.
.

Asignación de fondos

La asignación de fondos es una estrategia común que puede utilizar para crear una cartera de inversiones. La asignación de fondos no se trata de elegir valores individuales. Más bien, usted se concentra en categorías amplias de inversiones, combinándolas en la proporción correcta para igualarlas con sus metas financieras, la cantidad de tiempo que tiene para invertir y su tolerancia para riesgos.

Básicos de asignación de fondos
La idea detrás de la asignación de fondos es que debido a que todas las inversiones son distintas, usted puede equilibrar el riesgo y el rendimiento en su cartera distribuyendo sus dólares invertidos entre diferentes tipos de fondos, como por ejemplo acciones, bonos y equivalentes en efectivo.

Los diferentes tipo de fondos conllevan diferentes niveles de riesgo y un potencial de rentabilidad y generalmente no responden a las fuerzas del mercado de la misma manera al mismo tiempo. Por ejemplo, cuando el rendimiento de un tipo de fondo disminuye, el rendimiento de otro puede estar en crecimiento (a pesar de que no hay garantías). Si usted se diversifica y siendo propietario de una variedad de fondos, una depreciación en una sola empresa no significará necesariamente un desastre para su cartera completa.

Al utilizar la asignación de fondos, usted identifica las clases de fondos adecuadas para usted y decide el porcentaje de los dólares invertidos que debe asignarse a cada clase (por ejemplo, 70 por ciento a acciones, 20 por ciento a bonos, 10 por ciento a equivalentes en efectivo).

Las tres clases de fondos más importantes
Esta es una mirada a las tres clases más importantes de fondos que generalmente considerará al utilizar la asignación de fondos .

Acciones: A pesar de que el desempeño en el pasado no garantiza los resultados futuros, históricamente las acciones han brindado la tasa de rentabilidad anual promedio más elevada entre otras inversiones, incluyendo los bonos y los equivalentes en efectivo. Sin embargo, las acciones, por lo general, son más volátiles que los bonos o los equivalentes en efectivo. Si sus objetivos de inversión son a largo plazo, la inversión en acciones puede ser la adecuada.

Bonos: Históricamente menos volátiles que las acciones, los bonos no brindan tanta oportunidad de crecimiento como las acciones. Son susceptibles a cambios de tasas de interés; cuando las tasas de interés aumentan, los valores de los bonos tienden a bajar, y cuando las tasas de interés disminuyen, los valores de los bonos tienden a aumentar. Debido a que los bonos ofrecen pagos de intereses fijos en intervalos regulares, pueden ser apropiados si desea un ingreso regular a partir de sus inversiones.

Equivalentes en efectivo: Los equivalentes en efectivo (o instrumentos de corto plazo) como los fondos Money Market ofrecen un potencial de crecimiento menor que otros tipos de activos pero son los menos volátiles. Están sujetos al riesgo de inflación, la posibilidad de que la rentabilidad no supere a los precios en aumento. Brindan un acceso más fácil a los fondos que las inversiones a largo plazo y pueden ser adecuados si sus objetivos de inversión son a corto plazo.

Usted no sólo puede diversificar con todas las clases de fondos comprando acciones, bonos y equivalentes en efectivo, sino también puede diversificar dentro de una sola clase de fondos. Por ejemplo, al invertir en acciones, puede optar por invertir en grandes compañías que tienden a ser menos riesgosas que las compañías pequeñas. O bien puede elegir dividir los dólares de la inversión de acuerdo al estilo de inversión, invirtiendo por crecimiento o por valor. A pesar de que las posibilidades de inversión son ilimitadas, su objetivo siempre es el mismo: diversificar optando por inversiones complementarias que equilibran el riesgo y la recompensa dentro de su cartera.

Decida cómo dividir sus fondos
El objetivo de utilizar la asignación de fondos es construir una cartera que pueda brindarle el rendimiento que desea de su inversión sin exponerlo a un riesgo mayor al que usted pueda aceptar. El tiempo que tiene para invertir también es importante ya que mientras más tiempo tenga para invertir, más largo será el período en que tendrá que sobrellevar las subidas y caídas del mercado.

Cuando intente construir una cartera, puede utilizar hojas de trabajo o herramientas interactivas que le ayuden a identificar sus objetivos de inversión, su nivel de tolerancia de riesgo y el plazo previsto de la inversión. Estas herramientas también pueden sugerir modelos o ejemplos de asignaciones que logren un equilibrio entre el riesgo y el rendimiento, basados en la información que usted proporcionó.

Por ejemplo, si su objetivo de inversión es ahorrar para su jubilación durante los próximos 20 años y puede tolerar un grado relativamente alto de inestabilidad en el mercado, una asignación modelo puede sugerir que detine un gran porcentaje de sus dólares de inversión a acciones y asigne un pequeño porcentaje a bonos y equivalentes en efectivo. Por supuesto, los modelos están diseñados para funcionar como guías generales. Usted puede trabajar con un profesional de las finanzas que lo ayude a determinar la asignación correcta para sus circunstancias individuales.

Contruya su cartera
El siguiente paso es elegir inversiones para su cartera que combinen con la estrategia de asignación de fondos. Si, como muchos otros inversionistas, no cuenta con el tiempo, la experiencia o el capital para construir una cartera diversificada de valores individuales usted mismo, es probable que quiera invertir en fondos mutuos.

Los fondos mutuos ofrecen una diversificación instantánea dentro de una clase de fondos junto con los beneficios de la administración de dinero profesional. Las inversiones en cada fondo se eligen de acuerdo con un objetivo específico, lo cual facilita la identificación de un fondo o un grupo de fondos que cubren nuestras necesidades. Por ejemplo, algunos términos comunes que verá que se utilizan para describir los objetivos de fondos son preservación de capital, ingreso (o ingreso actual), ingreso y crecimiento (o equilibrado), crecimiento y crecimiento dinámico.

Preste atención a su cartera.
Una vez que haya elegido su asignación inicial, vuelva a consultar su cartera al menos una vez al año (o con mayor frecuencia si los mercados experimentan mayores fluctuaciones a corto plazo). Una de las razones para hacer esto es volver a establecer el saldo de su cartera. Es probable que, debido a las fluctuaciones del mercado, su cartera ya no refleje el saldo de la asignación inicial que eligió. Por ejemplo, si el mercado de valores ha tenido buen rendimiento, eventualmente usted tendrá un porcentaje mayor de sus dólares de inversión en acciones que el porcentaje que había pensado al comienzo. Para volver a establecer su saldo, usted puede cambiar los fondos de una clase a otra.

En algunos casos es probable que quiera reconsiderar su estrategia de asignación completa. Si ya no está conforme con el mismo nivel de riesgo, sus objetivos financieros han cambiado, o se acerca el momento en que necesitará el dinero, es probable que necesite cambiar su combinación de fondos.

Los Servicios fiduciarios se proporcionan a través de Fideicomisos de Regions, una división de Regions Bank. Las inversiones en productos de valores y garantías de las cuentas de Fideicomisos de Regions no están aseguradas por la FDIC, no son depósitos de Regions Bank, no están garantizadas por Regions Bank, no están aseguradas por ninguna agencia federal del gobierno y pueden perder valor.