A qué estamos atentos: coronavirus y los mercados
Anterior

La aparición de la cepa de coronavirus conocida como COVID-19 no solo ha tenido un impacto en la forma en que vivimos en un tiempo muy corto, sino que además ha condicionado la actividad de los mercados financieros. La economía estadounidense depende en gran medida del consumo de servicios y del gasto de consumo para impulsar el crecimiento de su PBI, y ambas áreas se vieron muy impactadas por el COVID-19. La forma en que consumimos y gastamos en cosas como eventos deportivos y viajes se modificará de manera dramática a raíz de las precauciones para limitar una posible exposición al virus.

La incertidumbre económica y la volatilidad de los mercados cedieron desde marzo, pero volvieron en la última mitad de junio, con el aumento de casos de COVID-19 en Arizona, Florida y Texas, que ocasionó cieres de bares y restaurantes y la decisión de los estados de demorar los planes de mayor apertura. Los datos en torno a la reapertura de la economía de los Estados Unidos en mayo era alentadora en principio, pero los comerciantes, así como los establecimientos gastronómicos debieron cerrar, algunos de manera permanente, una vez más cuando se produjeron nuevos brotes de COVID-19 en julio. Seguimos esperando una recuperación económica más gradual y despareja que lo que indicaba el 2% del S&P 2, alejado de sus niveles más altos, pero hay un par de oportunidades ya que muchas empresas farmacéuticas y fabricantes están trabajando en el desarrollo de vacunas y terapias para el COVID-500. El anuncio de un tratamiento eficaz y bien tolerable podría despertar un mercado alcista en términos del estado de ánimo de los inversores y reforzar las expectativas de crecimiento económico.

Todavía quedan muchas preguntas sin responder en relación con el impacto del COVID-19 en nuestras comunidades y qué implicará en definitiva con respecto a los patrones de gastos de consumo y la confianza/inversiones corporativas. Estas incertidumbres siguen dificultando pensar en el posible impacto sobre las ganancias corporativas en los próximos trimestres con algún nivel de confianza y, por carácter transitivo, qué estarían dispuestos a pagar los inversores con colocaciones múltiples por las acciones en este contexto. En un entorno de visibilidad limitada de los niveles de ganancias y cotizaciones asociadas, creemos que los inversores hacen bien en mantener sus colocaciones estratégicas de largo plazo en acciones y bonos en lugar de intentar "apostar" a otra inversión con niveles de confianza mínimos y pocos datos de respaldo. 

El rendimiento de los bonos del Tesoro y la volatilidad de los mercados de capital son dos variables que se destacan como importantes para monitorear y detectar señales de un posible rebote sostenido en el mercado de acciones. La volatilidad cedió en los últimos meses, y el CBOE Volatility Index (VIX) volvió a algo más de 20, de los niveles en 80 que daban cuenta de temor y pánico de los inversionistas durante la crisis de fines de marzo. El hecho de que la volatilidad disminuya suele coincidir con la suba en las acciones, y cuanto más tiempo se mantenga baja o estable la volatilidad, más confianza habrá entre los participantes del mercado y más propensión a seguir tendencias de capital y el impulso hacia las acciones, lo que subiría aun más los precios.  

 

Por otro lado, el rendimiento de los bonos del Tesoro no logró subir, y como consecuencia no corrobora en los hechos el rebote en el precio de las acciones y la baja en la volatilidad. El rendimiento del bono del Tesoro de los Estados Unidos a 10 años ofreció un regreso triunfal en abril y mayo, durante la reapertura de la economía, con un rebote de su rendimiento por encima del 0.90 % por un corto plazo antes de volver a operar por debajo del 0.70 % en la última mitad de junio, cuando los estados volvieron a fases anteriores en los planes de reapertura. Nos gustaría ver una suba en el rendimiento de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos a 2 y 10 años, porque daría cuenta de que las expectativas en torno al crecimiento económico y la inflación son firmes. Que el rendimiento de los bonos a 2 años se mantenga por debajo del 0.20 %, 0.11 % para ser precisos, indica que no se espera que el Federal Open Market Committee (FOMC) pueda subir la tasa de los bonos de la reserva federal en el futuro cercano y que las expectativas de crecimiento económico e inflación de los inversores siguen supeditadas a la evolución de los acontecimientos.

