Opinión sobre acciones
Anterior

Recordemos el pasado, pero pensando en el futuro

2021 de enero

Si tenemos todo en cuenta, el 2020 resultó ser un año bastante notable para quienes invierten para capitalizar. Las acciones estadounidenses de gran capitalización (S&P 500) cerraron el año con un alza del 17.6% en base de los resultados totales, y fueron superadas por las acciones de baja capitalización, ya que el Russell 2000 hizo una parábola durante el cuarto trimestre hasta llegar a una rentabilidad total del 20.2% para todo el año. En el exterior, los mercados emergentes fueron ganadores relativos, el índice MSCI EM subió un 18.5% durante el año, y creció más de un 20% adicional gracias a las ganancias de Corea del Sur, Taiwán y China, que combinadas formaban más del 66% del índice de mercados emergentes. Los mercados internacionales desarrollados también tuvieron un rendimiento positivo pero con un desfase de las acciones de mercados nacionales y emergentes, en términos generales. El MSCI EAFE terminó el 2020 en alza con un 7.8% ya que las ganancias de Japón y Alemania, que representan casi el 35% del EAFE, equilibraron el descenso de dos dígitos del Reino UNido y la rentabilidad deslucida de Francia, España e Italia, entre otros. Notablemente, el índice Nikkei 225 de Japón cerró con un alza sin precedentes a fines de 2020, lo cual podría generar intereses a raíz del impulso de los inversores durante el curso del próximo año.

La recuperación en las acciones después de la caída de marzo que duró hasta fin de año fue impulsada por el apoyo monetario y fiscal sin precedentes provisto por gobiernos y bancos centrales de todo el mundo. En los Estados Unidos, el efectivo enviado a los consumidores tuvo por objetivo cerrar la brecha entre la recesión económica y una mejora del panorama laboral, y llegó así al mercado bursátil. Las compras de acciones del epicentro, las que se vieron afectadas de manera más negativa por la recesión, y las opciones de compra de nivel superior se dispararon cuando los operadores del día tomaron la posta mientras los inversores institucionales se trasladaban tras bambalinas en espera de un camino económico más claro en el futuro. Sin embargo, incluso cuando la "reapertura" se convirtió en un "nuevo cierre", las acciones apenas se dieron cuenta, estimulando una nueva alza sin precedente a principios de septiembre. Luego de la comercialización de una amplia variedad durante octubre, tras las elecciones, la extracción de la incertidumbre política permitió que el índice S&P 500 suba un 11.8% luego del día de las elecciones (4 de noviembre) y hasta fin de año, mientras que el índice Russell 2000 de baja capitalización tuvo un mejor resultado, llegando a su máximo de 22.6%.

Esperamos que el nuevo año sea otro año rentable para los inversores en acciones, impulsado por una combinación de políticas monetarias muy sencillas de los bancos centrales de todo el mundo, mayor apoyo fiscal y un impulso económico global que anime a los inversores a tomar "riesgos". En el país, las acciones de capitalización más pequeña podrían superar a las de mayor capitalización a medida que los índices de capitalización pequeña y mediana se desfasan hacia sectores económicamente sensibles preparados para beneficiarse a medida que mejora la situación económica. Las acciones de capitalización más pequeña lideran el alza del 4.° trimestre de 2020 y hubo sobrecompra a fines de año. Se estuvieron acumulando excesos y quizás sea necesario resolverlos con el paso del tiempo o una extracción en el precio antes de que se reanude la tendencia alcista. El mero rendimiento esperado no debería fundamentar las decisiones con respecto a las asignaciones grandes versus SMid, ya que los descensos pueden ser agilizarse de manera inquietante en todo el espectro de capitalización del mercado. Las grandes expectativas deben ser tomadas en cuenta al ingresar en el 2021, ya que se proyecta que las ganancias de S&P 500 crezcan de un estimado de $135 en 2020 a $165 en 2021, un incremento del 22%, mientras que se espera que las ganancias de Russell 2000 suban al 141%. Si bien tenemos una mirada constructiva de las acciones nacionales, las expectativas altas, el sentimiento alcista y el posicionamiento agresivo/los flujos de activos podrían encender un retroceso durante el 1.° trimestre. Favorecemos a la pequeña/mediana capitalización en vez de la alta capitalización durante el año próximo, pero esperamos un retroceso antes de asignar capital adicional, ya que la pequeña capitalización parece haber sido sobrecomprada y será posible que debamos contrarrestarlo.

En el exterior, el consenso es decididamente alcista para el mundo emergente, ya que los mercados en desarrollo proporcionan una mayor influencia y una posible alza en caso de que la recuperación económica mundial se asiente. El dólar estadounidense más débil es una ventaja, en resumen, para las economías en desarrollo, muchas de las cuales importan bienes de consumo con precio en dólares estadounidense. Si bien tendemos a alinearnos con la versión alcista de los mercados emergentes durante el próximo año, somos precavidos ya que los crecientes riesgos regulatorios en China podrían afectar la tesis alcista, puesto que los inversores podrían pensar dos veces acerca de cuánta exposición a China es demasiado. En Nochebuena, el gobierno de China anunció una investigación sobre prácticas anticompetitivas de Alibaba, el 2.° mayor consorcio de compañías dentro del índice MSCI EM. La investigación está vista como una medida de represalia por los comentarios que hizo el fundador de Alibaba, Jack Ma, meses antes, en relación con la supervisión regulatoria anticuada proporcionada por el gobierno chino. El anuncio de la indagación y la subsecuente venta de acciones de Alibaba es un recordatorio de quién manda en China y si uno de los "campeones nacionales" del país está en la mira, ninguna compañía está a salvo.

