durante el 1.° trimestre fue el de las inversiones residenciales fijas, impulsadas por la construcción de viviendas unifamiliares inusualmente fuerte. La diferencia entre la contracción en la demanda local privada real y el PBI real de primera línea en el 1.° trimestre se explica principalmente por un alza en el gasto del gobierno federal. Lo que hace destacar la caída en el gasto del sector privado durante el 1.° trimestre no es tanto la magnitud de la caída sino la velocidad con la que se produjo. Hay que tener en cuenta que, antes de la repentina pausa en el amplio abatimiento de la actividad económica a mediados de marzo, el crecimiento se había acelerado durante el 1.° trimestre. Fue tal la velocidad y la profundidad de la caída en el gasto del sector privado durante la segunda mitad de marzo que arrastró consigo al PBI real del 1.° trimestre.

Si la mitad de un mes con menos gastos en el sector privado puede causar tanto impacto sobre el PBI de un trimestre completo, imagínese lo que podría hacer un mes completo de disminución más generalizada, y de ahí se deriva la contracción aún mayor en el GDP real que nosotros y muchos otros esperan para el 2.° trimestre. No obstante, en vez de analizarlo desde el lado de la demanda, podemos verlo desde el punto de vista de la oferta. La Oficina de Estadística Laboral (BLS) informó que el empleo no agrícola total disminuyó en 20.500 millones de puestos de trabajo durante abril, con una caída en el sector de nóminas privadas de 19.520 millones de puestos de trabajo y una caída en el sector de nóminas publicas de 980,000 empleos. La tasa de desempleo subió un 14.7 por ciento en abril, pero la BLS nota que si todas las personas que perdieron su trabajo en abril hubieran informado correctamente su estado (muchos informaron haberse ausentado del trabajo en vez de ser desempleados), entonces la tasa de desempleo habría sido aproximadamente cinco puntos más alta. La medición U6 más amplia, que también incluye el subempleo y los empleos ligados marginalmente a la fuerza laboral, creció hasta alcanzar un 22.8 por ciento en abril.

Sabemos, por los datos en las reclamaciones iniciales por seguro de desempleo, que los datos de mayo mostrarán más pérdidas de trabajo, aunque no con la misma magnitud que las de abril. Tal como están las cosas, el total de las horas trabajadas en el sector privado tuvieron una caída del 47.55 por ciento anualizado en abril. La tasa anualizada es la base con la que cambia el mapa del total de horas en cambios anualizados sobre el PBI real desde la perspectiva de la oferta, en la cual el otro componente del total de mano de obra es el crecimiento de la productividad laboral. En consecuencia, la grave reducción en el total de horas trabajadas en abril junto con la caída adicional que se producirá en mayo preparan al PBI real del 2.° para una mayor contracción de casi un 40 por ciento anualizado, incluso si se tienen encuenta algunas mejoras en las condiciones del mercado laboral en junio a medida que la actividad económica empieza a repuntar.

Es interesante notar que, de quienes perdieron su empleo en abril, la vasta mayoría (un 87.57 por ciento) informó que era una situación provisional,  la primera vez que despidos temporarios han superado en los despidos permanentes en un mes dado. En el futuro, la cuestión será determinar hasta qué grado estos despidos temporarios son solo eso, en vez de convertirse en despidos permanentes. Si bien los programas dirigidos a los pequeños y medianos negocios tienen por objetivo evitar esta situatión, es demasiado pronto para evaluar su efectividad, especialmente porque es probable que la recuperación de la economía en general sea lenta y dispareja. Cuanto más tiempo se demore en reabrir la economía por completo, se empezará a ver un crecimiento de las cifras que empezaron como despidos temporarios y se convierten en despidos permanentes, lo cual será un lastre para la recuperación.