Si desea obtener más información de Regions Asset Management sobre coronavirus y los acontecimientos recientes en el mercado, puede visitar los siguientes enlaces:

Serie de llamadas semanales con los clientes

Comentario económico y de mercado

Planificación y preparación para la continuidad del negocio

Información importante para entender la ley CARES y la forma en que afecta su situación

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Si bien los comentarios reflejan con precisión las opiniones del analista que redactó el artículo y los grupos de trabajo y comités internos de Regions Wealth Management, no necesariamente reflejan las opiniones de Regions Bank o de RIM. Esta publicación tiene solo fines informativos y ningún dato contenido en la presente publicación constituye una oferta para que compre acciones ni una recomendación de ninguna acción o estrategira en particular, ni un análisis pormenorizado de ninguna acción, empresa ni industria, ni tampoco es asesoramiento fiscal, contable ni legal. Debe consultar a su abogado, contador u otro asesor profesional si tiene previsto implementar una estrategia. La información se basa en información de fuentes que RIM considera confiables, pero ni Regions Bank, ni RIM ni ninguna de sus filiales garantizan su precisión. Los comentarios y opiniones vertidas en esta publicación reflejan el criterio de los autores a la fecha de dicha publicación y están sujetas a cambio sin previo aviso. Ciertas secciones de esta publicación contienen declaraciones a futuro que se basan en expectativas, estimaciones, proyecciones y asunciones razonables de sus autores, pero las declaraciones a futuro no son garantías de rendimiento futuro y conllevan riesgos e incertidumbres difíciles de predecir. Las ideas y estrategias de inversión presentadas aquí pueden no ser adecuadas para todos los inversores.

Todos los diagramas presentados son ilustraciones que se ofrecen con fines informativos exclusivamente y no dan cuenta de resultados presentes ni futuros. No se ofrece ningún tipo de garantía de que alguna estrategia o inversión en particular mencionadas o descritas en el presente resulten rentables o permitan alcanzar resultados iguales o superiores a los resultados históricos, simulados o hipotéticos presentados. No ofrecemos ningún tipo de garantía de que una cartera diversificada supere el rendimiento de una cartera no diversificada ni garantizamos ganancias ni protección contra pérdidas en ningún entorno de mercado dado. Algunas estrategias pueden implicar un rendimiento promedio que podría impactar negativamente las ganancias netas después de impuestos en una cuenta gravable. La volatilidad de un índice puede ser sustancialmente diferente del rendimiento individual logrado por un inversor particular. Los índices no tienen administrador y no es posible hacer una inversión directa en un índice. Los rendimientos de los índices no reflejan la deducción de cargos y/o gastos, que reducirían los resultados históricos de rendimiento. Ni la información ni las opiniones vertidas en el presente constituyen una oferta para la compra o venta de acciones ni bonos. El rendimiento pasado no es garantía de resultados futuros.

Regions Bank, RIM y sus afiliadas no asumen ningún tipo de responsabilidad por pérdidas que puedan resultar, de manera directa o indirecta, de su uso de la información, los comentarios u opiniones de esta publicación o del uso de los mismos por parte de otra persona.

Los servicios de administración de fideicomisos e inversiones se ofrecen a través de Regions Wealth Management, una unidad de negocios de Regions Bank.

Ni Regions Bank, ni Regions Wealth Management ni Regions Asset Management, así como tampoco las filiales o subsidiarias de Regions Bank (en conjunto, "Regions") son asesores municipales registrados ni ofrecen asesoramientos a entidades municipales ni personas vinculadas con respecto a los productos financieros municipales ni la emisión de acciones y bonos municipales (incluidas cuestiones de estructuración, vencimiento, términos y asuntos similares relacionados con productos financieros o emisión de instrumentos financieros municipales) ni participan de procesos comerciales de entidades municipales ni personas vinculadas con dichos servicios. Con respecto a esta presentación y cualquier otra información, materiales o comunicaciones ofrecidas por Regions: (a) Regions no recomenda ningún tipo de medida a ninguna entidad municipal ni persona vinculada, (b) Regions no oficia como asesor de ninguna entidad municipal ni persona vinculada, ni tiene obligaciones fiduciarias en virtud de la Sección 15B de la Ley de Intercambio de Valores de 1934 hacia ninguna entidad municipal ni persona vinculada en relación con dicha presentación, información, materiales o comunicaciones, (c) Regions obra en virtud de su propio interés y (d) debe consultar el contenido de esta presentación y de cualquier otra información, materiales o comunicaciones con los asesores internos y externos que considere apropiados antes de tomar decisiones basadas en esta presentación y otra información, materiales o comunicaciones aquí ofrecidos.