Las expectativas de crecimiento económico para la Eurozona y Japón distan de ser elevadas y las valoraciones no son exigentes, lo cual crea un panorama potencialmente atractivo de riesgo/recompensa para mercados desarrollados internacionales en los próximos años. El apoyo de las políticas monetarias del Banco Central Europeo (ECB), las valoraciones relativamente atractivas y los inversores que quedan subexpuestos a los mercados desarrollados internacionales después de una "década perdida" podrían generar una mayor demanda de acciones europeas y/o japonesas. El índice MSCI EAFE que hace un seguimiento de las acciones de los mercados desarrollados internacionales ha generado una rentabilidad total de apenas un 71% desde fines de 2010, lo cual empalidece en comparación con la rentabilidad total de S&P 500 de casi un 267%. El bajo rendimiento significativo de EAFE en comparación con las acciones de gran capitalización de EE. UU. durante la última década, en combinación con las expectativas de una recuperación económica global sincronizada enraizada, nos lleva a concluir que el descenso de peso drástico en los mercados desarrollados internacionales no está tan justificado.

Fuente: Bloomberg, Factset

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

El contenido de cualquier porción de este boletín informativo es de uso exclusivamente personal y no se puede imprimir, vender ni redistribuir sin consentimiento por escrito de Regions Bank. Regions, el logo de Regions y otras marcas de Regions son marcas registradas de Regions Bank. Los nombres y las marcas de otras compañías, o sus servicios o productos, pueden ser marcas registradas de sus respectivos propietarios y se utilizan con el único fin de identificar a dichas compañías o sus servicios o productos, y no para indicar avales o patrocinios por parte de Regions o de sus servicios o productos. La información y el material contenidos en el presente se ofrecen exclusivamente con fines de información general. Regions no ofrece ninguna garantía ni declaración en relación con la precisión, integridad ni oportunidad de la información contenida en el boletín informativo, y no se hará responsable por ningún daño de ningún tipo que se produzca en relación con dicha información, ni por ninguna implicancia de orden legal, reglamentaria, financiera ni impositiva de las cuestiones mencionadas en el presente. Este material no tiene por objeto constituir asesoramiento de inversiones ni constituye una oferta de compra o venta de ningún activo ni otro instrumento financiero. Las opiniones vertidas en el presente se ofrecen de buena fe, están sujetas a cambio sin previo aviso, y son actuales únicamente a la fecha mencionada en la edición. Regions Wealth Management es un grupo comercial dentro de Regions Bank que ofrece servicios de inversión, administrativos y de fideicomiso a clientes de Regions Bank.

Ni Regions Bank ni Regions Institutional Services (colectivamente, “Regions”) son asesores municipales registrados y no proporcionan asesoramiento a entidades municipales o personas obligadas en relación con productos financieros municipales ni la emisión de valores municipales (lo que incluye estructuras, tiempo, términos o asuntos similares en relación con productos financieros municipales o emisiones de valores municipales) ni se involucran en la solicitud de entidades municipales o personas obligadas para tales servicios. Con respecto a esta presentación y toda otra información, material o comunicación provista por Regions (a) Regions no recomienda una medida a cualquier persona obligada por una entidad municipal, (b) Regions no actúa como asesor de ninguna entidad municipal o persona obligada y no debe cargos fiduciarios según la Sección 15B de la Ley de Intercambio de Valores de 1934 a ninguna entidad municipal o persona obligada con respecto a tal presentación, información, material o comunicación, (c) Regions actúa por su propio interés, y (d) debe discutir esta presentación y cualquier otra información, material o comunicación con todo asesor y experto interno o externo que considere apropiado antes de actuar sobre esta presentación o cualquier otra información.

Los empleados de Regions Asset Management pueden tener posiciones en valores o sus derivados que se mencionan en este informe o en sus cuentas personales. Además, las compañías afiliadas pueden tener posiciones en las compañías mencionadas dentro de sus carteras o estrategias. Las compañías que se mencionan son solo ejemplos que se incluyen únicamente con fines ilustrativos. La mención de dichas compañías no debe interpretarse como una recomendación de comprar, retener o vender posiciones en su cartera de inversiones.

Esta comunicación se brinda solo con fines educativos y de mercadeo general y no se debe interpretar como una recomendación o sugerencia sobre la conveniencia de adquirir, mantener o disponer de una inversión en particular; tampoco se debe interpretar como una sugerencia o indicación de que la inversión en particular o el curso de acción de la inversión descrita en la presente es adecuada para un inversor jubilado específico. Al brindar esta comunicación, Regions no se compromete a brindar asesoramiento imparcial sobre inversiones o en asesorar en su calidad de fiduciario.