La actividad de negociación en los pagos electrónicos parece intensa
Anterior

La tecnología en el espacio de los pagos electrónicos continúa generando un gran interés entre las empresas, los patrocinadores y otros adquirientes potenciales.

Ya en 2019, algunas consolidaciones significativas llegaron a los titulares en el primer trimestre. La intensa actividad de negociación en el espacio de los pagos electrónicos da cuenta de una evolución continua en la relación entre las tecnofinanzas en alza y las instituciones financieras tradicionales.

Las inversiones globales en tecnofinanzas rompieron el récord en 2018, y tomaron impulso a partir del año anterior. Solo el año pasado, ingresaron $111.8 mil millones en la industria a escala global y alrededor de la mitad ($52.5 mil millones) llegaron a EE. UU., según se indica en el informe “2018 Pulse of Fintech” de KPMG. Gran parte de esto se debe a la expansión continua en los  pagos electrónicos, pues la tecnología en ese segmento sigue generando gran interés entre las empresas, los patrocinadores y otros adquirientes potenciales.

Al igual que en cualquier ejemplo de un boom en un mercado, la pregunta común es: ¿durará? y, si dura, ¿por cuánto tiempo? Ya en 2019, la actividad de negociación y las valoraciones muestran algunas señales de merma, con algunas consolidaciones significativas que llegaron a los titulares en el primer trimestre: $34 mil millones en el acuerdo entre FIS y Worldpay, y $22 mil millones en la fusión de First Data y Fiserv, para quienes se inician.

Si bien nadie puede predecir con precisión el nivel de actividad para lo que resta del año y a futuro, un análisis exhaustivo de los factores que impulsan esta actividad reciente ofrece algunos indicios respecto a la naturaleza del entorno de mercado y su potencial para contribuir al impulso de los jugadores de los pagos electrónicos.

Cambiar la dinámica entre los jugadores

La intensa actividad de negociación en el espacio de los pagos electrónicos da cuenta de una evolución continua en la relación entre las tecnofinanzas en alza y las instituciones financieras tradicionales ("FIs"). Atrás quedó el tiempo en que se miraban con cautela; los dos segmentos de la industria ahora han logrado tener un equilibrio saludable entre cooperación y competencia, o "coopetencia". La agilidad, la innovación y el enfoque exacto de las tecnofinanzas —en particular debido a que sus cualidades se relacionan con la experiencia del cliente— están demostrando ser atractivas para las FIs tradicionales. En cambio, las FIs pueden ofrecer la estructura jerárquica, de capital, distribución y cumplimiento reglamentario crítico que elude la mayoría de las tecnofinanzas en este escenario comercial aún prematuro.

¿Comprar, asociarse o emprender?

Las organizaciones buscan constantemente ampliar sus ofertas en todo sentido al desarrollarse sobre la base de sus capacidades actuales y al presentar soluciones nuevas y mejores para los clientes. Una opción, por supuesto, es crear iniciativas a nivel interno, lo cual puede llevar años. La otra opción, que los estrategas buscan cada vez más, es comprar e integrarse.

Las firmas de tecnofinanzas pequeñas están lanzando tecnologías innovadoras que ya están listas para usarse. A raíz de la velocidad con la que evoluciona el mercado, los estrategas están bien posicionados y cuentan con capital para adquirir esas empresas y soluciones, que luego integran en su propio paquete de productos para implementar en mucho menos tiempo que el que requiere poner en marcha sus propias iniciativas de investigación y desarrollo. Las firmas de capital privado reconocen la oportunidad que hay entre los estrategas y las tecnofinanzas, y aquellos que cuentan con capacidades comprobadas para colaborar y aprovechar las capacidades de cada uno están listos para inspirar fuertes valoraciones.

Actualización a nivel global

La electronificación de los pagos es inevitable, y actualmente EE. UU. lidera el mundo en lo que respecta a la plena digitalización de los pagos. Mientras que Europa Occidental puede no estar tan lejos, el resto del mundo presenta cierto retraso.

Para las empresas de pagos electrónicos en la esfera de las tecnofinanzas, el potencial de crecimiento es enorme. A medida que el resto del mundo intenta ponerse a la altura de EE. UU. (que todavía tiene mucho camino por recorrer en materia de la electronificación de los pagos ya que el efectivo y los cheques comprenden una minoría importante del total de las transacciones de los consumidores) este segmento del mercado debería experiemntar una fuerte demanda. Las desigualdades culturales y reglamentarias entre los mercados presentarán un desafío, pero es posible que sea superado con la ayuda de las asociaciones estratégicas.

La experiencia del cliente es una prioridad

Los desarrollos en 5G, inteligencia artificial, aprendizaje automático y cosas por el estilo ya están influenciando la manera en que vivimos y afectan el modo, y cuánta, información se transmite. Teniendo en cuenta la disponibilidad de las tecnologías como los pagos de campo cercano y las billeteras digitales, las capacidades de pagos electrónicos son fundamentales y abren oportunidades para quienes pueden realizar transacciones sin contacto. Además, a medida que las Fis y las  tecnofinanzas miran al futuro, visualizan una generación prometedora de consumidores que habrá crecido con pantallas en sus manos y estará acostubrada al acceso las 24 horas, los 7 días de la semana, y a la facilidad de uso. Más allá de cómo estos consumidores interactúan con las marcas en sus pantallas, las expectativas no serán otra cosa más que disfrutar de una experiencia del usuario fantástica: elegante, fácil, perfecta e independiente del dispositivo.

Las expectativas para la actividad de negociación en los pagos electrónicos y las empresas de tecnofinanzas están en alza en 2019. Las tendencias seculares dan cuenta de buenos augurios para el espacio, a medida que más consumidores están optando por los pagos electrónicos en lugar del dinero en efectivo y la innovación es la clave para ofrecer experiencias del usuario simples y perfectas que se requieren desde todo punto de vista: los consumidores y los negocios.

Los mejores jugadores de la industria son fuertes en términos financieros y tienen acceso a los mercados de capital, y la cantidad de dólares disponibles provenientes de los patrocinadores son una señal positiva. Las pequeñas empresas siguen innovando y lanzando tecnologías atractivas, y el software integrador debería seguir siendo atractivo a medida que las empresas buscan aprovechar sus capacidades. El mercado parece gozar de buena salud a corto plazo dada la persistencia anticipada de los impulsores actuales, aunque la economía y los indicadores globales se considerarán en la trayectoria de crecimiento a futuro de la industria de las tecnofinanzas.

Para conocer más, visite  regions.com/securities

Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información se ofrece solo con fines educativos y comerciales en general, y no se debe interpretar como una recomendación o sugerencia sobre la conveniencia de adquirir, mantener o deshacerse de una inversión en particular; tampoco se debe interpretar como una sugerencia o indicación de que la inversión en particular o el curso de acción de la inversión descrita en la presente es adecuada para un inversor jubilado específico. Con esta comunicación, Regions no se propone ofrecer asesoramiento imparcial sobre inversiones ni ofrecer asesoramiento en calidad de fiduciario.