Existen señales (modestos crecimientos en las ventas de viajes aéreos, en las reservaciones en restaurantes y estadías de hotel, y en las ventas minoristas en la misma tienda) de un aumento en ciernes de la actividad económica. Para estar seguros, estos aumentos representan una ligera recuperación de una base muy deprimida, y los niveles absolutos de actividad siguen siendo llamativamente bajos. Asimismo, si tenemos razón y mayo trae más pérdidas de empleo y un crecimiento en la tasa de desempleo, es probable que los consumidores se restrinjan en cierta forma, incluso cuando más estados tomen ciertas medidas (aunque sean pequeñas y precavidas) para relajar las restricciones de movimiento y actividad. Por otra parte, en cualquier discusión sobre recuperación económica, la advertenciamás obvia es que el progreso en el frente económico depende del progreso en el frente sanitario. En la actualidad, el panorama sanitario sigue siendo muy incierto, en el cual una "segunda ola" del virus de COVID-19 sigue siendo un riesgo colateral muy grave. Por ello, aunque los mercados de valores quizás no parezcan estar de acuerdo con nuestra evaluación, esperamos que la recuperación de la economía en los Estados Unidos avance a paso lento y desigual.

Fuentes: BEA; BLS; Departamento de Trabajo de los EE. UU.

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

El contenido de cualquier porción de este boletín informativo es de uso exclusivamente personal y no se puede imprimir, vender ni redistribuir sin consentimiento por escrito de Regions Bank. Regions, el logo de Regions y otras marcas de Regions son marcas registradas de Regions Bank. Los nombres y las marcas de otras compañías, o sus servicios o productos, pueden ser marcas registradas de sus respectivos propietarios y se utilizan con el único fin de identificar a dichas compañías o sus servicios o productos, y no para indicar avales o patrocinios por parte de Regions o de sus servicios o productos. La información y el material contenidos en el presente se ofrecen exclusivamente con fines de información general. Regions no ofrece ninguna garantía ni declaración en relación con la precisión, integridad ni oportunidad de la información contenida en el boletín informativo, y no se hará responsable por ningún daño de ningún tipo que se produzca en relación con dicha información, ni por ninguna implicancia de orden legal, reglamentaria, financiera ni impositiva de las cuestiones mencionadas en el presente. Este material no tiene por objeto constituir asesoramiento de inversiones ni constituye una oferta de compra o venta de ningún activo ni otro instrumento financiero. Las opiniones vertidas en el presente se ofrecen de buena fe, están sujetas a cambio sin previo aviso, y son actuales únicamente a la fecha mencionada en la edición. Regions Wealth Management es un grupo comercial dentro de Regions Bank que ofrece servicios de inversión, administrativos y de fideicomiso a clientes de Regions Bank.

Ni Regions Bank ni Regions Institutional Services (colectivamente, “Regions”) son asesores municipales registrados y no proporcionan asesoramiento a entidades municipales o personas obligadas en relación con productos financieros municipales ni la emisión de valores municipales (lo que incluye estructuras, tiempo, términos o asuntos similares en relación con productos financieros municipales o emisiones de valores municipales) ni se involucran en la solicitud de entidades municipales o personas obligadas para tales servicios. Con respecto a esta presentación y toda otra información, material o comunicación provista por Regions (a) Regions no recomienda una medida a cualquier persona obligada por una entidad municipal, (b) Regions no actúa como asesor de ninguna entidad municipal o persona obligada y no debe cargos fiduciarios según la Sección 15B de la Ley de Intercambio de Valores de 1934 a ninguna entidad municipal o persona obligada con respecto a tal presentación, información, material o comunicación, (c) Regions actúa por su propio interés, y (d) debe discutir esta presentación y cualquier otra información, material o comunicación con todo asesor y experto interno o externo que considere apropiado antes de actuar sobre esta presentación o cualquier otra información.

Los empleados de Regions Asset Management pueden tener posiciones en valores o sus derivados que se mencionan en este informe o en sus cuentas personales. Además, las compañías afiliadas pueden tener posiciones en las compañías mencionadas dentro de sus carteras o estrategias. Las compañías que se mencionan son solo ejemplos que se incluyen únicamente con fines ilustrativos. La mención de dichas compañías no debe interpretarse como una recomendación de comprar, retener o vender posiciones en su cartera de inversiones.

Esta comunicación se brinda solo con fines educativos y de mercadeo general y no se debe interpretar como una recomendación o sugerencia sobre la conveniencia de adquirir, mantener o disponer de una inversión en particular; tampoco se debe interpretar como una sugerencia o indicación de que la inversión en particular o el curso de acción de la inversión descrita en la presente es adecuada para un inversor jubilado específico. Al brindar esta comunicación, Regions no se compromete a brindar asesoramiento imparcial sobre inversiones o en asesorar en su calidad de fiduciario.