Analizar los nuevos cambios impositivos
Anterior

Las recientes reformas fiscales pueden afectar todos los aspectos de su negocio. Aquí le mostramos deducciones y ahorros impositivos en los que deberá concentrarse.

El 20 de diciembre de 2017, el Congreso aprobó una gran factura de impuestos de $1.5 billones que cambió las tasas del impuesto a las ganancias para las corporaciones, proporcionó nuevas pausas para empresas privadas y reorganizó el código tributario individual. La reforma fue la mayor revisión del sistema tributario de Estados Unidos desde 1986. Para los propietarios de pequeños y medianos negocios, eso fue motivo de celebración, mezclado, quizás, con cierto dolor de cabeza.

Muchos beneficios de ahorros impositivos para los negocios fueron notorios de inmediato. La tasa de impuestos corporativos federales se redujo de 35% a 21%. Hay una nueva deducción del 20% para el ingreso transferido. Y las tarifas para muchos contribuyentes disminuyeron, lo que podría beneficiar tanto a los dueños de negocios como a los empleados.

Pero algunos cambios en los impuestos no son tan ventajosos. Por ejemplo, según la nueva ley, muchas deducciones se han reducido o eliminado. Otros cambios están bien inmersos en el código impositivo, o tienen implicaciones que no se comprenderán completamente hasta que haya transcurrido un período de prueba y error. Como dice Daniel Hoverman, director ejecutivo de Regions Securities, “la nueva factura de impuestos tiene muchas ventajas para los negocios. Pero no es un acto cohesivo de regulación”.

Para ayudar a manipular semejante factura, sirve identificar los cambios impositivos más significativos para los pequeños y medianos negocios.

La nueva deducción transferida

El 95% de las empresas de EE. UU. se denominan entidades transferidas, de acuerdo con los datos del Departamento del Tesoro de 2014. Estas compañías incluyen la mayoría de las organizadas como empresas de propiedad individual, corporaciones S, sociedades de responsabilidad limitada y asociaciones, y sus ganancias se gravan de acuerdo con la tasa personal de los propietarios. Conforme al nuevo plan impositivo, los propietarios ahorran dinero en impuestos porque pueden deducir el 20% de los ingresos transferidos, siempre que cumplan con ciertos requisitos. En consecuencia, la tasa impositiva individual máxima sobre el ingreso de transferencia disminuye del 37% al 29.6%.

“Eso deja mucho dinero extra para que los dueños de negocios inviertan en nuevos empleados, salarios más altos, mayores beneficios y actualizaciones de equipos”, dice Hoverman. Sin embargo, existen algunas limitaciones a la nueva norma de deducción. “Los mayores ganadores son las compañías de un solo propietario más pequeñas y los negocios de todos los tamaños dirigidos por empleados”, dice Robert Ricketts, profesor de contabilidad en Rawls College of Business de Texas Tech University. Esto se debe a que la deducción completa del 20% está disponible solo para contribuyentes individuales con un ingreso de $157,000 o menos, y para parejas casadas con un ingreso conjunto de $315,000 o menos. En el caso de los negocios que generan más dinero, la elegibilidad y el monto de la deducción dependen de una combinación del nivel de ingresos y el tipo de negocio que posee. Los legisladores trataron de favorecer a los creadores de empleo, por lo que las empresas con salarios o activos W-2 generalmente están mejor posicionadas para acceder a una deducción de transferencia. Las normas son complicadas, así que asegúrese de consultar a un profesional.

La nueva tasa impositiva corporativa

Conforme a la nueva ley tributaria, la tasa del impuesto corporativo sobre las ganancias se reduce del 35% al 21%. Por un lado, eso abre oportunidades de crecimiento para todas las corporaciones C. Por otro lado, la deducción transferida del 20%, combinada con otros cambios para los negocios transferidos, otorga a muchos negocios transferidos mayores beneficios fiscales netos. Por lo tanto, algunas compañías pueden querer considerar la reestructuración.

“Será interesante ver cómo se desarrolla”, dice Hoverman. “Mucho depende de cuánto tiempo piense mantener el dinero en la entidad corporativa”. El plazo previsto es fundamental aquí porque, aunque el recorte de la tasa corporativa es permanente, las deducciones transferidas se eliminan en 2025 (excepto que haya nuevos cambios en la ley). Si no está seguro sobre qué estructura empresarial es más ventajosa, dice Hoverman, asegúrese de analizar varios escenarios posibles con un profesional financiero.

Ahorros de propiedad

Es importante recordar el número 179. Eso se debe a la Sección 179 del código impositivo ha cambiado significativamente con la nueva ley. Antes, los negocios podían deducir hasta $500,000 en equipos. La Sección 179 de la nueva ley eleva ese límite hasta $1 millones. En el caso de los negocios con equipos grandes y costosos, esas deducciones podrían generar ahorros sustanciales que lleven a la expansión.

Más significativos aún, al menos para los próximos cinco años, pueden ser las nuevas disposiciones sobre la depreciación. Conforme a la nueva ley, los negocios pueden recibir una depreciación adicional del 100%, sin límite de dólares, en propiedades que califiquen entre el 17 de septiembre de 2017 y el 1 de enero de 2023. Después de ese período, la disposición caducará. Además, la depreciación adicional ahora puede utilizarse tanto para propiedades nuevas como usadas.

“Para la mayoría de las compras realizadas hasta 2023, la depreciación adicional ahorrará más dinero que la Sección 179”, dice Ricketts. “Digamos que pago un 20% en una maquinaria para mi negocio y financio el resto. Con la depreciación adicional, hay una buena probabilidad de que mis beneficios fiscales inmediatos excedan el pago inicial. Ese flujo de efectivo positivo en el año en que realizo la compra debería proporcionar un gran incentivo para expandirme”.

Ricketts advierte que el límite en la Sección 179 necesariamente delimita el beneficio ($1,000,000 es la deducción máxima). Pero con la depreciación adicional no hay límite, por lo que tiene el potencial de ahorrar mucho más dinero.

¿Los resultados finales? Tanto la Sección 179 revisada como las nuevas normas de depreciación adicional permitirán a los pequeños y medianos negocios realizar más compras y ahorrar dinero al hacerlo.

Cambios en ciertas deducciones

Sin embargo, los nuevos cambios en los impuestos no solo presentan buenas noticias. La eliminación de ciertas deducciones fiscales individuales incluye los gastos comerciales, como los gastos de viaje y las cuotas de membresía para las organizaciones profesionales. Y la deductibilidad de los impuestos estatales y locales ahora se limita a $10,000.

Un cambio aún más consecuente podrían ser las nuevas normas sobre la deductibilidad de los intereses sobre los pagos de deudas. Anteriormente, los negocios podían deducir cualquier interés sobre la deuda; pero a partir de este año, el negocio solo puede deducir intereses sobre la deuda hasta el 30% de su EBITDA, es decir, sus ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. Y en 2022, eso se limitará al 30% de las ganancias antes de intereses e impuestos, pero después de la depreciación y amortización, lo que genera deducciones más pequeñas.

“Durante mucho tiempo, el financiamiento mediante deuda ha resultado útil para los negocios porque la deducción de intereses protege a ese flujo de efectivo de los impuestos”, dice Hoverman. “Ahora muchas compañías van a preguntar: si no se puede deducir el interés, ¿entonces para qué tenerlo?” Además de que muchos negocios son cautelosos sobre la posibilidad de apalancamiento, dice, algunos empresarios pueden sentirse más tentados a vender acciones de sus compañías en lugar de crear apalancamiento financiero en transacciones de compra tradicionales impulsadas por deuda.

Otras consideraciones

Otros cambios a la ley tributaria son más específicos y afectarán a menos compañías. Por ejemplo, algunos beneficios están dirigidos a los agricultores, mientras que otros están destinados a otras industrias. Y los negocios que generan ganancias en el extranjero enfrentarán un sistema de impuestos territoriales con tasas potencialmente más altas de lo que pagan actualmente. Los fabricantes con plantas en México, por ejemplo, probablemente tengan que pagar más según las nuevas normas.

Descubrir los rincones y grietas del código tributario que afectan a su negocio es una tarea ardua pero necesaria. Trabaje con profesionales financieros y fiscales para identificar deducciones de impuestos, encontrar formas de ahorrar dinero en impuestos y determinar la mejor manera de posicionar su negocio con respecto a las nuevas regulaciones. Y, como gran parte de la ley caducará en algunos años, asegúrese de tener un plan tanto a corto como a largo plazo.

“Este es un trabajo que se encuentra en progreso para la mayoría de los negocios”, dice Hoverman. “Los abogados y contadores están tratado de descubrir qué implicará la nueva ley. Pero nadie lo sabrá hasta que hayan pasado uno o dos años fiscales”. Hasta entonces, dice, aproveche los claros beneficios y trate de minimizar cualquier inconveniente.

Hable con su representante bancario comercial sobre:

  • Qué cambios debería evaluar implementar en sus procesos diarios para responder al código impositivo cambiante
  • Qué estrategias comerciales a largo plazo deben revaluarse ante las reformas impositivas
  • Cómo debería ajustar las prácticas financieras de su negocio para beneficiarse con los cambios en deducciones impositivas
Siguiente

En una escala del 1 al 5, donde 1 significa "No muy bueno" y 5 significa "Excelente", ¿cómo calificaría este artículo?

Oprima "Enter" para enviar su calificación

Calificar este artículo

Use este formulario para enviar más comentarios sobre la calificación otorgada.

¡Gracias por su calificación!

¿Desea brindar algún comentario?

¡Gracias por sus comentarios!

Esta información es general y no pretende ofrecer asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Aunque Regions considera que esta información es precisa, no puede garantizar que esté actualizada en todo momento. Las declaraciones u opiniones de personas a las que se hace referencia aquí pertenecen a dichas personas, no a Regions. Consulte con el profesional correspondiente respecto a su situación específica y visite irs.gov para conocer las normas tributarias actuales. Regions, el logotipo de Regions y la bicicleta de LifeGreen son marcas registradas de Regions Bank. El color de LifeGreen es una marca registrada de Regions Bank.